La mayoría de la gente utiliza como flamante “organizador personal” una nota Post-It o la esquina de un papel reciclado, elementos que en la mayoría de los casos han logrado aguantar el empuje de los ordenadores y, pese a la existencia de la Agenda, iCal y otras aplicaciones similares, muchos usuarios continúan empleando estos métodos; menos estrictos y cuadriculados que los antes mencionados y con mayor libertad de trabajo.

Si te encuentras dentro de este grupo de personas, es posible que te interese conocer algunos otros programas para Mac OS X más sencillos de manejar y que se pueden adaptar mejor a tu forma de trabajo aunque con más capacidades que las ofrecidas por las diversas versiones de las Notas Adhesivas.

Tipos de aplicaciones

Dentro de este conjunto de aplicaciones pueden diferenciarse dos niveles, las que son sustitutos directos de las notas adhesivas, incorporando la capacidad de almacenar pequeños retazos de información para poder tenerlos siempre al alcance de la mano y las que nos permiten tener un mayor nivel de organización, creando secciones, asignando la información a cada tipo, e incluso diseñando esquemas (outlines) para organizarnos las ideas.

En el primer grupo podemos encuadrar iSticky, iClip (parece que la moda de anteponer la i minúscula a cualquier nombre no para) y Memento; mientras que en el segundo grupo se pueden encuadrar StickyBrain, NoteTaker, NoteBook y DEVONnote.

Instalación

Salvo alguna excepción, la mayoría de las aplicaciones se instala arrastrando el programa descargado de Internet a la carpeta de Aplicaciones del ordenador y arrancándolo.

NoteTaker también se instala arrastrando el programa a la carpeta de aplicaciones, pero incluye un instalador aparte por si deseas incorporar un menú contextual al sistema que te de acceso a las principales funciones de la aplicación incluso sin tener esta arrancada.

Pero la excepción real es StickyBrain, que instala hasta seis elementos en el ordenador, incluyendo la aplicación propiamente dicha, un menú contextual, archivos de ayuda, un Conducto (Conduit) para sincronizar con la PDA Palm (si dispones de una) y el sistema de base de datos, requiriendo reiniciar el ordenador después de esta instalación.

Apariencia

Se podría decir que los usuarios tienen gustos bastantes específicos o también que los programadores no tienen mucha imaginación. De los tres programas que son competidores directos de las notas adhesivas, dos tienen su misma apariencia: Memento e iSticky. Este último muestra además las notas con un efecto de semitransparencia que inicialmente es llamativo pero que al final se convierte en molesto porque resulta difícil leer los textos de las notas. Afortunadamente es posible cambiar este efecto de transparencia en el submenú Temas de la aplicación, que permite ajustar de forma individual la apariencia de cada tipo de nota, incluyendo el color de la nota, color del texto y la transparencia, aunque el método utilizado para este último ajuste debe seguir algún conjunto secreto, ya que en algunos casos la transparencia se eliminaba poniendo el mando correspondiente con transparencia a cero mientras que en otros había que ajustarla al 90%.

La apariencia de iClip es, en cambio, totalmente distinta. No aparece como una aplicación en el Dock y su manejo es a través de un menú propio en la parte derecha de la barra de menús y de una paleta flotante que permanece encima de las demás ventanas con apariencia de rollo de diapositivas y que es accesible en cualquier situación.

Memento, por su parte, permite ajustar la transparencia de la ventana principal del programa, que actúa de índice de todas las notas, pero no de las notas en si, que tienen siempre una ligera transparencia.

Estos dos programas son los más fieles seguidores de la filosofía de notas adhesivas, ya que permiten crear notas con esta apariencia y que se manejan de forma similar aunque, naturalmente con mejoras. Además de las notas, Memento tiene una ventana que centraliza la gestión de estas notas.

Es interesante señalar que en Memento no todas las notas tienen que estar desplegadas en el escritorio. Cuando se hace clic en el botón rojo de cerrar de una de ellas, no desaparece, sino que se cierra la ventana pero la nota permanece en la lista de notas de esta ventana. Para borrarla realmente hay que seleccionarla en la lista de esta ventana y pulsar en el botón “-“.

iSticky en cambio mantiene el funcionamiento tradicional, cada nota es una ventana de un color que se mueve y maneja independiente y la única diferencia destacable es que para editar el contenido de una nota se hace doble clic sobre ella para que se abra una nueva ventana de edición.

En el conjunto de aplicaciones más pensadas como organizadores de ideas también aparece una similitud importante entre NoteTaker y NoteBook. Ambos emulan el típico cuaderno de espiral y separadores entre secciones.

StickyBrain es más tradicional y recuerda al funcionamiento del programa Mail original, con un panel superior para mostrar la lista de notas, una parte inferior para mostrar el contenido de cada una y un cajón lateral con las carpetas para organizar la información.

Aunque no es tan similar, pero manteniendo una interfaz de paneles típico en el Macintosh es DEVONnote. En este caso un panel izquierdo muestra la jerarquía de carpetas y documentos y la parte central muestra a su vez el contenido de la carpeta y documento seleccionado o bien la página web elegida si la referencia que tenemos guardada es el URL de una página.

Funcionamiento

Tanto iSicky como Memento se pueden manejar como aplicaciones normales o a través de ciertos atajos. iSticky permite activar una combinación de teclas programable que trae el programa a primer plano y también instala un menú en la barra de menús que permite crear notas nuevas y acceder a las diversas opciones de configuración del programa.

Si quieres copiar el texto de una nota en este programa, selecciona y elige la opción copiar, pero cualquier otra manipulación, incluyendo editar el texto o pegar un párrafo copiado de otro lado, obliga a hace doble clic para abrir un panel en el que hacer esta edición y que también permite cambiar la apariencia de la nota.

Memento también crea su propio icono en la barra de menús, pero en este caso al deplegarlo muestra una pequeña ventana con la lista de notas existentes, que nos permite elegir una de ellas y mostrar su contenido en la ventana principal de la aplicación no como nota independiente, o crear una nueva nota, incluyendo en ella opcionalmente el contenido del portapapeles, ya sea texto o imagen.

El resumen del funcionamiento de estas dos aplicaciones es que su funcionamiento dista de ser intuitivo y en algunos casos molesto, especialmente en Memento.

En cambio iClip resulta mucho más cómodo y práctico de manejar. La creación de notas es normalmente automática, ya que cada vez que cortas o copias un texto, imagen, sonido o película, iClip lo guarda en su tira, que tiene una capacidad inicial de ocho elementos.

La forma de trabajar en NoteTaker y NoteBook es muy similar, aun respetando las diferencias propias de cada aplicación, incluyendo el aspecto de cuaderno de espiral que tienen ambas aplicaciones y la forma de pasar páginas haciendo clic en la hoja doblada del borde superior derecho aunque curiosamente las dos aplicaciones funcionan justo al contrario en este aspecto, pulsando en el borde doblado en una muestra la página ant