¿Illustrator o FreeHand? ¿Esa es la cuestión en la creación vectorial? No, también existen unas renovadas opciones en el dibujo orientado a objeto. Deneba Canvas, CorelDRAW, Macromedia FreeHand y Adobe Illustrator son los cuatro ases del dibujo vectorial que destacan en el entorno profesional. Para los usuarios de ordenadores Macintosh los más conocidos y utilizados son la última pareja, pero las otras alternativas también destacan por su calidad y posibilidades.

Qué tienen de interesante estas herramientas para la creación gráfica, cómo han avanzado en las últimas versiones, cuáles son algunas de las curiosidades en cada filosofía creativa y en qué parcelas están más limitadas. De esto trata este artículo.

Adobe Illustrator 10

Los símbolos son lo que más sorprende de la última versión. Cada copia se referencia a una instancia (el objeto original) con lo que se consigue reducir mucho el tamaño y la gestión del archivo. FreeHand fue el primero en avanzar este concepto vectorial. Los símbolos pueden incluir objetos, textos e imágenes o cualquier combinación de los anteriores. Otra de las ventajas que aportan es que pueden actualizarse de manera sencilla y automática. Aunque en contornos con pinceles de dispersión, estos no se redefinen y hay utilizar otro procedimiento. Los símbolos se almacenan en bibliotecas lo que permite su distribución para grupos de trabajo.

Adobe ha profundizado más en el concepto con interesantes usos artísticos y ha sacado de la chistera las herramientas de simbolismo. Siete maneras de practicar con conjuntos de símbolos. Se trabajan con las concentraciones de objetos similares, para alcanzar sensaciones de masas naturales o también artificiales. Por ejemplo, puede conseguirse una hojarasca a partir de la atomización del único símbolo de una hoja, en donde gracias a las prácticas de simbolismo se puede cambiar el color, la disposición, la escala, la transparencia, y otras variaciones que establecen verosimilitud al agrupamiento.

Illustrator posee las mejores posibilidades de distorsión en vivo de todos los programas. Por un lado está el procedimiento con una malla de control de la distorsión, y por otro existen 15 efectos de combados en donde siempre se mantiene la posibilidad de editar los textos, imágenes y gráficos. Por acciones muy complejas que se hayan realizado, los cambios son posibles incluso en los bloques de letras. Se pueden combinar con otros efectos como sombras y otras distorsiones, llegando a opciones muy sofisticadas. También se puede usar cualquier objeto trazado como un envoltorio para distorsionar y manipular otros objetos. Una labor muy interesante para el diseño de paquetería es la representación de efectos más realistas con estas nuevas funciones. Se pueden conseguir otras variaciones de distorsión de los elementos con un nuevo catálogo de herramientas para licuar. Son similares a las de Photoshop 6, en donde se pueden crear efectos de molinete, fruncido, inflado, desinflado, festón y arruga que se aplican a cualquier objeto, gráficos vectoriales o de mapa de bits, pero no en textos editables.

Como en Canvas y CorelDRAW, también se pueden crear arcos abiertos, cuadrículas circulares y rectangulares mediante arrastrar y soltar. Y con esta misma metodología también se realizan destellos fotorrealistas gracias a una nueva herramienta. Canvas es el único que se acerca con sus opciones a las funciones avanzadas de Transparencia de objetos y Buscatrazos para la creación de entidades complejas mediante sencillas operaciones de unión, eliminación, intersección y exclusión.

Productividad. En cuanto a la publicación de sitios web de sencilla arquitectura, en Illustrator se aplican unas herramientas de corte para crear secciones de gráficos web, en las que cabe en un mismo diseño la exportación de una tabla con distintos formatos simultáneos (HTML, JPG, GIF, PNG, SWF y SVG). Las secciones hacen posible una carga mucho más rápida de la información en la web. Los objetos basados en secciones se actualizan automáticamente a medida que evolucionan las posiciones del diseño y permite controlar el formato y la opciones de compresión de cada sección para su optimización y mejor aplicación. Con estas funciones para la publicación de complejos diseños web, el ahorro de tiempo llega a ser considerable con el uso de las capas de hojas de estilo en cascada. Ninguno de los otros programas logra este nivel. Canvas destaca en sencillez y agilidad de creación de sitios web, incluso sin visor previo porque utiliza el propio navegador. Y FreeHand le supera sólo en el uso de las operaciones para creación de archivos Flash.

Además de la paleta Acciones de Illustrator para realizar macros o labores automáticas, avanza en la automatización de tareas con las nuevas capacidades de gráficos dinámicos gestionados por datos. Los objetos pueden llevar asociados variables con la programación de guiones de JavaScript. Asimismo destaca por la importación y exportación de archivos SVG.

La varita mágica para la selección de objetos funciona de manera tolerante, un método inspirado en la herramienta de Photoshop. Se pueden cargar y guardar las selecciones. Muy útil para dibujos complejos, porque rápidamente selecciona objetos con atributos similares, como relleno, opacidad y espesor de contorno, donde los valores de la opción de tolerancia se pueden tener en cuenta. Aun así se echa de menos la potente función de Buscar y Reemplazar gráficos y texto de FreeHand.

El trazado automático es muy básico y no ha sido revisado desde hace mucho tiempo, hoy en día se queda muy corto. Adobe tiene una herramienta muy potente para esta labor denominada Streamline y no estaría de más incorporarla dentro de Illustrator, aunque sea de manera recortada, como ha hecho FreeHand.

Gestión de archivos. Como en los otros programas, también se ha hecho un esfuerzo en la gestión de archivos para entornos colaborativos. Se pueden incrustar etiquetas de metadatos. También como las demás aplicaciones soporta tabletas gráficas sensibles a la presión del pincel.

Illustrator destaca también por su variedad de trazados y efectos vivos, sus más de 50 filtros y la mayor compatibilidad con Photoshop, Golive e InDesign. Su gestión de objetos mediante capas y subcapas, con iconos de miniaturas; su paleta de navegación por el documento; su panel de estilos gráficos con vista previa, y en general su elegancia creativa. La documentación aportada, tanto impresa como interactiva, es superior a todas las demás aplicaciones y es una buena referencia de trabajo, a ello hay que añadir su completa traducción a nuestro idioma. Lo que se echa de menos es la utilidad de la barra superior del escritorio que hace de banquillo o estante de paletas, que ya tiene Photoshop, y que Canvas ha mejorado en su adopción.

Conclusión

Illustrator es la mejor aplicación en el mercado español sin lugar a dudas. No sólo con un mejor soporte para el desarrollo web y la productividad con los gráficos dinámicos gestionados por datos, sino que además las novedosas posibilidades presentadas complementan y amplían la potencia que solicita el usuario para mejorar los altos niveles productivos y creativos que ya conseguían. Por otra parte, la ausencia de velocidad es evidente en algunas operaciones y es su princip