Quienes lleven algún tiempo siguiendo a Apple recordarán las tradicionales demostraciones en las que el Mac se comparaba con un PC y el primero siempre pulverizaba los resultados del segundo. Eran los tiempos de los “tuesta Pentiums” y, en aquel entonces, nadie ponía en duda la superioridad del hardware de los Mac. Sin embargo, hasta hace unos días la realidad no era exactamente esa y los fabulosos G4 empezaban a palidecer ante cualquier comparativa de rendimiento con sus equivalentes en el lado Intel o AMD. Los usuarios tenían que conformarse con pensar que uno no elige un Mac porque el hardware sea lo último… ¿o sí?

Pues bien, en Apple las cosas son así. Steve Jobs puede pasarse uno, dos y hasta tres años oyendo bromear que los Mac ya no son lo que eran en términos de potencia. Incluso uno puede llegar a pensar que a Apple le da igual vender las más sofisticadas “tortugas” de la tecnología; pero, señores, con un tipo como Jobs al frente estaba claro que más tarde o más temprano la tortilla tenía que dar la vuelta y esa vuelta ha llegado en la última conferencia para desarrolladores. Unos días antes, alguien había capturado esas especificaciones (las de los Power Mac G5) que por error (o quizá no) se habían mostrado en la Apple Store y el comentario general fue sencillamente: “demasiado bonito para ser verdad”. Pues bien, resulta que sí era verdad y a partir de ahora (y durante una buena temporada), los Power Mac vuelven a ser la referencia de hardware en la industria de la informática personal: el chip más potente, el bus más rápido, los discos más modernos… De un plumazo, los G5 son ¿el doble? de rápidos que sus predecesores. De aquí a septiembre van a haber buenas ofertas de G4 de segunda mano “a estrenar”. Tanto es así que hasta Apple se ha decidido a liquidar los restantes Power Mac G4 a precios que hace unos días nos parecerían simplemente escandalosos.

En el futuro, más claros. Otra nota interesante se encuentra en que Apple, por primera vez, empieza a ofrecer, al menos, algunas migas de lo que vendrá en el futuro y ya ha anunciado el compromiso de que los 2 GHz del G5 recién presentado serán, al menos, 3 GHz dentro de doce meses. Curiosamente, en una de las sesiones técnicas que Apple realiza para la prensa, un ejecutivo de la compañía contestaba una de las preguntas de un periodista con un “Apple no necesariamente discute sobre futuros productos” (cuando antes habría dicho “Apple no habla de futuros productos”). En esto es probable que tenga mucho que ver la alianza con IBM como suministrador tecnológico (imagínese una predicción de ese tipo con Motorola, que tan pronto avanzaba 500 MHz como se estancaba un año a la misma velocidad). En cuanto al futuro de la alianza Motorola/Apple, la respuesta de Apple es que “Motorola es un gran aliado y es el suministrador de chips de nuestra actual gama de productos”… Vamos, que es lo mismo que no decir nada.

En Macworld estamos ya ansiosos por tener unos días uno de los nuevos “cohetes” de Cupertino para exprimirlo frente a los mejores PC (no sólo frente a los que Apple le venga bien) y comprobar si realmente son tan rápidos como dice Jobs (y contárselo con detalle a ustedes, claro).

Un nuevo Macintosh

Si sorpresa han sido los G5, lo más impresionante es sin duda lo que se ha podido ver de la nueva revisión mayor de Mac OS X, Panther. Para empezar, diga adiós a sus ventanas Aqua en el Finder con su barra superior a bandas blancas y grises (a partir de hoy Apple declara “pasada de moda” la estética Jaguar) y dé la bienvenida a las ventanas con aspecto de aluminio de las “iaplicaciones” y con muchas de sus características. Olvídese también de muchas adiciones de interfaz para imitar el comportamiento de Mac OS 9 y dé la bienvenida funcionalidades como Exposé para moverse entre un montón de documentos abiertos con facilidad, al cambio de usuarios de forma instantánea, la gestión y activación de fuentes, al nuevo Mail, etc., hasta 100 nuevas características.

Una nueva forma de vender

La conferencia mundial para desarrolladores de Apple ha servido también para que en lo tocante a Europa, su presidente, Pascal Cagni, nos explique cual es el objetivo de los movimientos con respecto al canal de distribución. Pues bien, en Europa, Apple va a deshacerse de la mitad de su Apple Centres para (teniendo en cuenta las necesidades de cobertura geográfica) dejar sólo los que mayor volumen de ventas proporcionan. Asimismo, Apple potenciará los Solution Expert (ASE) para clientes profesionales y empresas con necesidades específicas y el canal de grandes almacenes para los usuarios domésticos y “de a pie”. La nota que más incógnitas deja es que Cagni ha anunciado la apertura de los llamados “Apple Executive Briefing Center” que vienen a ser las Apple Store de las grandes cuentas en las que la compañía dispondrá de salas de demostración, salas de reuniones y otros recursos para sus mejores clientes.

Los anuncios de verano de Apple han sido pocos en número, pero de una importancia tremenda. La nueva arquitectura no se echa a temblar delante de un clónico Intel, está “hecha para crecer” y está avalada por un socio tecnológico como IBM. Mientras tanto, Mac OS X va adoptando lo mejor del mundo Unix y Linux para unirlo a la facilidad y características exclusivas del Mac sin dejar de ser una plataforma informática abierta. La estrategia de distribución y las tiendas Apple, a pesar de lo traumáticas que están siendo para algunos distribuidores, está dando resultados positivos y la tienda de música en línea de iTunes va por su quinto millón de descargas… Y lo importante de todo esto es que Apple no está (como pueden considerar los “analistas de cualquier foro”) dormida ni en coma sino todo lo contrario y está dispuesta a seguir liderando la industria de la informática personal.