Con la aparición de aplicaciones de ilustración se abrió un nuevo mundo de posibilidades para los profesionales del sector. El problema surgía al tener que elegir entre programas de ilustración vectorial o de mapa de bits. Si los primeros permitían trabajar con archivos mucho menores y por lo tanto de forma más cómoda, resultaba muy dificil conseguir resultados tan espectaculares como con los segundos. Las últimas versiones de aplicaciones vectoriales incorporan algunos efectos que nos ayudarán a realizar ilustraciones con un grado de realismo que nada tiene que envidiar al de los mejores aerografistas.

1- Crear el objeto extruido

La nueva paleta de objeto permite “cortar” el trozo de tarta que interese de forma precisa y sencilla. Basta con definir los grados de la sección que se desea que aparezca.

La nueva herramienta de extrusión facilita la labor de construcción de elementos en 3D e incluso ir controlando la posición, rotación e iluminación de los mismos.

2- Aplicar texturas

Para el bizcocho de chocolate se utilizó el efecto “desigual” pero con mucha frecuencia. El relleno son rectángulos con el mismo efecto rellenos de degradados lineales.

Con el efecto “desigual” y una frecuencia baja, se consiguen trazados aleatorios muy eficaces para dibujar los contornos de la nata. Una vez conseguida la distorsión necesaria se puede separar el atributo desigual para conseguir un trazado que podamos sumar o restar al resto de la tarta.

3- Aplicar brillos

Para dibujar las fresas y las pepitas se utilizó el degradado radial, que al disponer de dos manejadores permite conseguir el efecto deseado de forma muy intuitiva. Una manera de facilitar la colocación exacta del degradado es hacerlo primero con colores que tengan mucho contraste para aplicar los definitivos una vez delimitada la posición.

Se utilizó el efecto de desenfoque y de máscara de transparencia para crear el volumen de las fresas y conseguir un resultado ondulado. La máscara de transparencia tiene disponibles todas la posibilidades de cualquier degradado.

4- Últimos retoques

El toque más espectacular lo dan los brillos. Para conseguirlos se utilizó la base que se aplica en aerografía tradicional. La sensación de que hay algo líquido entre fresa y fresa se consigue mediante una zona luminosa en mitad de un valle oscuro. Esto crea sensación de que hay algo por encima de esa zona profunda. Para degradar ese brillo se utilizó la máscara de transparencia sobre masas blancas.