¿Cámara de vídeo o cámara de fotos? Seguramente más de uno se haya formulado esta misma pregunta a la hora de comprar el dispositivo que le permitiese recoger y plasmar sus mejores momentos de hocio. Lo cierto es que hasta el momento la mayoría de las cámaras de vídeo digital con grabación a cinta miniDV ya permitían realizar fotografías bien sobre la propia cinta o a tarjetas de memoria, al mismo tiempo que una gran cantidad de cámaras fotográficas digitales también habían añadido a su selección de opciones la posibilidad de grabar vídeos sobre la tarjeta de memoria. Sin embargo, tanto en un caso como en otro los resultados nunca eran comparables a los que se podrían obtener al utilizar el dispositivo específico para ello, especialmente porque el objetivo y CCD de la cámara de vídeo estaba más afinado para la grabación de imágenes en movimiento mientras que en el caso de las cámaras fotográficas ocurría algo similar.

Samsung ha sabido ver esta necesidad y el defecto subyacente en las alternativas propuestas por otros fabricantes, presentando mediante el modelo que analizamos en este primer contacto una solución que resuelve el principal problema de raíz. Y es que esta cámara, con cuerpo y diseño de cámara de vídeo, es en realidad una verdadera “2 en 1” , puesto que además de la óptica y del CCD específicos para la grabación de vídeo también incorpora un segundo juego de objetivo y CCD que actúa como una auténtica cámara fotográfica.

Debido a esta dualidad una buena parte de las opciones de control están duplicadas mediante una rueda principal de encendido/apagado y que controla las funciones de grabación y reproducción de la cámara de vídeo mientras que un segundo control permite ajustar las funciones específicas de la cámara fotográfica.

Además de esta doble funcionalidad, hay que destacar el excelente alcance del zoom óptico que en la cámara de vídeo alcanza los 10 x (3x para la óptica fotográfica), y que llega a un máximo de 900x al entrar en la zona de ampliación digital (12x en el modo fotográfico).

En la práctica. Como cámara de vídeo nos parecen un poco escasos los 340.000 píxeles de su CCD de 1/6 de pulgada, aunque lo cierto es que la calidad es prácticamente idéntica a la que se obtiene con otras cámaras que alcanzan los 800.000 píxeles. En cuanto a las principales funciones, además de los típicos ajustes para la compensación de contraluz, balance de blancos o modo de obturación en función del tipo de escena a grabar, incluye en la parte frontal un cómodo ajuste de rueda que permite utilizar la cámara en modo manual. Quizá lo que podría mejorarse es la posición del micrófono omnidireccional incorporado, pues al estar situado en la parte superior resulta menos sensible a la hora de recoger el sonido cuando grabamos ciertas escenas.

Los resultados que se obtienen al utilizar el modo fotográfico son realmente superiores a los conseguidos con las cámaras de vídeo convencionales que permiten grabar fotografías. De serie incluye una tarjeta Memory Stick con capacidad para grabar una imagen a la máxima calidad (TIFF, máxima calidad y 2.592 x 1.944 píxeles), aunque también es posible utilizar otros modos JPEG de resolución y calidad variables sin que resulte una abrumadora diferencia en la calidad resultante. Aunque se trata de una muy buena calidad de imagen en el modo fotográfico no resulta equivalente a la que se obtendría mediante una cámara digital de 4,1 megapíxeles de rango medio.

Otros aspectos que se pueden ajustar en el modo de fotografía son el tipo de enfoque entre puntual o multizona, aplicar algún tipo de efecto de color, nitidez, disparo contínuo, individual u horquillado, modo de disparo para el flash, bloqueo de la exposición (con un control nada cómodo) y activación del modo macro. Adicionalmente, el control de ajuste permite configurar el funcionamiento de la cámara entre manual, automático, escena y con prioridad a la obturación.

Una opción que también resulta destacable es la capacidad de la cámara de grabar sobre películas de vídeo a la tarjeta de memoria en formato MPEG-4.

Conectividad. Incorpora de serie todo lo necesario para conectarla al ordenador en su doble vertiente: cable FireWire para transferir el vídeo desde la cinta miniDV y conexión USB para montar en el escritorio del Mac la tarjeta de memoria como si se tratase de un volumen más o bien conectar directamente la cámara a una impresora compatible DPOF para imprimir directamente las fotografías desde la cámara de vídeo. Adicionalmente también incluye un conector A/V que permite reproducir tanto las imágenes como el vídeo en un televisor.

Conclusión

Se trata de una solución que proporciona una calidad bastante razonable para aquellos usuarios que no puedan prescindir de una cámara fotográfica, además de función de la cámara de vídeo.

Vaya por adelantado que la calidad obtenida en el modo fotográfico es muy buena en cuanto a correspondencia de color pero no tanto en el detalle de las imágenes obtenidas.

En su vertiente de cámara de vídeo, las prestaciones que proporciona son comparables al resto de modelos dirigidas al mismo segmento y que se encuentran en el mismo rango de precios.

Samsung VP-D6040i

----------------------------

Calificación: ****/8,7

Lo mejor: cámara de vídeo y fotográfica por un precio razonable. Calidad de color y detalle en la grabación de vídeo. Excelente modo de grabación nocturna. Se suministra muy completa.

Lo peor: velocidad de disparo como cámara fotográfica. Falta de detalle en las fotografías. Capacidad de la tarjeta Memory Stick suministrada.

Fabricante: Samsung.

Distribuidor: Samsung. Tel.: . Web: www.samsung.es.

Precio: 999 EUR, IVA incluido.