Si todavía considera que no no es suficiente la oferta actual de juegos disponibles para Macintosh desde el lanzamiento del iMac, y no se conforma con las soluciones por emulación, puede que haya tenido en cuenta la opción de incorporar una tarjeta de comatibilidad PC para colmar su sed de juego .

El modelo probado en esta ocasión, Orange Micro PCfx , es una tarjeta PCI de 12 pulgadas ( es decir, grande y que no podrá instalar en cualquier equipo ) que incorpora todo el hardware necesario para funcionar como un PC dentro de su Mac . Dispone de un procesador IDT WinChip C6 a 200 MHz, con 32 MB de SDRAM en un banco ampliable hasta 128 MB . El secreto de su rendimiento con los juegos, como se ha certificado en las pruebas, radica en el subsistema gráfico que incorpora: un chip acelerador gráfico 3-D en placa nVIDIA RIVA 128 con 4 MB de memoria de vídeo, que cumple con las especificaciones de Microsoft PC97 permitiendo la compatibilidad con DirectX 6 y Open GL . Esto se traduce en la posibilidad de disfrutar de las últimas novedades en el mercado de entretenimiento para PC en su Mac .

Instalación

El primer problema que puede encontrarse al instalar la tarjeta es que los manuales se suministran en inglés . Una vez instalada en la ranura PCI y conectado el cable que une el monitor, el ordenador y la tarjeta, deberá, literalmente, “pelearse” con la instalación de un sistema operativo que le permita aprovechar al máximo las posibilidades de esta tarjeta . Como si se tratase de un viaje en el tiempo ( a la prehistoria más bien ) , deberá enfrentarse a la típica pantalla negra del DOS y proceder al arranque del equipo desde un disco de arranque para Windows 95, 98 o NT ( afortunadamente el CD que ofrece el fabricante incorpora discos imágenes de arranque PC y unas actualizaciones de controladores que deberá instalar una vez terminada la instalación de la tarjeta PCfx ) . De forma resumida, deberá: primero, definir un espacio en su disco duro ( como mínimo 300 MB ) para un disco con formato PC ( FAT o NTFS según el sistema operativo que instale ) y, posteriormente, desde el panel de preferencias del software de la tarjeta deberá establecer qué recursos de su sistema Mac compartirá; como la tarjeta de sonido, periféricos SCSI, impresoras y recursos de red . Con el atajo de teclado Crtl+D podrá cambiar de entorno e instalar Windows . En este punto, es altamente recomendable que siga atentamente las instrucciones del fabricante ya que existen un par de detalles que difieren de una instalación convencional de Windows 95/98 y que pueden darle problemas importantes que provocan un comportamiento extraño de la tarjeta .

Rendimiento

En condiciones normales, la instalación puede ser llevada a cabo en unas dos horas . Con el PC operativo, pudo comprobarse la gran integración con la placa del Mac y el funcionamiento fue extraordinario . En red local, una vez definidos servicios, protocolos y clientes en “Entorno de Red”, el funcionamiento fue óptimo y los recursos de impresión fueron utilizados a los diez minutos de configurar el sistema .

La tarjeta PCfx dispone de la posibilidad de crear volúmenes compartidos que son vistos en ambos entornos, con lo que puede pasar documentos de un entorno a otro fácilmente y, además, tendrá una opción Snapshot que le muestra desde el Mac el PC y viceversa . Lo que más llama la atención es el perfecto provecho que saca la tarjeta de todos los recursos que tenga en su Mac . Sin ningún problema, el sistema recurre a la tarjeta de sonido del Mac a través del panel de preferencias y podrá utilizar cualquier periférico SCSI que tenga conectado al equipo, simplemente utilizando desde el entorno PC el panel de control “Agregar hardware” .

Después de toda esta epopeya, se procedió a la instalación de un sinfín de juegos . Desde software infantil y enciclopedias hasta títulos como Red Baron II, Quake, Sim City 3000, 3D Ultra Pinball e Israeli Air Force, entre otros, todos los títulos originales funcionaron sin ningún problema ofreciendo gran velocidad en su funcionamiento, buen rendimiento gráfico y un sonido impecable . En las pruebas se temió por el rendimiento de la tarjeta con los nuevos juegos que incorporan tecnología 3-D pero la respuesta de la PCfx fue perfecta . Probablemente le preocupe el aspecto de los joysticks . Pues bien, esta tarjeta aprovecha el volante que tenga instalado en su Mac ( y que debe funcionar correctamente ) para poder disfrutar de los juegos para PC . La tarjeta PCfx emula el Microsoft Game Port Joystick gracias al software que el fabricante suministra en su CD-ROM .

Conclusión

Se trata de una interesante opción que, en primer lugar, exige utilizarla en un equipo suficientemente potente ( se probó con un G3, sistema 8 . 1 y 96 MB de RAM ) y con bastante espacio en disco duro para poder disfrutar al máximo sus posibilidades . Justificar su inversión, sólo es posible si aparte de jugar usted necesita un verdadero PC integrado con su Mac que funcione correctamente con aplicaciones Windows en su oficina .

Un detalle, esta tarjeta no funciona correctamente con los nuevos G3 azules, pero el fabricante ya ha puesto en el mercado otro modelo que soluciona este problema . Resulta modesto por parte del fabricante al tratar de encajar el producto como una solución exclusivamente para usar juegos PC en un Mac . Es cierto que podrá jugar mucho y bien, pero también podrá producir en dos entornos reunidos en una misma carcasa . Una opción a tener en cuenta por unas 90 . 000 PTA si no dispone de espacio ( o ganas ) en su casa u oficina para colocar un PC completo .

CALIFICACIÓN: ****/8,9 LO MEJOR: Todo en uno, acceso a juegos PC, aceleración gráfica 3D . LO PEOR: Instalación delicada, manuales en inglés . FABRICANTE: Orange Micro . DISTRIBUIDOR: Interdeal . Valdemoro, 2 Nave C2 . Polígono Industrial Ventorro del Cano . 28925 . Alcorcón ( Madrid ) . Tel . : 91 352 71 51 . www . intdeal . com . PRECIO: 88 . 500 PTA + IVA ( 532 EUR ) . Sin sistema operativo .