Si eres algo melómano y tienes acumulada una gran cantidad de discos de vinilo, es muy posible que con el objetivo de preservar toda esta historia musical quieras pasar tus discos a formato AAC o MP3 en previsión de que se te rompa el plato giradiscos y para poder oír toda esa música en tu ordenador o en tu iPod.

Para hacer esta conversión por medio del Mac necesitas un equipo con entrada de línea a la que conectar la salida de tu cadena musical o bien un adaptador USB externo con el mismo tipo de entrada y que sea capaz de digitalizar a 44.1 kHz junto con dos excelentes aplicaciones para realizar todo el proceso: La primera es Audacity, un excelente software gratuito que se descarga de http://audacity.sourceforge.net y que permite realizar las funciones de grabación y edición de la música con calidad y funcionalidades iguales o superiores a cualquier programa de edición musical comercial.

Aunque este programa tiene muchas opciones, en este caso se utilizan las más sencillas: basta con seleccionar la entrada adecuada, ajustar el nivel de grabación para que la señal grabada sea la máxima posible sin que sature y distorsione y grabar todo tu disco. A continuación puedes grabarlo directamente en formato AIFF o bien seleccionar el sonido de cada una de las canciones, copiarla y pegarla en un nuevo archivo para posteriormente importarlas en iTunes o grabarlas en CD como pistas individuales.

Repara tus viejos vinilos

Pero antes de hacer esto es conveniente hacer otro proceso. Aunque los discos de vinilo ofrecen una calidad muy buena, la tecnología que utilizan provoca que en la audición se introduzcan ruidos como soplidos, zumbidos, “clics” y “pops” producidos por la electricidad estática y pequeños fallos en la superficie del vinilo. Para eliminar los ruidos molestos hay que utilizar otra aplicación, ClickRepair de Brian Davies (25 dólares; www.maths.anu.edu.au/~briand/sound). Se trata de un producto shareware que amortizarás rápidamente si tienes una colección discográfica importante .

Aunque existen otros productos similares, la ventaja de ClickRepair es que es muy sencillo de utilizar y da unos resultados excelentes, eliminando o reduciendo enormemente los ruidos que puedan haberse grabado. Basta arrancar el programa, pulsar Select para elegir el archivo original, pulsar Start y en poco tiempo tendrás otro archivo AIFF con la misma canción pero sin ruidos. De todas formas, si no estás contento con el resultado puedes ajustar los diversos parámetros de filtrado para mejorar el trabajo de restauración.

Antivirus

Aunque los usuarios de Macintosh nos mostramos muy orgullosos de que nuestra plataforma no sufra los ataques de virus que son práctica habitual en el mundo Windows, es conveniente tomar precauciones. Si quieres examinar todo el correo y archivos que recibes, puedes descargarte ClamXav desde http://clamxav.com. Se trata de un antivirus gratuito para entornos Unix orientado al filtrado de mensajes de correo y que al ser código abierto ha permitido que Mark Allan, un programador de Mac, lo portara a nuestra plataforma y le dotara de una interfaz gráfica.

Sincroniza iTunes con otros reproductores

SyncTunes (gratuito; www.nesfield.co.uk/synctunes) simplifica la tarea de copiar la música y podcasts desde iTunes a un reproductor MP3.

Para utilizarlo sólo hay que seleccionar la lista de reproducción y podcast que quieres copiar a tu reproductor. Finalmente pulsa el botón Sync y la música se copiará al dispositivo.