Otro año termina y llega el esperado momento de otorgar los premios “más allá” a las empresas, productos y soluciones que más se han destacado para bien o para mal.

Al igual que el resto de los años, ahora tengo que incluir el obligado “disclaimer”; estos premios son otorgados de forma totalmente personal por el autor de esta columna y ni la redacción de Macworld, ni la editoral tienen responsabilidad alguna sobre estas opiniones. También hay que indicar que este premio es absolutamente simbólico y que no va acompañado de ningún premio físico. Como máximo se puede entregar, si algún premiado así lo solicita, un lindo diploma acreditativo.

Premio Du-du-a a los reproductores MP3

Por fin, la música MP3 dejó de ser un soporte con tintes “underground” y soportada únicamente por aplicaciones desarrolladas en su mayoría por hobbistas. Los primeros se basaban en tarjetas de memoria, que permitían oír hasta una hora de música. Después han salido los reproductores de CD que también permiten reproducir discos grabados en formato MP3, con una autonomía de 8 o 10 horas de música. Los más avanzados disponen de un buffer de varios megabytes que permiten ahorrar baterías y reducir el riesgo de saltos.

La última moda es la más llamativa, se trata de los reproductores que incorporan un disco duro de varios gigabytes que permite almacenar miles de canciones (prácticamente toda la discografía que pueda adquirir en toda su vida) en una caja del tamaño de un paquete de cigarrillos.

En esta gama están el iPod de Apple y los modelos de Archos, que aunque no son perfectos ninguno de ellos (sobre todo en lo referente al precio), sí son lo suficientemente llamativos como para convertirse en un regalo totalmente “geek”.

Premio “El Gran Dictador” a la MPAA y a la RIAA

Estas asociaciones norteamericanas (de productoras de cine y de compañías discográficas respectivamente) y sus homónimas españolas, aunque con menos fuerza, han visto en la informática su gran enemigo y afilan armas contra las nuevas tecnologías (véase MP3, DIVX, etc.).

Ciertamente que estas tecnologías reducirán sus ventas, de la misma forma que el vídeo hizo disminuir el número de espectadores en los cines, pero a la larga el vídeo se ha convertido en un soporte muy importante de la industria del cine.

Estoy convencido de que una aproximación imaginativa a estas nuevas tecnologías aumentaría las ventas y reduciría los precios de la música y películas (que personalmente creo que son demasiado elevados).

Premio “La Gran Evasión” a las nuevas compañías de telecomunicaciones

Los protagonistas de La Gran Evasión cavaban un gran túnel para escaparse del campo de concentración. Las nuevas compañías de telecomunicaciones deben querer escapar de nuestras ciudades, o bien alguien les ha contado que hay un tesoro escondido por alguna parte y se empeñan en cavar zanja tras zanja.

La situación ha llegado a límites tan ridículos como el que llega una operadora y hace una zanja en una calle pegada a la acera; mete sus tubos, tapa, asfalta y a la semana siguiente llega otra operadora y abre una zanja a un metro de la acera (para no romper los tubos de la anterior) repitiendo todo el proceso y fastidiando aun más la circulación de personas y vehículos.

Y las pobres antenas que no utilizan zanjas las quieren quitar porque tienen radiaciones malignas. Volvamos al tam-tam.

Premio “Camarote de los Hermanos Marx” al HP PSC 950

HP sigue empeñada en hacerse un nombre (bueno) en el mercado de los periféricos y la verdad es que tienen buenas ideas. A esa combinación de impresora, escáner, fotocopiadora, fax, impresor de fotos, etc. sólo le falta una puerta de cristal para meter el bocata y calentarlo con un microondas. Perfecto no es, pero se le acerca mucho.

Premio “todo a cien” a las tostadoras de CD

Los equipos ya no tienen disquetera, es más hay grandes problemas para recuperar la información grabada en estos soportes (y ya puestos, los Zip y los Jaz parece que han pasado a mejor vida también) pero todos los nuevos equipos ya llevan grabadora de CD y ésta se considera un periférico básico para el funcionamiento del ordenador.

Además el precio de los discos se ha puesto a un nivel que optimizar el espacio en disco, por ejemplo escribir varias sesiones para aprovechar su capacidad al máximo, tiene una utilidad algo dudosa.

Premio “Murieron con las botas puestas” a Be

Lamentablemente todos los años hay que otorgar un premio “murieron con las botas puestas” a alguna empresa innovadora que no ha logrado hacer que sus productos tengan éxito en el mercado. En esta ocasión se trata de Be, creadora del excitante sistema operativo Be OS que no logró agarrar al mercado pese a tratarse de un sistema al menos tan innovador como Mac OS X y con dos años de anticipación. La empresa ha sido adquirida por Palm y esperemos que esta última saque algo de provecho de toda la tecnología existente en Be.

“Si lo se no vengo” a las .com

Ya pasó el terremoto .com y al igual que sucedió con las demás áreas de mercado sujetas al efecto videoclub, desaparecieron la mayoría, algunas sobreviven y pocas, muy pocas, aguantan. Casi todas las que quedan se están replanteando el mercado porque la publicidad no da para más y los aventureros que quieren tener su página en la web comprenderán que están sujetos a los mismos problemas que los poetas callejeros, que tienen que pagar de su bolsillo los costes de impresión de sus libros.

Creo que parafraseando a los ingleses es el momento de entonar el canto de victoria “Las punto com han muerto, viva la Internet”.