El uso de aplicaciones para reproducir discos compactos de audio sobrepasa lo funcional y, cada vez más, los usuarios buscan nuevas características de personalización en ellos.

El catálogo de aplicaciones de reproducción de CD es uno de los más versátiles que existen para el Macintosh, desde el accesorio de escritorio Audio CD de Apple, el Audion que combina CD con MP3 y un aspecto realmente aparatoso para los que gustan de los interfaces llamativos, hasta PopupCD, una combinación de panel de control y accesorio de barra de controles destinados a proporcionar un acceso rápido y sencillo a las principales funciones del reproductor desde cualquier aplicación.

El panel de barra de controles actúa de pantalla en la que se muestra la canción y tiempo de duración de la música. El acceso a los controles del CD, reproducción, pausa, retroceder, avanzar, etc. se hace con una combinación ajustable de atajos de teclado y la pulsación del botón del ratón. Esto muestra un pequeño panel flotante con mandos que desaparece cuando se suelta la combinación de teclas. Examinando ambos componentes se descubren algunas opciones adicionales que no están disponibles en otros programas, como la posibilidad de repetir no sólo todo el disco o una canción especial, sino también un rango predefinido por el usuario. También se dispone de opciones para empezar a reproducir automáticamente un disco según se inserta y de expulsarlo al terminar las canciones.

Si sus intereses se orientan a lo práctico por encima de la vistosidad, PopupCD, que se puede descargar de http://sitelink .net/brochu y tiene un coste shareware de 15 dólares, es su opción.

Otro añadido para la Carpeta del Sistema que sin duda tendrá un gran interés para muchos usuarios es Print2PDF, una extensión de impresión que le ofrece lo que hasta ahora sólo se podía obtener por un coste elevado, la posibilidad de crear documentos PDF redistribuibles y visualizables con Adobe Acrobat conservando el formato original.

Aunque su propio autor, James W. Walker, reconoce que Print2PDF no es tan potente como los productos de Adobe, lo cierto es que la función principal, crear documentos PDF, la realiza perfectamente y el resultado tiene la misma calidad que el producido por el software de Adobe. Incluso es posible crear un índice de contenidos, aunque en este aspecto es bastante limitado, ya que sólo admite dos niveles de índice y estos se crean a condición de que el texto esté en un tipo de letra y tamaño determinados, no pudiendo generarse manualmente.

Otras restricciones son la limitación en el tipo de letras que sabe manejar, soportanto sólo las más habituales y reemplazando el resto por Times, y el que no funcione correctamente con algunas aplicaciones, como XPress.

Pese a estas limitaciones, Print2PDF, con un coste shareware de 20 dólares, tiene una indudable utilidad, sobre todo si sus necesidades en este aspecto son ocasionales, por lo que muchas personas acudirán a www.jwwalker.com para descargarse esta utilidad.

Utilidades de imágenes

PictTrasher es, como su propio nombre indica, una aplicación para borrar imágenes, aunque esta definición es muy simplista. Se trata de una aplicación para purgar colecciones de imágenes, enviando a la papelera de forma rápida las que no le interesen. Cuando reciba un conjunto de imágenes y desee eliminar las que no le sean de utilidad, arrastre la carpeta de imágenes encima de PictTrasher. El programa se ejecutará y en una ventana le aparecerá una visión reducida de la primera imagen, junto con toda la información disponible sobre ella incluyendo tamaño en disco, dimensiones y otros parámetros que dependen del tipo de imagen, y cuatro botones que permiten enviar este documento a la papelera, avanzar a la siguiente imagen o retroceder a la anterior. Además, si se hace doble clic sobre la visión reducida, ésta se mostrará a tamaño real; así puede revisar y depurar rápidamente todo el catálogo. PictTrasher es gratuito y puede descargarlo de www.marcb.dircon.co .uk/picttrasher-151.hqx.

Otra utilidad de tratamiento de imágenes es IconBuilder, de Iconfactory, www.iconfactory.com; con un coste de 49 dólares esta extensión de Photoshop está orientada a la creación de iconos. Para ello debe utilizar las herramientas habituales de dibujo de Photoshop y, cuando tenga el diseño terminado, seleccionar IconBuilder en el menú de filtros para realizar las operaciones adicionales necesarias para generar el icono propiamente dicho, como son añadir una máscara y seleccionar el tipo de icono resultante. Una vez hecho esto se puede guardar el icono directamente.

Aunque hay otros programas para crear iconos, la unión de Photoshop con IconBuilder le permite crear diseños de mayor calidad y más cómodamente.