Según fuentes cercanas al entorno de Apple, la producción de los procesadores G4 ( denominado Max en clave ) se ha retrasado de nuevo, y no saldrán a la calle hasta bien entrado el primer trimestre del año 2000, debido a que Motorola podrá no haber cumplido las fechas límite previstas para el lanzamiento de unidades previas a la producción final, a pesar del acuerdo al que habían llegado ambas compañías ( en términos de tener previstas las primeras unidades de chips G4 para finales de este año ) . Según fuentes de Motorola, sólo Apple ha recibido algunas de las versiones iniciales de los G4, mientras que las muestras adicionales ( segundas y terceras revisiones ) , que también fueron prometidas a Apple y a terceras partes, se encuentran con un retraso de seis a ocho meses, ya que parecen haber surgido problemas en el proceso de producción con la tecnología de cobre que Motorola está incorporando en sus procesadores . Las mismas fuentes barajan la posibilidad de que la causa de los retrasos haya sido que Motorola y Apple hayan estado manteniendo un acuerdo privado sobre el límite de cesiones de placas G4 a las compañías desarrolladoras, en un intento por impedir que las tarjetas de actualización G4 desbanquen en el mercado al propio Power Macintosh G4 . Todo indica que IBM se encuentra muy por delante en este área respecto a Motorola, aunque será únicamente Motorola quien distribuya los chips G4 a Apple y a las compañías fabricantes de tarjetas aceleradoras para Macintosh . Este retraso de Motorola está teniendo consecuencias en los planes de Apple con los próximos Power Macintosh G4 ( cuyo nombre clave es Sawtooth ) , que serán rediseñados aplicando la arquitectura unificada común simple de Apple, y con nuevas características como la incorporación de un bus AGP 4x ( bus de aceleración gráfica ) dentro de la placa .