Motorola ha iniciado un proceso judicial contra Intel, en el que se acusa a Intel de violar la propiedad intelectual de Motorola utilizado secretos industriales y comerciales de la compañía en la fabricación de sus propios procesadores . Esta apropiación de secretos por parte de Intel habría tenido lugar a través de empleados de Motorola, según la demanda iniciada por esta compañía .

Por otro lado, Motorola también amplía sus horizontes ya que, aunque continuará su producción de procesadores a 32 bits para Macintosh, la compañía está tanteando sectores como la equipación de comunicaciones y otras áreas de uso para la aquitectura PowerPC, que pueden resultar igual o más productivas que la fabricación de procesadores, lo cual permitiría reducir significativamente los costes específicos en el desarrollo para Mac .