Se trata de una unidad SCSI externa que soporta simultáneamente dos discos configurados como RAID 0 (mirroring) lo que significa que no podrá utilizar la suma de la capacidad proporcionada por cada uno de los discos, sino que el segundo contendrá exactamente los mismos datos que se copien al volumen montado en el Mac.

El producto se vende sin discos, lo que permite montar las mecánicas IDE que más le apetezca por capacidad (hasta un máximo de 80 GB por disco) o velocidad; eso sí, siempre que tengan un tamaño máximo de 3,5 pulgadas. Por otra parte, los discos se montan en cabinas independientes que se pueden extraer del mueble para sustituirlas por otras.

Puede decirse que cada vez que se cambia el par de cabinas se dispone de otro disco, igual que si se cambian los discos de las cabinas.

La instalación de los discos en sus soportes es bastante sencilla, aunque tampoco se puede decir que sea un sueño ya que es difícil escaparse sin ningún arañazo. En el caso de instalar unidades de 3,5 pulgadas ni siquiera hace falta utilizar los tornillos suministrados para sujetar el disco duro a la carcasa pues queda literalmente encajado. Precisamente es el espacio en la cabina lo que hace que la conexión del cable de datos y el de alimentación sea un tanto justa.

Por otra parte no es necesario que los dos discos duros tengan la misma capacidad, aunque se toma como referencia el espacio de la unidad de menor capacidad y los megabytes restantes del disco de mayor capacidad no se utilizan.

El mueble incorpora una llave de bloqueo para cada una de las dos bodegas en las que se debe insertar la cabina, de modo que no se puedan retirar mientras estén en funcionamiento, pero tampoco es necesario echar la llave para comenzar a trabajar con el disco.

Para indicar el estado del disco y las operaciones, el mirrorSmart utiliza una serie de diodos por cada cabina y pitidos. Los primeros señalan los procesos de escritura, lectura y sincronización entre los dos discos de la unidad. Los pitidos se limitan a indicar una configuración defectuosa de los discos.

Para la conexión al Mac, incluye en la parte posterior una interfaz de 68 contactos de alta densidad, y esto es una cuestión a vigilar en función de la tarjeta SCSI que tenga instalada en el ordenador. La unidad no incluye ningún tipo de adaptador, sólo el cable de 68 contactos y el uso de adaptadores para adecuar la conexión a la interfaz de la tarjeta afecta la velocidad que se puede obtener.

El principal fallo del conjunto es que se suministra sin ningún tipo de herramienta para formatear los discos y tampoco se puede utilizar el programa Configuración de unidades de Mac OS y la operación de formateo hay que hacerla con una herramienta comercial, lo que implica un coste adicional entre 17.000 y 29.000 PTA (102 y 174 EUR). Para las pruebas de redacción se utilizaron las HDToolkit de FW Software.

Por lo que respecta al funcionamiento, en este apartado hay que diferenciar entre el rendimiento y la comodidad. Encender el disco duro transmite la misma sensación que estar a los mandos de un Jumbo y no sólo por la velocidad (aproximadamente 2 minutos para copiar 650 MB), también por el ruido. No obstante, puede tratarse de un defecto de la unidad evaluada.

Por otra parte, Mac OS X no tiene ningún problema para trabajar correctamente con esta unidad conectada a una tarjeta SCSI 2930cu de Adaptec.

Rendimiento

Con unos discos EIDE Seagate de 20 GB de capacidad, 5.400 rpm de velocidad, un tiempo de busqueda de 8,9 milisegundos y 1 MB de memoria intermedia (15.000 PTA, cada uno), se obtuvo una transferencia máxima de 14,1 MB por segundo en escritura secuencial y de 9,5 MB por segundo en lectura secuencial, cifras que no destacan en comparación con las que se pueden obtener con otras soluciones de almacenamiento basadas en disco duro, aunque sin redundancia de datos.

Una ventaja de esta unidad es precisamente que la información almacenada esté duplicada, ya que repara automáticamente los datos dañados desde el disco que actúa como copia de seguridad. Por ejemplo, durante las pruebas se modificaron diversos valores en la estructura de directorios. Después de apagarlo y encenderlo de nuevo comenzó a reconstruir el disco automáticamente, aunque para ello necesitó emplear más de 30 minutos hasta completar la operación. La ventaja es que se puede continuar trabajando con el disco mientras que se está reconstruyendo, aunque en este caso las velocidades de lectura y escritura son más bajas y también se aprecia una ralentización general del sistema (por ejemplo, al trabajar con aplicaciones, acceder a documentos o a otros dispositivos de almacenamiento locales o en red).

Conclusión

El sistema de cabinas, la capacidad de almacenamiento y la velocidad de transferencia son los mejores aspectos de esta unidad, pero el precio es una tanto elevado teniendo en cuenta que lo único que se obtiene es la cabina sin ningún disco instalado, además de que se debe comprar aparte la herramienta para formatear los discos.

Por otra parte, la interfaz de conexión del disco limita el uso de la unidad a los ordenadores antiguos o los que tengan instalada una tarjeta SCSI, y no proporciona más velocidad de la que se obtendría mediante el bus FireWire incorporado de serie en los actuales Mac.

Calificación: ***/6,8 Lo mejor: Velocidad. Sistema de cabinas intercambiables en caliente. Lo peor: No incluye herramientas de disco. Precio elevado. Ruido. Producto: mirrorSmart. Fabricante: ACARD. Distribuidor: DMJ. Agua, 1. 28917 Leganés (Madrid). Tel.: 91 642 95 20. Web: www.dmj.es. Precio: Mueble: 57.000 PTA + IVA (342.57 EUR). Discos (20 GB): 15.750 PTA + IVA (94.65 EUR) cada uno.