La perro-vaca es una especie animal peculiar cuyo hábitat natural es el diálogo de ajustar página de las impresoras Apple, LaserWriter y StyleWriter, y se caracteriza por su ambigua morfología que recuerda simultáneamente a un foz-terrier y a una vaca, sin ser ninguno de los dos ni todo lo contrario. La perro-vaca sólo puede ser hembra puesto que de ser macho tendría que llmarse perro-toro (bull-dog), animal ya existente y no es bueno hacer líos con los nombres de las cosas. Se trata de un bicho completamente plano, incluso cuando se representa en tres dimensiones. Su nombre es Clarus, como no podía ser otro, y es la mascota de los desarrolladores Apple.

Algo más que un dibujo

Mientras que Clarus es la perro-vaca “real”, la perro-vaca mística se llama Leakey y no hay pruebas serias de la existencia de ningún otro ejemplar. Se supone que se alimenta de Mountain Dew, una bebida muy popular en Silicon Valley, y emite su grito “Moof!” cuando oye abrir una lata de este refresco. De hecho, se la puede ver en pines, adhesivos y camisetas sobre un fondo verde “Mountain Dew” en la que es la forma oficial de representarla cuando no es en el diálogo de Ajustar Página. Últimamente también ha sido vista haciendo piruetas en algunas de las últimas versiones del Duplicador de discos.

Clarus comenzó a usarse en las comunicaciones del DTS (servicio de apoyo técnico a los desarrolladores) hasta que apareció por sorpresa en un anuncio de Microsoft (¡cuatreros!) por lo que se vió conveniente redactar una nota técnica que definiese sus características y la consagrase como propiedad intelectual de Apple. Esa nota técnica es la número 31 y puede encontrase en devworld.apple.com/ dev/dts/tn31.html.

El origen de la perro-vaca hay que buscarlo en la creación del controlador de la impresora LaserWriter. Se trataba de diseñar una ayuda visual para que los usuarios pudiesen darse una idea de la orientación de la página, el tamaño de los márgenes, si va en negativo o en positivo, etc. El dibujo de un animal es muy adecuado en este sentido puesto que todos sabemos cual es su posición habitual. Para ello se recurrió a la familia de iconos que se puede encontrar en la tipografía Cairo, cuya última aparición es en los disquetes de instalación del Sistema 7.1. En esta tipografía aparece el dibujo de un fox-terrier que se tomó como base para dibujar el conocido icono. Puesto que no se quería utilizar el fox-terrier original tal cual, se modificó un poco y esas modificaciones bastaron para producir una imagen que puede representar tanto a un perro como a una vaca. Las discusiones dentro de Apple sobre la especie a la que pertenecía el animal se multiplicaron hasta que el asunto quedó zanjado de forma memorable por Mark Harlam.

Un modo de pensar

La historia de la perro-vaca es interesante y divertida en sí misma y puede leerse de forma muy completa en www.storybytes. com/moof.html. Pero el relato enlaza en un punto con una persona que ha contribuido a hacer del Mac lo que es y que, sin embargo, es poco conocida. Se trata de Susan Kare, diseñadora gráfica que se incorporó al equipo de desarrollo del Macintosh con la tarea de diseñar los iconos que representan los objetos que el usuario manipula.

A Susan Kare le debemos, entre otras cosas, la idea de representar el arranque satisfactorio del ordenador con el Mac feliz, y el Mac triste cuando las cosas no han ido bien. El reloj que indica los tiempos de espera, o la papelera que engordaba cuando estaba llena, así como los iconos genéricos de documentos, carpetas y aplicaciones y otros muchos elementos gráficos del Mac OS. También son obra suya las tipografías Chicago, NewYork y Geneva, que incluyen un carácter dibujito propio para cada una de ellas.

Tiempos modernos

Personalmente encuentro que los iconos multicolores y tridimensionales (que tan de moda están ahora) no han aportado ningún valor significativo la funcionalidad de los originales, incluso tengo la impresión de que han perdido buena parte de su capacidad comunicativa. Es cierto que en los tiempos que corren y debido a la influencia de Windows el aspecto brillante de los actuales iconos parece más moderno y potente, aunque posiblemente consume más recursos de lo que nos gustaría aceptar. Hay que decir que muchos desarrolladores de la plataforma Windows parecen pensar que una interfaz amigable es una interfaz divertida: basta copiar un conjunto de ítems de una carpeta a otra en Windows 95 para comprobarlo.

En todo caso ahora que los nombres de las personas que han trabajado en el desarrollo de los programas de Apple ya no van a aparecer en los créditos, creo que algunas aportaciones individuales especialmente significativas deben ser destacadas. Es parte del espíritu Macintosh.

Si quiere suscribirse a la LSPM sólo tiene que enviar cualquier mensaje a [email protected]. o escribir subscribe digest LSPM en un mensaje dirigido a [email protected] si quiere cambiar a la modalidad de resúmenes diarios.