QuicKeys ha sido una de las herramientas que, a buen seguro, más de un usuario habrá utilizado en un momento u otro a lo largo de su trabajo con el Mac  ( sobre todo, los más veteranos ) . El automatismo de tareas repetitivas fue el concepto original de esta utilidad que, con el paso de las versiones, ha ido ampliándose y acomodándose a las necesidades de los usuarios para afrontar tareas cada vez más complejas .

En su última versión QuicKeys no sólo ha mejorado su interfaz de usuario, sino que también ha añadido nuevas funciones orientadas a facilitar tanto la creación de guiones para automatización de procesos como añadir otras características destinadas a obtener un mejor provecho de la última versión del sistema operativo de Apple, e incluso ofrecer algunas opciones a través de los menús contextuales .

QuicKeys 4 instala tanto extensiones como un panel de control cuyo principal cometido es el de conmutar el estado de QuicKeys en el arranque del Mac; a ello hay que sumar el editor de scripts propiamente dicho y el gestor de los módulos propios de esta herramienta, ubicados en el directorio raíz del disco indicado por el usuario durante el proceso de instalación .

En una instalación típica, el usuario tendrá la barra de control de QuicKeys activa en todo momento en su pantalla, si bien es posible modificar este comportamiento por otro que pueda resultarle menos molesto . En cuanto a los requerimientos mínimos para su funcionamiento, QuicKeys 4 precisa de un procesador PowerPC, 16 MB de memoria RAM y 8 MB de espacio en disco duro .

Dejando a un lado los cambios de caracter cosmético ( alguno de ellos realmente útil e interesante ) , hay que diferenciar entre la creación del equivalente a un “atajo de teclado” y la programación de scripts complejos en el que pueden estar contenidos tanto los atajos simples como crear procesos específicos en el que se involucre también la ejecución de guiones AppleScript . De este modo el campo de acción con el que se puede contar para generar procesos automáticos es tremendamente elevado, pudiendo realizar desde tareas de carácter básico ( sustitución de un elemento por otro ) ; procesos por lotes, como cambiar de formato un conjunto de archivos gráficos; e incluso realizar procesos más complejos en los que el tipo de proceso a realizar dependa de una serie de condicionales, todo ello de forma realmente simple .

Atajos y procesos automáticos . Los principales métodos en los que se podrá ejecutar cualquiera de las macros o procesos programados en QuicKeys es mediante la asignación del correspondiente atajo de teclado o bien programando un comportamiento de ejecución basado en el reloj del Mac . Incluso existe un tercer método en el que se podrán crear carpetas activas o definir carpetas “por omisión” . Al definir un tipo de carpeta por omisión, cuando se acceden a las típicas opciones de cualquier aplicación para abrir o guardar un archivo se hará en la carpeta definida de este modo, por lo que se evitará tener que navegar a lo largo de toda la jerarquía de directorios o discos montados en su Mac .

Adicionalmente, como reflejo de una de las mejoras “cosméticas” comentadas anteriormente, en la última versión de esta herramienta ya es posible agrupar una serie de macros o atajos tanto por aplicación como por cualquier otro concepto de grupo que desee crear, lo que contribuye a mejorar ostensible la ubicación de la macro encargada de realizar una determinada función . Incluso el tipo de ventana encargada de contener los scripts ( en el módulo QuicKeys Editor ) le mostrará en todo momento el atajo de teclado asociado a la ejecución de una macro en concreto o si es del tipo de acción programada ( activada por el reloj ) . A ello también hay que sumar la capacidad de personalización para la barra encargada de contener las herramientas, pudiendo ajustarla de tal modo que sólo recoja las que utilice con mayor frecuencia .

El lenguaje de QuicKeys . Si bien es cierto que no se puede hablar de un lenguaje de programación propiamente dicho, para generar procesos automáticos en esta herramienta no sólo se puede utilizar la conocida “grabadora” de eventos ( se van recogiendo todo tipo de acciones realizadas por el usuario para, posteriormente, reproducirlas en la misma secuencia ) , sino que puede crear un proceso desde cero empleando el pseudo-lenguaje ofrecido por esta utilidad . En dicha situación bastará con acomodar las plantillas de comandos que QuicKeys dispone para cada uno de los módulos ( Finder, aplicaciones, archivos, etc . ) y definir el comportamiento que tendrán . La novedad en este caso es la incorporación de instrucciones de tipo condicional, permitiendo realizar procesos más complejos en los que se deba realizar un tipo de acción u otra en función, por ejemplo, de una situación inicial .

Por otra parte, una forma de potenciar aún más las prestaciones con QuicKeys es a la hora de utilizarlo en conjunto con las funciones Macro nativas de otras aplicaciones . Pero donde se puede experimentar una automatización de tareas realmente importante es si dentro del flujo de un proceso decide incorporar la ejecución de guiones AppleScript . Lo único que se debe tener en cuenta en este caso es que cada uno de los módulos de ejecución debe ser cerrado, ya que QuicKeys no incluye ningún tipo de función que permita trabajar con valores obtenidos ( o devueltos ) desde otras utilidades de script .

Conclusión

El potencial de esta herramienta para automatizar o agilizar procesos que puedan llevar un tiempo excesivo o, sencillamente, sean de caracter repetitivo hace que se merezca el calificativo de “casi imprescindible” . Incluso es sorprendente comprobar la velocidad que se gana a la hora de confiar a QuicKeys tareas en las que usted simplemente tendría que limitarse a seleccionar alguna que otra opción en una aplicación dada y realizar unos cuantos clics con el ratón .

También hay que destacar el manual que acompaña a esta herramienta . Cualquier usuario, que entienda inglés, encontrará en el manual de QuicKeys todo lo necesario para comprender incluso cómo puede automatizar procesos que le podrían parecer complejos .

CALIFICACIÓN: ****/8,8 LO MEJOR: Potencia . Sencillez de programación . Interoperabilidad con AppleScript . Consume pocos recursos del Sistema . LO PEOR: Documentación en inglés . FABRICANTE: CE Software . DISTRIBUIDOR: Interdeal . Valdemoro, 2, Nave C2 . 28925 Alcorcón ( Madrid ) . Tel . : 91 352 71 51 . www . intdeal . com . PRECIO: Consultar .