Si es el propietario de un equipo de sobremesa lo más seguro es que en alguna ocasión haya mirado con cierta envidia a algún usuario de portátil, quizá a un extraño que esté consultando el correo electrónico con su PowerBook mientras toma un capuchino, o a un compañero de trabajo que está escribiendo a toda velocidad con su iBook mientras descansa en la cafetería.

No hay ninguna duda de que los portátiles son adecuados aunque sean menos potentes, más difíciles de actualizar y también más caros en comparación con un modelo de sobremesa. De modo que está claro que siempre deberá optar por un equipo de sobremesa excepto que la “portabilidad” sea imprescindible en su trabajo, ¿verdad?

Quizá no esté tan claro. En los últimos años la elección entre un equipo de sobremesa y un portátil resulta menos obvia. De hecho, en el último año las ventas de los portátiles de Apple se han triplicado. Cada vez son más ligeros y también más rápidos, ofreciendo más características en carcasas cada vez más delgadas. En octubre se presentaron equipos iBook más rápidos y también se estrenó un PowerBook G4 a 766 MHz con un bus de sistema a 133 MHz y una nueva tarjeta gráfica de alto rendimiento, inclinando aún más la balanza a favor de los modelos portátiles.

Por tanto, ¿pueden los portátiles de Apple reemplazar a los equipos de sobremesa? La respuesta es sí. ¿Debería ser un portátil su próximo Mac? Para ayudarle a tomar una decisión, en este artículo encontrará respuesta a las principales cuestiones que debería tener en cuenta.

Flexibilidad

Los portátiles ganan en este apartado. Tienen baterías, de modo que no es necesario enchufarlos (y no dejarán de funcionar en el caso de un apagón eléctrico). Incorporan pantalla, teclado y dispositivo apuntador, por lo que no necesitará conectar ningún extra para comenzar a utilizarlos. También son pequeños y ligeros, y están diseñados para que pueda utilizarlos en cualquier lugar. Por ejemplo, un iBook pesa 2,2 Kg y tiene un tamaño de 28,5 cm de largo por 23 cm. de ancho y 3,4 cm de grosor (prácticamente el mismo tamaño que una carpeta de anillas tamaño folio). Un Power Mac G4 es mucho más grande y pesado, bastante difícil de levantar y de llevar cómodamente con una mano.

Ser el propietario de un portátil significa que puede llevar consigo todos sus archivos, aplicaciones e información, así como acceder a cualquier parte del mundo esté donde esté. Para algunos usuarios este motivo ya es suficiente por sí solo. Si es un comercial que está durante todo el día de un lado para otro, tendrá más posibilidades de que la venta vaya bien si lleva con usted las presentaciones, los datos de sus contactos y también los relativos a los contratos (además de poder acceder al sistema de facturación de su empresa). Si es un reportero gráfico que necesita editar y transmitir con rapidez las imágenes de un suceso, le será indispensable un PowerBook y una cámara digital. Y si además de trabajar en la oficina también continúa haciéndolo en casa, el portátil le permitirá tener las mismas aplicaciones y datos en ambos lugares.

Los iBook son una opción popular para muchos estudiantes, no sólo porque les permite realizar los trabajos y proyectos escolares sino también porque no precisan que el colegio, instituto o universidad dedique un espacio exclusivo comocentro informático para sus alumnos. En vez de ello, los estudiantes pueden abrir sus iBook en la clase de informática y transportarlos a otra clase o a la biblioteca siempre que lo necesiten.

Un iBook o un PowerBook también pueden ser un buena elección para un estudiante que quiera tomar notas en clase y necesite un ordenador que no ocupe mucho espacio en un aula superpoblada. Es cierto que el iMac tiene un asa, pero pruebe a llevarlo de un sitio a otro.

Problemas ”portátiles”. Por supuesto, la flexibilidad también tiene sus aspectos negativos. Llevar el portátil de un lado a otro es tan sencillo para usted como para cualquier otro que no sea su legítimo propietario (además de que se lo llevará con toda su información dentro). Lo sé por experiencia propia: mientras estaba trabajando en este artículo alguien rompió la ventanilla de mi coche y se llevó mi iBook (aunque estaba en una cartera que no llamaba especialmente la atención sobre su contenido y que estaba debajo de una pila de papeles). No podrá perder de vista su ordenador. Y si “desaparece” su portátil de 300.000 PTA será peor que si pierde la billetera.

Y cuanto más lleve su Mac de un sitio a otro también será más elevada la probabilidad de que lo pierda o se estropee. Puede que el iBook sea el portátil más duro que haya creado Apple, pero déjelo en algún sitio de forma errónea y lo que estará llevando consigo serán 2,2 Kg sin ningún valor. Y esto es algo de lo que raramente deberá preocuparse con un equipo de sobremesa.

Viaje ligero. Si necesita desplazarse con su Mac la elección más adecuada será un portátil. Mientras que los Mac de escritorio están diseñados para permanecer en un sitio, los actuales portátiles, ligeros y pequeños, son más sencillos de llevar que nunca. No obstante, ¿es suficiente la capacidad de abrir la pantalla del portátil y poder trabajar en cualquier parte para eclipsar los méritos de los equipos de sobremesa?

Rendimiento

En términos de velocidad los portátiles siempre han estado por detrás de los equipos de sobremesa. Después de todo, no hay mucho más espacio dentro de un portátil y sus baterías tienen una capacidad limitada. Los Mac de escritorio pueden acomodar componentes de mayor tamaño y que también consuman más energía.

Por ejemplo, los equipos de sobremesa pueden integrar procesadores más rápidos porque disponen de más espacio para la estructura metálica situada encima del procesador y que ayuda a disipar el exceso de calor. Pero el calor no es el único problema. En los portátiles también es necesario conservar la energía. A la mayoría de los propietarios de portátiles no les importa cambiar unos cuantos megaherzios por media hora extra en la duración de la batería. Normalmente los portátiles siempre han incorporado placas lógicas y chips gráficos más lentos, así como menos memoria de vídeo para conservar la duración de la batería.

Mejoras. Los nuevos sistemas portátiles de Apple han cambiado algunas reglas del juego. La última generación del PowerPC G4 necesita considerablemente menos energía que sus predecesores. Este procesador también genera menos calor y por tanto no necesita tanta ventilación como en los anteriores modelos. Apple también ha podido incrementar la velocidad de los portátiles y, como resultado, el rendimiento del nuevo PowerBook es muy próximo al que se puede obtener con los Mac de sobremesa. Sin embargo, es bien conocido que el iBook aún incorpora un procesador G3 y, por tanto, no proporciona tanta velocidad.

El rendimiento del PowerBook a 667 MHz es realmente bueno. En nuestra prueba de codificación a MP3 con iTunes, fue un 50 por ciento más rápido que el nuevo iBook a 600 MHz y e