El atractivo diseño de este pequeño aparato esconde un gran producto que, respetando las limitaciones implícitas, puede proporcionarle una gran herramienta de trabajo . El PaperPort Strobe es un escáner color de rodillo, es decir en lugar de colocar el original sobre un cristal y que se mueva la lámpara de exploración, esta última parte está fija y un rodillo desplaza la hoja de papel de la misma forma que hace una impresora .

Este funcionamiento plantea el mayor inconveniente del PaperPort Strobe, ya que sólo admite hojas sueltas y no puede colocarse sobre él un libro o revista como en los digitalizadores de sobremesa . A cambio se obtiene una ocupación de la superficie de trabajo muy pequeña, tan sólo siete centímetros de profundidad, pudiendo colocarse entre el teclado y la pantalla, aunque esta situación sea incómoda si se quieren procesar determinados documentos como fotografías o cartulinas que tienen que salir por la parte trasera del digitalizador en lugar de por la superior y pueden tropezar con la base del monitor si se coloca delante de este .

La opción entre una y otra salida se realiza moviendo una pestaña en la parte trasera del Strobe, realizando la introducción del original por una ranura en la parte delantera . La parte superior puede usarse para hojas normales de no demasiado grosor, pero para fotografías y otros soportes gruesos es imprescindible emplear la trasera .

Instalación y funcionamiento

La instalación física es muy sencilla y emplea un conector SCSI de 25 patillas conectable directamente al Macintosh que en su parte trasera tiene otro hembra similar para seguir conectando otros periféricos SCSI y del que sale un cable bastante fino que va al escáner con un conector intermedio para la fuente de alimentación . El software consta de un panel de control que permite activar el software incluso si el PaperPort se conecta con posterioridad a haber encendido el ordenador, un menú que aparece en la parte superior derecha que da acceso a los diversos componentes software del paquete, incluyendo por ejemplo la resolución y tipo de imagen digitalizada, y por último el software PaperPort; una aplicación de gestión de documentos que facilita enormemente el trabajo .

Cuando se introduce cualquier documento por la ranura delantera del PaperPort, y tras unos segundos que permiten ajustar correctamente el borde de introducción, el software inicia automáticamente la exploración de la imagen, sin necesidad de arrancar manualmente ninguna aplicación . Al terminar el proceso, dentro de la ventana de PaperPort aparece una miniatura del documento y el usuario puede enviarlo directamente a otra aplicación por medio de un menú de enlaces, que también aparecen como iconos en una barra de herramientas . Si dicho documento se envía a Photoshop, se abre directamente la imagen capturada, pero si se selecciona un procesador de textos, el programa arranca un módulo de OCR TextBridge y el resultado se abre en el procesador de textos seleccionado .

Conclusión

Por lo que respecta al hardware el resultado es positivo, aunque con algunos defectos en algún caso previsibles . En ocasiones no se detectaba al PaperPort al arrancar el ordenador, pero activándolo en el panel de control se solucionaba el problema, y sobre todo si se quieren explorar originales gruesos, como fotografías, deben guiarse con la mano, ya que en caso contrario se atascan y el resultado se deforma . Un software en castellano y la solución a los pequeños detalles mencionados convertirían al PaperPort Strobe en sobresaliente .

CALIFICACIÓN: ****/8,8 LO MEJOR: Manejo fácil y rápido, tamaño pequeño . LO PEOR: Fallos de software, atascos de documentos . FABRICANTE: Visioneer . DISTRIBUIDOR: Multiple Zones . Altamirano, 36, bajo D . 28008 Madrid . Tel . : ( 91 ) 544 56 60 . Fax: ( 91 ) 544 70 44 . PRECIO: 39 . 900 pesetas + IVA ( aprox ) .