A pesar del optimismo por las cifras de resultados económicos hechas públicas el día anterior, que auguraban una conferencia inaugural realmente sonada (se rumoreaban nuevos G4 a velocidades de hasta 1 GHz y un iMac totalmente nuevo), las más de dos horas de presentación conducida por un Steve Jobs “en baja forma” dejaron en el público un cierto sabor de decepción. La mejor de las noticias, fue sin duda el lanzamiento en septiembre de la primera revisión mayor de Mac OS X (10.1), más rápida, con mayor soporte para periféricos, mejoras en el trabajo en red y con algunos retoques de interfaz. La mayor sorpresa fue que no hubo ningún anuncio de última hora, con el ya clásico “bueno, y hay algo más” con el que el CEO de Apple suele dar paso a la “bomba” de la presentación. En lugar de eso, Jobs acabó con una breve demostración de la nueva versión de iDVD que funcionará de forma nativa con Mac OS X y que será lanzado durante este mes.

Las tiendas Apple siguen adelante. La intervención del CEO de Apple comenzó con un repaso a la reciente apertura de tiendas de la compañía, anunció la apertura en agosto de otras cuatro y para aderezar el tema se exhibió con un vídeo realizado sobre la apertura de las primeras tiendas, en la que podían verse las aglomeraciones de usuarios ansiosos por entrar a las nuevas “mecas” y la algarabía general.

Los grandes apoyan al diez. Otro de los asuntos que estaban en las mentes de los asistentes era sin duda la preocupación por la lentitud de algunos desarrolladores clave en el anuncio de versiones nativas para Mac OS X de sus aplicaciones y las dudas generadas por la ausencia de Adobe entre los expositores. Para lanzar un mensaje de optimismo, Jobs examinó la evolución de la transición hacia Mac OS X y dio paso a diez demostraciones de desarrolladores (entre ellos, Adobe, Quark y Microsoft) que están preparando versiones nativas de sus aplicaciones. Lo más interesante fue ver las versiones en desarrollo InDesign e Illustrator para Mac OS X por parte de Adobe (aunque quedó la incógnita de la aplicación estrella: Photoshop).

Posteriormente, el máximo responsable de Apple hizo un repaso de las nuevas características de Mac OS X 10.1(ver sección Productos, página 16), mostrando los avances en la velocidad, el reproductor DVD y la grabación de CD, y las nuevas opciones de interfaz y personalización. El detalle más feo fue la reacción de Jobs, lanzando al aire una cámara digital a uno de sus asistentes cuando el “efecto demo” hizo aparición y no le fue posible mostrar como las imágenes se descargan de forma automática al conectar una cámara digital al Mac.

Hardware renovado. Con la habitual cuadrícula de productos en la pantalla del pabellón habilitado para la conferencia, llegaba el turno del hardware. Tras un breve repaso a los portátiles y sus excelentes cifras de ventas, el publico esperaba quizá demasiado y la posterior presentación de un iMac “renovado por dentro”, sin ningún cambio sustancial y con la disponibilidad del modelo más avanzado aplazada hasta septiembre, fue recibida con frialdad por el auditorio.

El desánimo generado por el nuevo iMac fue apenas contrarrestado por el anuncio de los nuevos equipos profesionales. El gigahercio era la cifra soñada, pero la inclusión de la unidad SuperDrive en el modelo de gama media, un modelo con dos procesadores a 800 MHz y un frontal con un aspecto algo distinto fueron suficientes para arrancar algunos aplausos del público. Tras esto, asistido por Phil Schiller (Vicepresidente de marketing de Apple), Jobs realizó la ya clásica comparativa de rendimiento con Photoshop entre uno de los nuevos G4 a 867 MHz frente a un Pentium IV a 1,7 GHz en la que el ganador indiscutible fue, evidentemente, el Mac. Para los más incrédulos, la comparativa fue seguida por una excelente explicación, de la mano de John Rubinstein de por qué los megahercios del G4 son superiores a los gigahercios del Pentium.

Con esto Jobs dejaba el apartado del hardware y tan sólo anunciaba que la nueva versión de iDVD 2 que estará disponible este mes. Algunos asistentes, algo nunca visto, abandonaban la conferencia cuando Jobs eliminó la esperanza de escuchar el “sólo una cosa más” y dedicó los últimos minutos a mostrar los últimos anuncios de Apple y a los agradecimientos.

Reacciones diversas. Tras la conferencia, las reacciones en los visitantes, expositores y periodistas se encontraban bastante divididas. Para unos, la presentación había estado llena de material “de segunda fila” y los productos anunciados eran mucho menos de lo que esperaban; mientras que otros defendían que los anuncios suponían una evolución inteligente.

La feria. En cualquier caso, lo primero que ha llamado la atención de la feria es el impresionante despliegue de empresas y la gran asistencia de visitantes, que hacía complicado en ocasiones acercarse a los expositores para ver de cerca sus productos. A los desarrolladores tradicionales de la plataforma se le han sumado muchas empresas que, tras una etapa de poco protagonismo, han vuelto a apoyar el desarrollo de productos para Mac y las empresas que han llegado de la mano de Mac OS X: nunca se había visto tal cantidad de productos de software y hardware para Macintosh.

Además de los “pesos pesados” como Macromedia o FileMaker exhibieron sus recientes lanzamientos para Mac OS X. Microsoft hizo demostraciones de Windows Media Player y Office para Mac OS X, que incorporará capacidades gráficas avanzadas.

Otros de los grandes protagonistas de la feria fue sin duda Alias Wavefront con su software para diseño 3-D Maya y el desarrollador Toon Boom y su aplicación para la creación de animaciones en dos dimensiones (ver sección iMacworld).

En el terreno del hardware, la atención la acapararon los nuevos G4 y los iBook. Las largas filas de estos modelos que Apple puso a disposición de los visitantes no pararon un minuto en toda la feria. Sin embargo, los nuevos iMac estuvieron menos solicitados que nunca. Los más atractivos eran sin duda los que permitían probar en directo la versión 10.1 de Mac OS X. Por otro lado, uno de los productos más curiosos de la feria fue el guante controlador para juegos P5 de EssentialReality.

Conferencias. Al atractivo de las zonas de exposición se le añadió la infinidad de seminarios y conferencias para usuarios que tuvieron lugar en la feria y que permitieron a los asistentes participar en sesiones sobre una amplísima variedad de actividades relacionadas con el Mac. Desde técnicas de cámara para creación audiovisual, o seminarios sobre música digital, hasta seguridad, redes e integración entre Macintosh y Windows.

Conclusión

Con un nuevo récord de asistencia (más de 64.00 visitantes) y un optimismo impresionante con respecto al futuro de Mac OS X, la Macworld Expo de verano ha servido para poner en evidencia el creciente interés del que ya es el evento tecnológico más importante de la costa oeste. Si los lanzamientos de Apple (y sobre todo la revisión de iMac), hubiesen acompañado un poco más podría decirse que la feria ha sido sobresaliente.

“Tenemos que mantener nuestro enfoque

en los productos que ahora fabricamos”

John Rubinstein, máximo responsable de hardware de Apple

-------------------------