Con cada nueva hornada de equipos siempre surge la misma duda, especialmente si ya ha llegado la hora de renovar alguno de tus antiguos equipos, es la primera vez que vas a comprar un Mac o si ya tienes uno de sobremesa y estás sopesando la posibilidad de comprarte también un portátil.

En este artículo te ofrecemos una serie de consejos y te hablaremos de las características más importantes para cada tipo de trabajo y presupuesto que te ayudarán a tomar la decisión más adecuada en función de tus necesidades.

A lo largo del año Apple ha vuelto a renovar prácticamente toda su gama de equipos. Ahora, absolutamente todos tienen como mínimo un procesador PowerPC G4 con una velocidad nunca inferior al gigahertzio incluso en los portátiles de consumo. El bus del sistema también ha aumentado en velocidad, lo que permite tranferir más rapidamente los datos entre los principales subsistemas del ordenador: de la memoria (ahora también más rápida) al procesador y de éste de nuevo a la memoria o quizá al disco duro, tal vez el componente que (con excepción de los Power Macintosh G5) continúe siendo el más lento, especialmente si se tiene en cuenta que su función como memoria virtual juega un papel muy importante con el Mac OS X.

Los campeones en rendimiento son cualquiera de los Power Mac G5 (renovados actualmente). En el momento de escribir este artículo son los únicos modelos de Apple en incluir el potente procesador de 64 bits de IBM, buses frontales a la misma velocidad de los procesadores con un ancho de banda espectacular entre el procesador y la memoria. Precisamente la memoria de estos equipos también es la más rápida (junto a la utilizada en los XServe que, además, incorporan corrección de errores), y sus sistemas gráficos y discos duros S-ATA también son los más rápidos.

Como siempre, los Power Macintosh, junto con los XServe, también son los únicos equipos en los que te resultará más sencillo ampliar sus características internamente. Ten en cuenta que, no obstante, en los Power Mac G5 ha cambiado el tipo de ranuras de expansión PCI, lo que significa que no podrás instalar en ellos la mayoría de las tarjetas de ampliación de tus antiguos Power Mac G4; aunque con dos puertos FireWire 800, conexión de red Gigabit, entradas y salidas de audio digital y analógico, tres puertos USB 2.0, unidad SuperDrive 8x y tarjetas gráficas con 128 MB de memoria y con posibilidad de conectar dos monitores DVI (o DVI + ADC) simultáneamente, quizá sean pocas cosas las que necesiten ampliación en estos Power Mac G5, a no ser que quieras utilizar almacenamiento ultrarápido mediante conexión por fibra óptica, para lo cual ya puedes encontrar tarjetas compatibles con las ranuras PCI-X o tarjetas UltraSCSI para utilizar discos a 15.000 rpm.

Las tarjetas gráficas de toda la gama también han mejorado en sus prestaciones y rendimiento. Por una parte, las tarjeta gráficas de los iBook, eMac y el iMac más bajo de gama son las que menos memoria dedicada incorporan (32 MB), lo que significa que algunas aplicaciones gráficas, y especialmente de composición en 3-D y los juegos utilizarán la memoria general cuando agoten la memoria de la tarjeta (algo que notarás en el rendimiento general); y aunque se trata de una cantidad de memoria gráfica suficiente para utilizar la actual versión del Mac OS, las aplicaciones de ofimática y las de diseño (siempre y cu ando no exijas mucho a InDesign), en los equipos que incorporen este tipo de tarjetas no podrás ejecutar las aplicaciones profesionales de composición y edición de vídeo de Apple y de terceras partes (como por ejemplo Motion).

La cantidad de memoria incluida de serie y la máxima a la que se puede ampliar cada uno de los modelos también es una cuestión importante, aunque hasta cierto punto y sólo en función del tipo de aplicaciones que vayas a utilizar. Desde nuestro punto de vista deberías ampliar como mínimo a 512 MB cualquiera de los modelos que incorporen de serie 256 MB, ya que de lo contrario el rendimiento general del equipo se vería bastante reducido con cualquier aplicación debido al uso prácticamente constante a la memoria virtual del disco duro.

Actualmente puedes elegir principalmente entre modelos con unidades Combo (DVD-ROM y CD-RW) o SuperDrive con velocidades variables desde 4x hasta los 8x utilizadas en los Power Mac G5. Quizá sea más razonable comprar una unidad SuperDrive de serie en los equipos portátiles siempre y cuando sepas a ciencia cierta que te resulta imprescindible para tu trabajo, ya que de lo contrario añadirás una buena cantidad de euros al precio final del ordenador. En el resto de los casos, incluidos los equipos de sobremesa, puedes reducir una buena parte del precio si optas por comprarlo con una unidad óptica Combo. Ten en cuenta que la tecnología de grabación DVD todavía está en plena evolución (recientemente ya se han anunciado las primeras unidades capaces de grabar en capa dual) y quizá te resulte más rentable añadir este tipo de unidad a corto plazo y de forma externa o interna en el caso de los Power Mac G5.

Con estos puntos clave como referencia, utiliza el test del cuadro “Racionalizar la compra” para saber si te conviene más un ordenador de sobremesa o bien un equipo portátil, y en las fichas de cada uno de los diferentes tipos de equipos que componen la actual oferta de Apple podrás encontrar sus principales características, aspectos favorables y las características mejorables de cada y lo que nosotros consideramos que representa la mejor opción en cada una de las líneas de producto.

Por último, consulta la información del cuadro “Consejos para ir de compras” para ver algunas recomendaciones que te ayudarán a reducir al máximo el precio de tu factura en tu próximo ordenador siempre y cuando se ajuste a tus necesidades.

eMac

Muy buen rendimiento por poco precio

-------------------------------------------------------

Inicialmente el eMac supuso un paso adelante sobre los primeros iMac basados en pantalla CRT orientados especialmente al mercado educativo. De hecho, entre las principales características de estos equipos con procesador PowerPC G4 hay que destacar una superficie de pantalla de 17 pulgadas capaces de ofrecer una resolución máxima de 1.280 x 960 píxeles, un muy buen sonido y una capacidad de almacenamiento notable con la posibilidad de elegir una unidad SuperDrive como unidad óptica. Todo por un precio máximo de 1.099 EUR (modelo con SuperDrive) que con una velocidad de 1,25 GHz y la posibilidad de ampliarlo a un máximo de 1 GB de RAM representa el mejor ordenador que puedes comprar para tu vida digital.

En el lado negativo de la balanza hay que significar el escaso rendimiento de su tarjeta gráfica (32 MB de RAM dedicada), el que la calidad de su pantalla no sea comparable a la que puedes encontrar en los modelos iMac con TFT y al hecho de que no sea muy sencillo realizar ampliaciones internas, como por ejemplo en el caso de que quisieras aumentar la capacidad de su disco duro interno, que no incluya ningún puerto FireWire 800 y que la opción de conexión en red AirPort Extreme sea una característica opcional.

eMac

Lo mejor: Precio. Excelente rendimiento general.

Lo peor: Resulta bastante complicado sustituir las partes internas. La calidad del monitor no es comparable a las TFT.

Ideal Para: Uso domés