Apple se ha encontrado con un problema imprevisto en el proceso de distribución y disponibilidad de los nuevos Power Mac G4, y no es otro que la carencia real de chips para incorporarlos a las máquinas. Apple ha reconocido, incluso, que puede ver disminuidos sus resultados económicos del último trimestre del año debido a esta escasez de procesadores G4 para incorporar en los nuevos Power Macintosh, y al retraso con el que éstos llegan. Fred Anderson, responsable financiero de Apple, ha declarado: “estamos muy decepcionados, dado que el ritmo de producción y distribución de los procesadores será inferior a lo planeado y anticipamos que terminaremos este cuarto trimestre con una gran cantidad de reservas atrasadas sin poder atenderlas temporalmente”. Según aparece en un comunicado de la compañía, los pedidos de las nuevas máquinas superaron las 150.000 unidades desde que se presentaron hace tres semanas y según afirmó Steve Jobs, “sentimos que no será posible atender a todos los pedidos correctamente; es un problema temporal y esperamos ponernos al día en cuanto a distribución en diciembre”.

Las acciones se resienten. Tras haber alcanzado cifras récord de cotización, llegando a los 79 dólares el pasado 20 de septiembre, las noticias sobre las dificultades en la producción han hecho bajar las acciones cerca de un diez por ciento. La compañía también ha anunciado que espera unos beneficios de entre 75 y 85 millones de dólares cuando anuncie sus resultados fiscales el próximo 13 de octubre.

Motorola responde

Al poco tiempo de que Apple advirtiese de que podrían reducirse sus ingresos en el último trimestre, Motorola, su fabricante, emitió un comunicado con la postura oficial de la compañía de semiconductores. “Estamos emocionados con la respuesta arrasadora en el mercado de los nuevos Power Mac G4. Esta respuesta ha provocado dificultades para nosotros a la hora de proporcionar tantos microprocesadores G4 como Apple demanda”.

Motorola ha querido ver esta situación como una aprobación total de su producto. De hecho, la compañía ha estado informando a Apple de los progresos en el calendario para el lanzamiento de los procesadores G4 y debe matizarse, que el único momento en el que una compañía no se enfrenta a este tipo de desafíos durante el lanzamiento de un producto, es cuando se produce un nuevo chip y nadie quiere comprarlo.

Motorola, por su parte, se siente orgullosa de su capacidad para sobreponerse a este tipo de situaciones aduciendo que se ha visto obligada a realizar cambios de diseño en tiempos relativamente cortos.

Actualmente, Motorola es el único fabricante del microprocesador G4. A pesar de que Apple sólo representa una porción de las ventas de Motorola en el mercado del silicio (un mercado que factura para Motorola un total de unos 7,3 billones de dólares anuales), la compañía podría alcanzar un acuerdo con AMD, el fabricante de microprocesadores para PC, para hacer frente a la demanda, si las ventas del nuevo chip de AMD, Athlon, no alcanzan los niveles esperados. AMD (principal competidor de Intel en el mercado PC) y Motorola comezaron su colaboración en 1998 como parte de un acuerdo que permite a AMD utilizar la tecnología de cobre de Motorola a cambio del empleo por parte de ésta de la tecnología de AMD para la fabricación de chips especializados.

Los procesadores de la disputa llegarán a un GHz en el 2000

Motorola hace pública su estrategia para el futuro de los power PC

---------------------------------------------------------------------------------------------

Los nuevos Power Macintosh G4 a 450 y 500 MHz (ver página 18) no estarán disponibles hasta dentro de varias semanas en el mercado norteamericano, algo que, evidentemente, demorará su distribución en otros países. Este retraso, sin embargo, no ha impedido a Motorola anticipar algunas de la innovaciones que se integrarán en los futuros PowerPC 7500 (G5) y PowerPC 7600 (G6) y que serán el resultado de la evolución de los actuales G4, aunque el calendario publicado sigue sin proporcionar una clara referencia a las fechas en las que estarán listos los nuevos procesadores. De la información publicada por la compañía cabe destacar que la próxima generación PowerPC G5 podrá alcanzar los 2 GHz de velocidad (2.000 MHz), incorporará una nueva estructura de bus interno y tecnología de cobre de 0,10 micras (en contraste con las 0,27 micras de los G3 y las 0,15 micras de los G4). La disminución de tamaño del chip (además de abaratar los costes de producción) conllevará un menor consumo de energía y un menor calentamiento, lo que permitirá alcanzar mayores frecuencias de reloj.

El gran negocio de los procesadores PowerPC, sin embargo, no se encuentra sólo en su aplicación en ordenadores de sobremesa. De este modo, la información publicada por Motorola evidencia que una gran parte de sus ingresos provienen de la venta de chips para su integración en soluciones que van más allá de los ordenadores personales, como las destinadas a las telecomunicaciones o instrumentación científica.