Hasta ahora se han visto las técnicas básicas para grabar instrumentos MIDI escribiendo en la ventana de edición (Editor de teclas) y en tiempo real utilizando un teclado MIDI. Sin embargo, Cubase integra también herramientas muy potentes para la grabación de audio que le permitirán añadir instrumentos analógicos como guitarras eléctricas, instrumentos acústicos, voces etc. para completar sus composiciones.

V. Grabación de Audio con Cubase

Por desgracia, para grabar audio deberá disponer de algunos complementos (empezando por los propios instrumentos a grabar) aunque no tiene por qué gastar una fortuna. Para grabar voces necesitará un micrófono, unos auriculares y una pequeña mesa de mezclas o un preamplificador de micrófonos (también conocido como caja de inyección directa o canal de grabación). Por unos 50 EUR puede conseguir un micrófono de calidad suficiente y por unos 130 EUR una pequeña mesa de mezclas que le servirá tanto de preamplificador para micrófonos como para otros instrumentos como una guitarra o un bajo eléctrico.

Tarjeta o interfaz de sonido. Por otro lado, si su Mac dispone de entrada analógica de sonido puede grabar voces o instrumentos acústicos a través de ella, pero si no dispone de entrada de audio o desea grabar con mayor calidad, tendrá que adquirir una tarjeta o interfaz de sonido. Si tiene un Power Mac de sobremesa está de suerte ya que puede utilizar tarjetas de sonido PCI, de las que ya hay una gran variedad de fabricantes que ofrecen opciones muy interesantes desde unos 300 EUR. Algunos modelos disponen además de un módulo externo de conexiones, que puede resultar muy interesante para no tener que utilizar una mesa de mezclas o tener que “trastear” en la parte posterior del equipo para conectar y desconectar cables, y también hay opciones que incluyen también preamplificadores para conectar directamente un micrófono o una guitarra. Si su Mac no pueden incorporar tarjetas PCI, tendrá que adquirir una interfaz de sonido USB o FireWire. Si su presupuesto es muy bajo puede encontrar interfaces de sonido USB que rondan los 300 EUR de fabricantes como M-Audio (Microfusa. Tel.: 93 435 36 82) , aunque por las limitaciones del bus USB, suelen estar más limitadas que una tarjeta PCI del mismo precio. Nuestra recomendación es que opte por una interfaz FireWire ya que, aunque en este caso el presupuesto se dispara hasta los 800 EUR en adelante, puede encontrar modelos como el MOTU 828 (DMC. Tel.: 93 201 55 99) que ofrecen un montón de opciones (múltiples entradas y salidas, preamplificadores, etc.) y una calidad de sonido excepcional. Si desea ver un examen de algunas tarjetas de sonido o interfaces consulte el artículo “Autopistas para la música” publicado en el número 114 de Macworld, mayo de 2002.

1- Configurar el hardware de sonido

Antes de comenzar a grabar con Cubase conviene verificar que el hardware de sonido del Mac se encuentra correctamente configurado. Si está utilizando la entrada de sonido del Mac debe tener en cuenta que dicha entrada acepta señales de línea, con lo que si va a grabar con un micrófono no puede conectarlo directamente ya que la señal es muy débil y necesitará un preamplificador, una pequeña mesa de mezclas o un procesador de efectos.

En el caso de que vaya a utilizar hardware específico de sonido, es posible que éste incluya ya preamplificadores y disponga de entradas para micrófonos e instrumentos, con lo que se evita tener que utilizar una mesa de mezclas.

En cualquier caso, una vez conectado el micrófono o el instrumento a la entrada de la mesa de mezclas y la salida de ésta a la entrada de sonido del Mac (o bien a la tarjeta de sonido o interfaz), hay que verificar que la señal de audio entra correctamente en el Mac. Cuando se usa una interfaz de sonido o una tarjeta de sonido en Mac OS X hay que verificar que se encuentra bien instalada.

Algunas tarjetas e interfaces añaden su propio panel de control en Preferencias del Sistema (A), en el apartado Complementos, y es el primer lugar al que deberá acudir para configurar el hardware.

En este caso se ha empleado una interfaz de sonido y MIDI con conexión USB M-Audio Quattro, que proporciona cuatro entradas analógicas, cuatro salidas e incorpora una interfaz MIDI con una entrada y una salida. Se trata de una excelente solución para grabaciones domésticas o para Macintosh que no dispongan de entrada de sonido ya que proporciona buena calidad y se integra con Mac OS X y Cubase SX a la perfección. En el panel de preferencias del M-Audio USB Quattro se pueden elegir las entradas activas y la resolución de audio que se va a emplear (24 bits).

Una vez configurado el panel de preferencias hay que acudir a la utilidad Configuración de Audio MIDI de Mac OS X para verificar que el sistema reconoce la interfaz, activarlas y realizar los ajustes pertinentes.

En la utilidad Configuración de Audio MIDI, en el apartado Dispositivos de Audio (B), debe asegurarse de que el dispositivo de audio seleccionado es el que va a utilizar con Cubase y que el número de canales, resolución y frecuencia de muestreo son los que desea emplear. En este panel también puede asignar que la salida de los sonidos del sistema y la entrada por omisión que utilicen las aplicaciones sea la interfaz de sonido (aunque se trata de algo opcional).

2- Configurar el sonido en Cubase

Abra Cubase SX y cree un proyecto nuevo del tipo “MIDI and Audio”) o abra alguno de los proyectos anteriores que ha estado utilizando para seguir este curso y que incluya pistas de audio.

Para mayor comodidad, elimine las pistas MIDI que no va a emplear seleccionándolas y pulsando la tecla de borrado (puede añadir más pistas MIDI o Audio posteriormente si lo desea) y enmudezca también todas las pistas MIDI que no desea escuchar en la grabación de audio. En este caso se va grabar una guitarra, por lo que se han enmudecido todas las pistas menos la de batería y bajo.

Ahora acuda al menú Dispositivos y seleccione la opción Configuración de Dispositivos. En la pantalla que aparece seleccione el apartado VST Multitrack y compruebe que en la pestaña Controlador ASIO (C) está seleccionado el hardware que va a emplear para grabar (si no ha instalado una interfaz de sonido y va a utilizar la entrada de sonido del Mac, comprobará que sólo puede seleccionar “Built-in audio controller”).

Pulse Aplicar y después aceptar y vuelva a la ventana principal de Cubase. Ahora acuda al menú Proyecto y seleccione la opción Configuración de Proyecto. Le aparecerá una ventana en la que puede seleccionar la resolución y la frecuencia de muestreo de los archivos de audio que va a grabar con Cubase. Si está utilizando la entrada del Mac seleccione 16 bits de resolución y 44,1 KHz de frecuencia de muestreo. Si está utilizando hardware como en este caso que proporciona mayor calidad puede seleccionar mayores resoluciones (como 24 bits) y mayores frecuencias (48 KHz), para grabar con mayor calidad, aunque tenga en cuenta que al aumentar estos valores también crecen las necesidades de potencia del Mac. Por otro lado, aunque es posible grabar a mayor resolución que la permitida por el hardware (por ejemplo utilizar 24 bits con la entrada de sonido del Mac), no obtendrá mayor calidad y tan sólo estará aumentando la carga sobre el procesador y el disco duro del ordenador. Cuando haya realizado los ajustes pulse Aceptar para volver a la pantalla principal de Cubase.