La moda de anteponer una “i” delante del nombre del programa para que haga juego con el iMac está empezando a ser aburrida, sobre todo en muchos casos en los que realmente la aplicación no tiene nada que ver con el iMac aunque sea útil.

Un caso representativo de esta moda es iUnit, un programa de conversión que conviene tener instalado de forma permanente en el menú Manzana aunque no se tenga un iMac. Se trata de un programa de conversión de unidades que conviene tener a mano para cuando se reciben las típicas especificaciones de un producto y las medidas vienen en pulgadas y los pesos en libras. Su uso es muy sencillo: se abre el programa, se elige en el menú el tipo de unidad (peso, longitud, aceleración, ángulos, densidades, energías y así hasta 15 tipos distintos), se introduce el valor y se hace clic en la unidad original. En ese mismo momento el programa mostrará la conversión de este valor a todos los demás.

Sencillo y rápido de usar, el programa merece la pena pagar los 20 dólares que  su autor pide por él, ya que una vez que  se descarga de www.blackcatsystems.com/ software/iunit y se instala en el menú Apple resulta la típica aplicación que en ciertas ocasiones resulta imprescindible.

MP3 ataca otra vez

Al margen de las discusiones legales sobre el sistema MP3, lo cierto es que cada vez gana más adeptos y que los reproductores de este tipo se popularizan cada vez más, e incluso algunos fabricantes de radiocasetes para coches han anunciado modelos que pueden reproducir CD con MP3.

Los programas que aparecen en el mercado para el Macintosh suelen encuadrase en la categoría de reproductores y, en menor medida, de codificadores, pero hay aplicaciones de uso más general o técnico. Una de ellas es MP3 Rage de Chaotic Software (www.chaoticsoftware.com), orientado a la edición de información de MP3, ya que los archivos MP3 no sólo contienen la canción, además incluyen una serie de campos de información destinados a facilitar la clasificación de estas canciones. Con MP3 Rage es posible editar, añadir y modificar esta información que incluye el autor, título de la canción, disco y género; aunque no es la única operación que permite este programa, que además puede generar un catálogo de los archivos MP3 contenidos en una carpeta o disco, renombrarlos e incluso buscar una canción en un disco por su autor título o incluso género.

Además de estas operaciones también puede utilizarse MP3 Rage para reproducir canciones (aunque la interfaz no es muy bonita y no permite utilizar listas de canciones por lo que su utilidad es limitada en este aspecto) y lo que es más interesante, actuar como cliente de Napster para buscar canciones por Internet y descargarlas  a su ordenador. Es decir, excepto codificar canciones desde el CD, este programa permite realizar todas las operaciones de un usuario convencional de archivos MP3.

El programa permite su uso durante quince días antes de pagar la licencia de 24,95 dólares que exije su fabricante, Chaotic Software.

Otro programa alternativo para realizar algunas de las operaciones que ofrece MP3 Rage es MusicMatch Jukebox. Esta aplicación de Context Media incluye un reproductor MP3 más completo, ya que permite almacenar listas de canciones, y vistoso por medio de la utilización de skins o “pieles” aunque con un tamaño considerable que destaca desfavorablemente con respecto a otros reproductores.

Además MusicMatch Jukebox permite editar la información (ID Tag según la jerga de MP3) de cada canción. Lo que no permite es descargar canciones de Internet por medio del protocolo de Napster, algo que si hace MP3 Rage, pero en cambio incluye un codificador para transformar a MP3 las canciones de sus CD de audio.

La aplicación puede utilizarse, por tanto, como una herramienta para casi todo el entorno MP3, aunque tal como se ha dicho, si se emplea como reproductor hay que sopesar su tamaño.

El programa puede descargarse de forma gratuita de www.musicmatch.com. aunque también existe una versión más avanzada por treinta dólares para los usuarios que deseen disponer de un producto que codifique más rápido y les añada algunas características suplementarias.

Las estrellas y el futuro

Si es usted un aficionado a la astrología (no confundir con la astronomía, una ciencia real) y quiere dibujar su carta astral, puede hacerlo utilizando el programa gratuito Kairon que puede descargarse de http://kilian.stern.net.

Este programa hace exactamente lo que se ha indicado, dibujar la carta astral de la persona cuyos datos se han introducido. Sin embargo, no hace una interpretación de estos datos y, para ello, hay que recurrir a algún libro de astrología o bien a alguna de las páginas web cuya relación se incluye en la propia página de Kairon. Con ambas herramientas, las personas que crean en la influencia de las estrellas sobre los seres humanos tendrán una buena fuente de diversión.