Aunque la esperábamos ciertamente para antes de final de 2010, Apple ha anunciado el lanzamiento de su tienda de aplicaciones para el 6 de enero, lo que significa que vamos a comenzar el año con una novedad que, si bien no tiene hardware, puede ser muy importante para la plataforma.

Apple va a apostar muy fuerte por esta App Store para Mac. Entre sus claves está sin duda, todo lo que Apple ha aprendido estos años con su tienda para iPhone e iPad. Apple quiere controlar el software que entra en su tienda para hacer que las aplicaciones sean baratas, seguras, estables y fáciles de instalar. En la parte de “baratas”, Apple ha demostrado en la App Store para iPhone, que si se pone un precio económico, la cantidad de gente que descarga un programa se multiplica rápidamente. De este modo, la tesis de Apple es “pon un precio agresivo y ve a por el volumen”.

Es posible que a algunos desarrolladores no les encaje este esquema y que según qué tipo de programas puede que muchos no estén dispuestos a “dar el salto al vacío”… ¿Te imaginas de pronto, digamos, un Adobe Photoshop o un Final Cut Pro a un precio realmente económico? Nosotros, de momento no.

En la parte de “seguras”, Apple ha visto tantas aplicaciones que trataban de engañarles, tanto a ellos como a los usuarios (bien sea recogiendo datos de forma inadvertida, dirigiéndoles a formas no ortodoxas de cobro, etc.), que empieza a saber muy bien lo que puede permitir y prohibir en sus tiendas de aplicaciones. Por supuesto, en este sentido, Apple sabe además que puede abrir una brecha todavía mayor en la imagen de inseguridad que tiene Windows y la imagen de seguridad y confianza que da Apple. Así, entre comprar aplicaciones por Internet a distintos desarrolladores de los que no sabes nada para instalar en un equipo potencialmente “infectable”, a instalar los programas con un clic, con toda seguridad y pagando a un único fabricante que te ofrece confianza hay un abismo.

En lo que respecta a fáciles de instalar, se aplica lo mismo que en el iPhone: igual que la instalas con un clic, si no te gusta la eliminas y fuera, nada de desinstalar, ni archivos en la carpeta del sistema operativo ni nada parecido. Además, al centralizar el software en una tienda tienes los comentarios de usuarios, programas similares… Nada de navegar por listas de aplicaciones, foros, etc. ¿El sitio perfecto para encontrar software? Veremos, porque de momento los desarrolladores no están todos convencidos ya que esta facilidad va unida a muchas limitaciones que a los desarrolladores no les gustan: no hay versiones demo, no hay paquetes multi licencia, no puedes cobrar por nuevas funciones… Y tampoco está exenta (la tienda) de algunos de los problemas que hemos visto en la App Store como fraudes en las calificaciones.

En cualquier caso, Apple está dispuesta a dar el paso y está claro que los usuarios vamos a recibir esta nueva tienda con los brazos abiertos… y por suerte, de momento, es sólo una opción más para conseguir software y se mantienen las vías tradicionales ¿qué más se puede pedir?

Nuevo iPad, nuevos Mac, nuevo… ¿no se sabe?

La llegada de un nuevo año supone también, por supuesto, que se acelere la máquina de los rumores y las predicciones sobre los productos que Apple va a lanzar para seguir siendo “la niña bonita” de la tecnología.

Algunas de las cosas que se esperan están claras: un nuevo iPad 2 (puedes ver nuestras predicciones en la sección de actualidad de este número), nuevos iPhone en verano, nuevos MacBook que irán abandonando las unidades DVD siguiendo la estela de los MacBook Air, nuevos iMac (quizá con ese pie que lo permita tumbarse en una mesa para convertirse en un súper iPad), nuevos monstruos de la velocidad en forma de MacPro que podrían alcanzar los 16 núcleos de proceso, y quizá nuevos Mac mini “más minis” que nunca (tan sólo hay que quitarle la unidad óptica y ponerle memoria de estado sólido para tener un Mac que cabe en un bolsillo).

La parte menos positiva de esto es que, tal y como está el mercado en general, Apple podría sentarse y pasar el 2011 sin ningún problema con tan sólo las evoluciones lógicas de sus productos actuales. Sin embargo, los que seguimos y admiramos a Apple no podemos dejar de esperar que en 2011 nos vuelva a maravillar con nuevas muestras de su máquina de crear sueños. Por suerte, a los accionistas suele pasarles lo mismo, de modo que en Cupertino no pueden echarse a dormir tan fácilmente.