Los mini portátiles económicos son la última moda en el mundo PC, ¿debería Apple lanzar uno? ¿Realmente son útiles estos ordenadores? Si Apple lanzase uno ¿cómo sería un Mac de estas características o cómo debería ser? ¿Cómo compite un “Netbook” con el MacBook o MacBook Air? Si hubiese un nuevo “MacBook mini”, ¿canibalizaría sus portátiles actuales?…

A continuación, te damos las respuestas…

Los portátiles pequeños y baratos son los ordenadores más de moda en el mundo PC, tanto que han servido como una bocanada de aire para muchos fabricantes, que han encontrado un interesante filón para un mercado muy estabilizado y maduro en el que parecía ya muy difícil encontrar apenas alguna pepita. La promesa de estos portátiles es la de ser como el “segundo automóvil de la familia: un utilitario sencillo y de bajo consumo para los desplazamientos cortos del día a día”. Así, son ordenadores con pantalla de no más de 10 pulgadas, basados en el procesador Intel Atom, con una capacidad de almacenamiento limitada (entre 8 GB en memoria sólida y 160 GB en disco duro), sin unidad de CD o DVD, con conexiones inalámbricas y con sistema operativo Windows o versiones de Linux adaptadas al uso sencillo del correo, Internet, etc.

La idea es que, por la mitad de precio que un portátil “normal”, tienes un ordenador que puedes llevar a cualquier lugar para navegar por Internet, contestar el correo o para trabajos esporádicos que no requieran mucha potencia o una pantalla de gran resolución y calidad. Y la idea no debe ser mala, ya que según IDC, estos Netbook o ultra portátiles son ya el 20 por cien del mercado. Entonces, ¿cómo es posible que Apple no se haya decidido a lanzar su ultra portátil económico?

Por ello, en Macworld hemos convivido unas semanas con estos mini portátiles para tratar de ver hasta que punto cumplen con las premisas que los hacen tan atractivos, para tratar de imaginarnos como sería un Mac de estas características y para comprobar cómo se integra (o como entra en conflicto) con el resto de portátiles de Apple.

Netbooks en la práctica

A la hora de valorar estos mini ordenadores, hay que tener en cuenta que una parte de la inferior experiencia de uso está unida al sistema operativo (Windows XP) y a que carece de los detalles e integración entre hardware y sistema que hacen a un Mac más cómodo. Por ejemplo, si estás acostumbrado ya a usar dos dedos para hacer un desplazamiento por la pantalla, el tener que ir a la zona de la derecha del pad se hace incómodo y no siempre responde como esperas. Por otro lado, el trackpad de estos portátiles es muy pequeño y si lo comparas con el de un MacBook son sencillamente enanos. Sin embargo, con sólo conectar un ratón (en este caso un Mighty Mouse de Apple) el manejo del ordenador cambia por completo haciéndose mucho más agradable.

Por otro lado, la pantalla, aunque en lo referente a la reproducción del color, la uniformidad o el ángulo de visión son aceptables (ojo, bastante lejos de lo que espera un usuario Mac), lo cierto es que muchos programas y el sistema operativos están tan orientados ya para ser utilizados en pantallas más grandes que la parte útil se queda muy pequeña (la resolución más habitual en estas máquinas es de 1.024 x 600 píxeles). Para entender la sensación, si puedes, pon tu ordenador a 1.024 puntos de resolución y verás que, de repente, las paletas de las aplicaciones ahogan tus documentos. La cosa está en que, aunque parezca que la diferencia entre una pantalla de 10” y 13” no es mucha, en realidad, si te pones a medir, estás hablando de casi el doble de pantalla. Y si lo mides, por ejemplo, en la pantalla de un iMac de 20 pulgadas estamos hablando de que te caben cuatro pantallas de un mini portátil en tu pantalla.

Aplicaciones para imagen, casi prohibidas. El tamaño tan pequeño de pantalla hace incluso que algunas aplicaciones sean casi imposibles de usar. Está claro que este ordenador no está hecho para retocar imágenes, pero resulta un buen indicativo el que haya ventanas de los programas que directamente no se puedan utilizar porque la resolución mínima necesaria para ver los botones es insuficiente. Esto es lo que pasa en Photoshop Elements si quieres abrir la ventana de ajustes RAW, en la que directamente no verás los botones de OK y cancelar ya que requiere al menos 768 píxeles de resolución horizontal. Además, con el portátil delante sobre una mesa convencional, la pantalla queda muy por debajo de la posición ideal para el cuello, de modo si estás en esa postura mucho tiempo, puedes acabar con un buen dolor en la nuca.

Navegadores adaptados. En Windows XP, los navegadores Firefox y Explorer sí tienen un botón para pasar a pantalla completa. En el Mac no existe un botón así y en Safari en Windows tampoco tienes esa posibilidad.

El teclado, sin embargo, en algunos de estos ordenadores es bastante cómodo, de modo que si lo que estás haciendo es escribir mensajes o tu próxima novela o lo que sea, no se convertirá en un martirio. De hecho, las teclas son aproximadamente del mismo tamaño en el Medion E1210 y en un MacBook y la diferencia entre el ancho del teclado en uno y otro es de sólo un par de centímetros. En otros modelos, el teclado sí es demasiado pequeño como para escribir con comodidad, por lo que es algo a tener en cuenta si debes llevarlos no sólo para consultar información y responder mensajes de forma escueta, sino para escribir textos largos.

Autonomía limitada. Otro punto a tener en cuenta con estos mini portátiles es que en algunos modelos, como en el caso del Akoya Mini E1210, la autonomía es de sólo dos horas en cifras del fabricante, que se convierten en alrededor de hora y media reales (pagando un precio extra puedes adquirir opcionalmente una batería de 4 horas de autonomía, según el fabricante). De modo que la promesa de ser el portátil para llevar a cualquier lugar va acompañada de “a cualquier lugar en dónde haya un enchufe” o, como mínimo, pagando un extra por tener la duración de batería que se espera en cualquier portátil. Los usuarios de portátiles de Apple se acostumbran rápidamente a la autonomía de entre 3,5 y 4 horas reales que ofrecen los MacBook, así que este punto, aunque queda escondido en las especificaciones, tiene después un impacto importante en la usabilidad.

Conclusión ¿Una oportunidad para Apple?

Después de probar durante algunas semanas estos Netbook, es muy fácil imaginar como Apple podría muy fácilmente lanzar un modelo de características similares pero que ofrezca una experiencia de uso muy superior. Si tomas un MacBook y le disminuyes la pantalla hasta más o menos 11,2 pulgadas con un panel de alta densidad (es decir una resolución de al menos 1.152 píxeles de ancho), le añades un generoso trackpad con gestos y un buen conjunto de funciones para aprovechar la pantalla, estarías ante un producto muy interesante. Incluso con la misma pantalla que el Akoya Mini E1210, con tan sólo un trackpad más generoso y con el “tacto” de un Mac estarías ya ante un portátil mucho más agradable de usar que los que hemos probado para este artículo.

En cuanto al rendimiento, es otro punto que puede ser una lim