Hace unos días tenía que realizar un trabajo para el cual necesitaba utilizar información que ya tenía elaborada en una hoja de cálculo en forma de tablas en el procesador de texto . El asunto en el Mac OS es bastante trivial y lo resolví con Publicar y Suscribir y de ahí surgió la idea de este artículo .

Características olvidadas

No tiene nada de particular utilizar Publicar y Suscribir para compartir información entre documentos o aplicaciones, pero lo que me llamó la atención es que hacía muchísimo tiempo que no recurría a esa opción del Mac OS . Eso me llevó a pensar en cuántas prestaciones del Mac no son utilizadas por la sencilla razón de que nos hemos olvidado de su existencia .

Por ejemplo, Publicar y Suscribir es una prestación introducida con el Sistema 7 ( con el cual me estrené en el Mac, por cierto ) y que permite una forma de copiar y pegar más potente que el portapapeles . Al publicar una información se crea un archivo de intercambio al que se pueden suscribir otros documentos incluso desde otras aplicaciones . Si modificamos el documento original, se actualiza también el archivo de intercambio y, en consecuencia, todos los documentos suscriptores . Incluso puedes hacer suscripciones dentro del mismo documento . El suscriptor, por su parte, puede habilitar la posibilidad de modificar la suscripción y la de actualizar de manera automática las suscripciones .

Otra prestación relativamente vieja del Mac OS que siempre olvido es la opción Devolver del menú Archivo . Resulta que cualquier ítem que hayas arrastrado al escritorio o a la papelera puede ser devuelto a su ubicación original mediante esta opción, o pulsando la correspondiente combinación de teclas Comando-Y . Es más útil de lo que parece, sobre todo si estás examinando extensiones o elementos de la carpeta del sistema: los arrastras al escritorio, con lo que los desactivas; haces las pruebas, y finalmente los devuelves sin darle más vueltas .

Quién lo iba a imaginar

Hace unos momentos acabo de realizar una prueba para asegurarme de la existencia de cierta característica de los cuadros de diálogo de abrir y guardar . Es muy simple pero muy práctica: si estás en un cuadro de diálogo de abrir o guardar archivo y pones un disquete en su unidad ( supongo que con otros removibles funciona igual ) , el cuadro de diálogo cambia para mostrarte el primer nivel de ese disco . Así no tienes que ir al escritorio y abrir el disco . Creo que nunca he utilizado esa propiedad siendo consciente de ello, lo descubrí un día por pura casualidad .

También descubrí por casualidad que se puede manejar la cola de una impresora de escritorio mediante arrastrar y soltar . Por ejemplo, si arrastrar un documento de la cola a la ventana del documento que se está imprimiendo aquel pasa a tener prioridad Urgente . Si arrastras el documento en impresión a la cola queda detenido y también puedes variar el orden de los documentos mediante arrastrar y soltar . No se me hubiese ocurrido nunca hacerlo de esa manera, sencillamente me olvidé de que no lo sabía y me puse a manipular los documentos de una cola de impresión y me di cuenta . Seguro que viene en alguna parte de la documentación .

Hábitos e incomodidades

A veces el olvido viene provocado más por la fuerza de hábitos adquiridos anteriores y algunos otros factores . En mi caso suelo olvidarme de utilizar los menús contextuales introducidos por el Mac OS 8 . En primer lugar creo que es por la falta de costumbre y muchos años con el Sistema 7 . x . Pero también influye la incomodidad de tener que utilizar la tecla Control para activarlos . He descubierto que utilizo más los menús contextuales en el PowerBook, que es PowerPC y por tanto puedo utilizar un panel de control como FinderPop y activar los menús contextuales con el botón del ratón/trackpad . En el Performa, que todavía es 68K, no he encontrado todavía una utilidad similar y sencillamente no me acuerdo de los menús contextuales . Es más, aún recuerdo la sorpresa que me llevé al descubrir que FileMaker tiene menús contextuales propios . Supongo que eso me pasa por no leer los manuales .

También me olvido de la posibilidad de abrir las carpetas con el “clic y medio” ( hacer doble clic pero mantener pulsado el botón del ratón en el segundo ) . Cuando haces clic y medio el puntero se transforma en lupa y las carpetas sobre las que lo sitúas se abren automáticamente . Eso te permite acceder a cualquier nivel de subcarpetas con una sola acción del ratón y localizar fácilmente cualquier archivo . Para mí es muy práctico porque tiendo a superpoblar mi disco de subcarpetas, unos 6 ó 7 niveles por término medio, y mis monitores son pequeños . . . pero me olvido igual . Como me olvido de que al mover un ítem no tengo necesidad de buscar primero la carpeta donde lo voy a poner, ya que basta con ir arrastrando el ítem sobre las carpetas necesarias para que éstas se abran automática y sucesivamente .

Dicen que utilizamos tan sólo un diez por ciento de nuestro cerebro . No sé si será verdad, pero he descubierto que no utilizo el cien por cien de mi Macintosh . A ver si a partir de ahora . . .

Si quiere suscribirse a la LSPM sólo tiene que enviar cualquier mensaje a [email protected] . idg . es, o escribir subscribe digest LSPM en un mensaje dirigido a

[email protected] . idg . es si quiere cambiar a la modalidad de resúmenes diarios .