Cuando recibimos noticias que revelan la importancia de la plataforma Mac en los centros educativos de Estados Unidos, tenemos una doble sensación de alegría y desaliento. ¿Cómo es posible que la plataforma Mac tenga tanta relevancia en otros países y en el nuestro no pase de testimonial?

Muchos responsables de Apple achacan la elevada presencia de Macintosh en determinados países a la “tradición”, ¿qué tradición? La tradición no es otra cosa que la herencia de los grandes esfuerzos que hizo la compañía en sus comienzos, cuando el propio Jobs viajaba a Francia para llegar a un acuerdo con el gobierno de este país para dotar de ordenadores a las escuelas. Eso era un verdadero movimiento estratégico, como lo ha sido la adquisición de PowerSchool, que permite dotar a las escuelas de un verdadero valor añadido para los alumnos, los profesores y los padres. No es sólo tener un aula con ordenadores para navegar o para pasar trabajos en Word.

El problema que tiene Apple en nuestro país para introducir los Mac en los centros educativos es el mismo que tiene en otros ámbitos: hay un terrible desconocimiento de las posibilidades de los ordenadores y en especial de los Macintosh. La mayoría de la gente no entiende la diferencia entre un Mac y un clónico de la tienda de la esquina. Y los educadores, en su mayoría, tampoco. La única forma de cambiar la situación es gastarse dinero para dar a conocer todo lo que se puede hacer con un Mac. Por mucho que haya una doble página con un iBook en uno de los semanarios de mayor tirada de nuestro país o unas vallas en la parada del autobús, a los ojos del público no es más que un portátil muy “mono”.

A lo mejor es más efectivo llevar a cabo un “roadshow” intensivo por los colegios y universidades (y no hace falta que las demostraciones las haga el propio Oren Ziv) para mostrar todo lo que se puede hacer con un Mac y hacer verdaderas ofertas a los colegios y estudiantes.

Como diría Guy Kawasaki, es preferible que algunos se aprovechen de las condiciones especiales que ofreces a un colectivo (como estudiantes o desarrolladores) a que los que sí forman parte de dichos colectivos no las vean interesantes.

Derechos de autor y MP3

Las discusiones sobre el MP3 y los derechos de autor no han dejado de llenar páginas de noticias y opinión en diarios y publicaciones de todo tipo (sobre todo en publicaciones sobre tecnología). A nadie se le escapa lo dañino que es para los creadores de música el que se haga un uso ilegal de sus obras. Lo mismo sucede con la literatura, con el cine, con el software o con la información. Si copias un programa y lo distribuyes, estás infringiendo la ley y si copias una canción para distribuirla sucede lo mismo.

Sin embargo, la industria de la música y la industria del software, que tanto empeño ponen en evitar las copias ilegales, deberían mirarse al espejo de vez en cuando y ver que algunas de sus actitudes son las que provocan que la gente prefiera “arriesgarse”. ¿Cuántas veces le ha sucedido que ha pagado cerca de 3.000 PTA por un CD en el que hay tres canciones (a veces sólo una) que realmente le gustan? En otros tiempos, uno podía ir a la tienda de discos y, por muy poco dinero, comprar el “single” con la canción que uno quería o, si el resto del disco valía la pena, adquirirlo por completo. Con respecto al software, ¿cómo va un estudiante a pagar el precio de una licencia de Photoshop o QuarkXPress para aprender a manejarlo? Es cierto que muchas compañías hacen ofertas a estudiantes o a centros educativos, pero hay otras que directamente prefieren “hacer la vista gorda” y no se molestan en perseguir las copias pirata que están fuera de las empresas. Ninguna de las anteriores situaciones justifica que se copie música o software, pero no hace mucho por favorecer la conciencia colectiva de que hacerlo es literalmente “robar”.

El regreso de Netscape

Una de las buenas nuevas que se puede dar a los usuarios Macintosh es que Netscape parece haber regresado con una nueva versión de su navegador mucho más estable, rápida y en definitiva “utilizable”. Por si fuera poco, hay también otros desarrollos como Opera o iCab que por fin parecen ofrecer una alternativa al monopolio “de facto” de Microsoft. El problema que suelen tener estos navegadores, sin embargo, se encuentra en la desidia de los desarrolladores que se empeñan en crear servicios que dejan de lado a otras plataformas o navegadores que no sean Windows y Explorer.

Eso sin hablar de las ofertas de conexión de alta velocidad para el hogar, de las que sólo pueden disfrutar los usuarios de Windows. ¿A qué esperan los grandes para lanzar una oferta para los usuarios Mac? De acuerdo, si se contrata una conexión que incluya un router no hay problema, pero el precio pasa de las 7.000 PTA al mes del acceso básico a unas 25.000 ¿Se imaginan lo popular que sería la primera oferta seria de alta velocidad sólo para Mac? Titulares en Macworld, un lugar de privilegio en la web de Apple España…

El consuelo que nos queda es saber que muchos de estos problemas están “fichados y con nombre y apellidos”. Cuando hablas con responsables de Apple, ya no intentan venderte las bondades de tener una estrategia común para todo el mundo y admiten que hay problemas locales que se deben resolver con estrategias locales. Quién sabe, quizá las próximas navidades podamos celebrar que los Mac ya no tienen que viajar a Holanda al menor síntoma y que las operadoras, los bancos , etc. se han acordado de los usuarios de la manzana. Felices fiestas.