Después de varios meses de expectación sobre las características y prestaciones que aportarían los nuevos Power Mac, ya han llegado a nuestro país los últimos modelos profesionales trabajando con un nuevo procesador que no sólo ofrece más Megahertzios: el PowerPC 7400 (G4).

La nueva línea de equipos de sobremesa G4 se presenta en tres versiones en las cuales la velocidad del procesador es sólo uno de sus principales diferencias: 400, 450 y 500 MHz son las respectivas frecuencias de funcionamiento para cada uno de ellos. Pero son los dos últimos modelos (a 450 y 500 MHz) los que suponen una ruptura sustancial en los parámetros de prestaciones. En ambos casos, a la tecnología AltiVec de Motorola (renombrada por Apple como Velocity Engine), se ha sumado un nuevo diseño de placa madre en la que se ha aumentado la velocidad del bus (100 MHz), se ha incorporado el bus AGP para la tarjeta gráfica (2x y una velocidad de 133 MHz). Adicionalmente, los modelos a 450 y 500 MHz icorporarán las antenas necesarias para establecer conexiones AirPort y la ampliación de la memoria RAM hasta 1,5 GB (1 GB en el Power Mac G4 a 400 MHz), además de un puerto interno FireWire. Si bien las máquinas que serán la verdadera delicia de los usuarios serán estos dos modelos a 450 y 500 MHz, en Macworld hemos podido probar el modelo “base” a 400 MHz. Aunque no incorpora el nuevo rediseño de placa, el rendimiento se puede calificar como notablemente superior al del Power Mac G3 a 400 MHz.

Características técnicas

El Power Mac G4 no sólo es un procesador más; es, sobre todo, AltiVec y a esta tecnología cabe unir otro interesante conjunto de características que contribuyen a que la velocidad inicial no se pierda en el camino. Por ejemplo, superados ya los temores iniciales de la carencia de disqueteras y conexiones SCSI, el disco duro Ultra-ATA de 10 GB y 5.400 rpm (revoluciones por minuto), la unidad CD-ROM con un factor de velocidad x32, 64 MB de memoria RAM (256 MB en el equipo evaluado), la tarjeta gráfica ATI RAGE 128 con 16 MB de memoria instalada en un bus PCI a 66 MHz (máxima resolución de 1.600 x 1.200 píxeles y una profundidad de color de 32 bits) con una velocidad de refresco de hasta 85 Hz, ofrecen un rendimiento notable en sus respectivos apartados de aplicación.

En el apartado de la memoria hay que indicar que deberá planificar si llegará a ampliarla hasta el máximo posible (1 GB) antes de realizar la compra del equipo, ya que sólo dispone de cuatro ranuras DIMM y, si los módulo instalados en principio no son los PC100 SDRAM de 256 o 512 MB, desaprovechará los módulos de memoria existentes. No obstante, la barrera en la asignación de memoria para las aplicaciones continúa estando actualmente en los 999 MB para cada una de ellas.

Los nuevos estándares de Apple para la conexión de dispositivos externos: USB y FireWire también están presentes en el Power Macintosh G4 y el tipo de conector empleado para el monitor es el D-Sub VGA de 15 contactos, por lo que necesitará con toda probabilidad un adaptador en el caso de querer utilizar el monitor Apple de su anterior equipo. En el caso de los dos conectores USB hay que indicar que se mantiene la máxima velocidad disponible para cada uno de los dos puertos de conexión: 12 Mb por segundo; mientras que en los Power Macintosh G4 a 450 y 500 MHz se dispone de un ancho de datos de 12 Mb para cada uno, lo que supone una mejora muy interesante.

En cuanto a las posibilidades de ampliación, sin contar la ranura PCI a 66 MHz ocupada por la tarjeta gráfica, dispondrá de tres ranuras PCI libres a una velocidad del bus de 33 MHz. Igual velocidad que la ofrecida por los anteriores G3, ya que el diseño de la placa es la misma en ambos casos y, por tanto, este particular cuello de botella sigue estando presente en este modelo a 400 MHz.

FireWire, por otro lado, hará olvidar pronto al SCSI. La velocidad de transferencia que se puede obtener dependerá en cierta medida del dispositivo conectado al puerto. Por ejemplo, en las pruebas realizadas en redacción se obtuvo una tasa de transferencia de 500 KB por segundo con una unidad magneto óptica FireWire, lo que no resulta espectacular. Pero donde podrá apreciar su versatilidad es en el hecho de conectar cualquier dispositivo en “caliente”; es decir, ya no tendrá que apagar el equipo cada vez que desee conectar una nueva unidad en cadena, se acabaron los ID, las terminaciones y otras peculiaridades del mundo SCSI. Si bien esto no responde a la inversión que haya podido realizar en dispositivos para anteriores equipos, sí supone un paso hacia adelante en la simplicidad y comodidad de trabajo que tendrá con su Power Mac G4 y de la que ya podía disfrutar con los anteriores modelos G3.

¿Hasta dónde quiere llegar hoy?

Si se compara el Power Mac G4 a 400 MHz con anteriores Power Mac G3 a la misma frecuencia de reloj podrá advertir una mejora significativa; pero cuando el G4 mete su quinta marcha es a la hora de trabajar con aplicaciones escritas para obtener provecho de la Velocity Engine (60 fabricantes de software y hardware ya han anunciado que están procediendo a la optimización de sus productos para el nuevo procesador). Adobe Photoshop, una de las herramientas más utilizadas en el mundo Mac, ha sido la primera en aprovecharse de esta ventaja con el desarrollo de un módulo específico. Si bien Photoshop 5.5 con el módulo para Velocity Engine no optimiza todas sus funciones, sí lo hace con las más utilizadas. Entre otras, el desenfoque gausiano, máscara de enfoque, coordenadas polares, esferizar, transformaciones (redimensionar y rotación) o el trabajo con las curvas de color y el ajuste de los niveles, llegan a reducir a la mitad el tiempo necesario con respecto a la ejecución de la misma operación sin tener activo el módulo para Velocity Engine.

No obstante, aún ha de transcurrir algún tiempo hasta que aparezcan nuevas versiones de producto que se aprovechen de esta potencia del procesador. Por ejemplo, Infini-D, Bryce o Director, serán más rápidas en un Power Mac G4 que en un Power Mac G3, pero el incremento de velocidad (próximos a los tres minutos en algunos casos) aún puede ser mayor cuando estén optimizadas para Velocity Engine.

Las pruebas de trabajo real ya demuestran una perceptible mejora de velocidad y la herramienta para la medición de velocidad MacBench 5 lo representa de forma gráfica con una mejora notable sobre el anterior Power Mac G3 a 400 MHz. Incluso el disco duro Ultra-ATA ofreció mayor velocidad sobre el suministrado con el anterior G3/400 (debido, sobre todo, al incremento en la memoria caché: 2 MB). Por ejemplo, a la transferencia ya comentada sobre un dispositivo FireWire, hay que añadir una tasa de transferencia de 671 KB por segundo al copiar un archivo de 100 MB a través de la red (Ethernet 10/100 Base-T), 14 segundos para convertir desde CMYK a RGB una imagen de 70 MB en Photoshop y 13 segundos al aplicar el efecto de Máscara de enfoque. En cuanto al arranque del equipo, contando sólo con los componentes del Mac OS, transcurrirá poco más de un minuto hasta que pueda comenzar a trabajar con él.

En otro orden de cosas, para acceder al interior de este equipo se emplea el sistema estrenado con los últimos G3. Esto es, basta con abrir la compuerta lateral para que todos los componentes de la máquina queden ante usted tal y como siempre quiso: sin trabas. Instalar más memoria, tarjetas PCI o dispositivos