Oki presentó el pasado mes de noviembre varios modelos de impresoras compatibles con Mac a través de USB. Uno de estos modelos llamaba la atención por su aspecto colorido y diseño iMac translúcido. Además, su tamaño hacía pensar que se trataba de una clara apuesta de Oki por proporcionar una máquina al usuario personal de oficinas o doméstico, que fuese manejable y que se desenvolviera con soltura frente a tareas veloces y en blanco y negro. Es decir, documentos de texto, hojas de cálculo o vista previa de proyectos gráficos. En este banco de pruebas vamos a comprobar si la impresora OkiPage 8iM cumple con estas expectativas.

La primera e indiscutible ventaja de la OkiPage 8iM es su reducido peso y el poco volumen que ocupa. Se trata de una impresora ligera, llamativa y que puede adaptarse perfectamente a un entorno de trabajo doméstico, al lado del iMac o en una oficina. Por otra parte, algunas de las partes del dispositivo no son del todo fiables, sino más bien frágiles o poco robustas. Este hecho tiene sus ventajas en el peso que pierde la máquina, pero a costa de una consistencia física menor.

Instalación

La instalación y desembalaje de la máquina no es del todo limpia. Se podría decir que es incluso “accidentada”, ya que en la instalación del cartucho de tóner hay que añadir unos cuantos obstáculos que hacen un tanto “sucia” esta tarea. Es muy fácil que se derrame parte de polvo de tinta que suelta el cartucho, al tener que despegar cintas adhesivas casi en cualquier articulación de la impresora. Por tanto, la sencillez aparente de la impresora no se demuestra a la hora de instalar las partes mecánicas útiles. Todo cambia por completo cuando se trata de instalar el software controlador de la impresión. Una vez instalado el software y reiniciada la máquina, la impresora aparece en el Selector como impresora USB o como impresora por omisión, ya que la OkiPage 8iM no presenta una verdadera conexión USB de serie, sino que la salida paralela de la impresora se conecta mediante un cable paralelo-USB. La otra salida de la impresora es un puerto serie, razón por la que en el Selector aparece la opción de conectarla al Mac a través de puerto de impresora o de módem, para las máquinas que no incorporan puerto USB.

Lo más recomendable, sin duda, en esta impresora enfocada muy especialmente al iMac, hubiera sido una salida USB para conectar directamente a la entrada USB del Mac mediante un cable A-B, sobre todo para ganar un poco más en velocidad, si bien este aspecto no es precisamente del que más carece la impresora.

Velocidad de impresión

La impresora se muestra muy ágil cuando se trata de documentos de texto puro, tanto en resolución baja (300 ppp) como en la resolución máxima (600 ppp). Esta resolución puede configurarse de entrada en el controlador de la impresora, o bien elegirse en cada trabajo que se manda a imprimir. El sencillo software de Oki, suficiente para una impresora de estas características, también permite elegir el modo de impresión subordinada, para realizar otras tareas mientras se lanzan los documentos. La velocidad de la impresora es considerable sobre documentos de texto, que será generalmente su principal dieta, ya que la impresión a 8 páginas por minuto que anuncian las hojas técnicas del producto, se cumplen holgadamente.

La calidad de la impresión es también buena, apreciándose un buen nivel de contraste, y permitiendo la regulación del brillo, la densidad, y de parámetros personalizados típicos, como el margen (con un mínimo permitido de hasta 6 mm), la disposición de las páginas (simple, doble, o cuádruple) o los efectos de espejo (vertical, horizontal, etc). Las opciones de impresión son variadas, aceptando también diversos tamaños de papel menores que A4 o personalizar el tipo de papel. La impresión se puede realizar en escala de grises o en blanco y negro. El modo de escala de grises puede ser detallado, normal y sin detalle, y se aprecia un buen balance de impresión en el modo detallado, pero no tanto en el modo sin detalle, en el que los tipos quedan algo pixelados y con efecto dentado. A una resolución de 300 ppp y modo sin detalle, los textos de los documentos presentan mucha menos definición y con un cuerpo bastante más difuso, aunque la calidad es aceptable. Pero el modo económico resulta prácticamente igual de rápido que el modo a mayor resolución. Las imágenes en modo de 600 ppp se resuelven con buena calidad, aunque en algunos ejemplos se han apreciado efectos de poca uniformidad en los tonos de grises.

Por otra parte, la salida de las impresiones se realiza de modo limpio y seco, no se aprecia en ningún momento el papel húmedo, ni el efecto de papel arrugado. Resulta especialmente llamativo el modo de impresión a doble página, que produce resultados óptimos, con caracteres completamente legibles por muy finos y pequeños que éstos sean, y también el otro modo de impresión a cuatro páginas, con resultados igualmente buenos.

Conclusión

El aspecto desenfadado que presenta la OkiPage 8iM no debe engañar a un usuario que busque en una impresora láser económica el equilibrio entre la velocidad y la calidad. Éste es el caso del modelo de Oki, que cumple con las expectativas que se habían puesto en ella, como impresora ágil y con calidad suficiente para desenvolverse en un entorno de usuario personal. Se trata de una impresora muy ligera y de reducido tamaño, que proporciona un buen nivel de calidad sobre documentos de texto, pero que también resulta útil para comprobar el aspecto que presentarán documentos gráficos. Aunque por su precio, estos objetivos resulten algo limitados, ya que hoy en día, existe un mercado creciente de impresoras de inyección de gran calidad, y no dejan de ser igualmente veloces.

CALIFICACIÓN: ***/6,8 LO MEJOR: Diseño atractivo, tamaño y peso reducidos. Velocidad y calidad aceptables. LO PEOR: Memoria RAM escasa (2 MB), escasas opciones de resolución. Conexión paralela-USB. FABRICANTE: Oki. DISTRIBUIDOR: Oki Systems Ibérica. Tel.: 91 343 16 20. Web: www.oki.com. PRECIO: 64.000 PTA + IVA, (384,99 EUR).