Una partitura será el ejemplo musical que se utilizará a lo largo de este artículo . Son sólo cinco compases para un grupo de cinco instrumentos diferentes: flauta, cuerdas, guitarra bajo y batería, que agrupan una serie de circunstancias musicales que pueden aparecer en cualquier trabajo de secuenciación y que son las que diferencian un buen trabajo de la simple translación de notas a un software de ordenador .

Conforme el músico va conociendo el funcionamiento de su secuenciador, se da cuenta de que prácticamente todo tipo de música puede ser convertido más o menos exactamente a los datos MIDI equivalentes, al menos con mucha paciencia y con mejor oído . En el caso de una partitura que se deba convertir a datos MIDI, la cuestión pasa por cuánto caso hace el músico de los signos y palabras que indican el tipo de ejecución artística . Así, nos encontramos en situaciones que debemos valorar entre un rango de 0 a 127 la duración real de una figura ( por ejemplo una negra con puntillo, una negra con stacatto ) , el valor proporcional y temporal de un crescendo, etc .

En los ejemplos presentados en este paso a paso basta con seleccionar entre los ciento veintiocho niveles ya mencionados, pero hay veces que éstos no son suficientes para obtener la precisión necesaria . Hay que recordar que algunos controladores de datos MIDI pueden dividir su rango de resolución en lo que se llama datos más significativos ( o MSB ) , y datos menos significativos ( o LSB ) ; estos últimos son 128 pasos de resolución para cada uno de los 128 mencionados anteriormente, lo que proporciona un rango de exactitud más que notable .

Las prácticas de secuenciación son, quizá, la forma más aburrida para muchos músicos, y generalmente la que da un resultado con menos “feeling”; pero a su vez es la que más obliga al músico a estar atento de los elementos que debe controlar para lograr un resultado decente . Hay varias formas de secuenciar: edición paso a paso, en el que cada uno de los elementos de la música se coloca en la secuencia a través de un instrumento maestro MIDI; de forma textual, utilizando el teclado del ordenador; o gráficamente, utilizando el ratón .

La traslación de la partitura utilizada para este ejemplo a secuencia MIDI se hizo con un programa antiguo pero totalmente vigente: Master track Pro 5 . 2 de Passport, que tiene un ppq ( resolución por negra ) de 480 . Lo que se puede hacer con este software se puede hacer con cualquier programa actual o más completo .

1 Guardar a menudo

Antes, durante y después de realizar la secuencia se debe salvar el trabajo constantemente, e incluso hacer copias en disco duro o cualquier forma de almacenamiento del trabajo terminado . Se debe tener la buena costumbre de no estar tocando ni moviendo el joystick o las ruedas de inflexión ( en el caso de que el instrumento maestro sea un teclado ) , ya que la conexión MIDI entre los elementos hardware es continua y puede afectar al documento .

2 Asignación de los instrumentos

Esto se debe hacer de dos maneras . Primero, en la ventana de edición de pistas ( o tracks, o ventana arrange según se denomine en el secuenciador ) y luego, si es posible, en la ventana de edición de datos, junto con otros parámetros que se asignarán a cada canal MIDI en los que se ubicarán los respectivos instrumentos .

3 Parámetros de eventos MIDI

Se escriben en la ventana de datos . Aquí se especificarán los valores del controlador #7 o velocidad ( intensidad ) , #10 o panorámica, #11 o expresión, # 91 o reverb y #93 chorus . En el caso de instrumentos muy graves como el bajo, o de sonidos muy agudos se suele utilizar el CC #94 que desafina en valores de microafinación de +64 o -64 la afinación normal del instrumento; el valor de dato MIDI ajustado a la afinación es el número 64 por lo que en el caso del bajo, se podría utilizar un valor de 60 a 54, por ejemplo .

Se pueden escribir todos los controladores y el valor de cambio de programa o instrumento en una pista y, antes de darle los números correspondientes, copiarlos para pegarlos al inicio de las pistas restantes como se ven en los recuadros .

4 Asignar el tiempo de la partitura

Si no se asigna el valor de metrónomo de una partitura, los secuenciadores la ejecutarán con la velocidad por defecto de negra que es de 120 negras por minuto . Por ello se debe ajustar el tiempo desde la ventana correspondiente .

Se pueden hacer cambios súbitos de tiempo o paulatinos, acelerando o retardando el tiempo inicial, ya sea desde el valor original hasta el nuevo, o de manera porcentual; por ejemplo, del 100% ( o valor actual ) a más o menos porcentaje . Es necesario tener cuidado de seleccionar exactamente los compases que sufrirán los cambios y no alterar barras colindantes . Por otro lado, si es preciso afectar el tiempo inicial una vez realizadas las variaciones dinámicas en algunos fragmentos de la partitura, el proceso se debe hacer sin seleccionar las pistas porque en ese caso se modificaría de manera homogénea toda la secuencia; se cambia entonces desde la ventana del director ( que es la misma que se usa para elegir el tipo de compás ) o la equivalente y, por lo general, las variaciones ya dichas se modificarán proporcionalmente .

Otro caso que suele suceder es que se asigne al compás un tiempo en negra cuando el compás indica una blanca, como en el compasillo o un compás ternario como el de 12/8, en cuyo caso hay que hacer los cálculos necesarios .

5 Modificaciones en el canal1

En el primer compás de la pieza hay un crescendo en semicorcheas que asciende durante todo ese compás hasta culminar en la primera negra del compás siguiente . Seleccione en la ventana de edición por pasos el valor de semicorchea para escribirlas en la pista y luego el valor de negra para la figura final . Las semicorcheas tienen todas la misma calidad de duración ( en este caso non legato ) ; si fueran figuras unidas con una ligadura de expresión, significaría que una empieza exactamente después de la otra, lo que en lenguaje MIDI equivale a una duración de 127 ( el valor máximo ) . Generalmente los instrumentos de ataque más o menos preciso como el piano, la guitarra o incluso la flauta, como es en este caso, no se recurre a aumentar la duración más allá de la figura escrita, como se suele hacer a veces con pads, o grupos de cuerdas suaves en los que se puede aumentar hasta un diez por ciento del valor real, superponiendo figuras contiguas .

En el ejemplo de este primer compás de la flauta, se disminuye el valor a aproximadamente un 90% ( puede ser incluso un 80% especialmente en pasajes de grupos de figuras rápidas ) .

Además, la flauta sufre un aumento de intensidad, un crescendo de piano ( p ) a forte ( f ) que yo preferí asignar desde valores numéricos MIDI desde 54 a 112, pero antes de ello seleccione todas las semicorcheas y déjelas a un valor de velocidad uniforme . La negra final tiene un cambio de afinación descendente al final, indicado por la flecha curva hacia abajo .

Hay que hacer otra modificación en el cuarto compás de la partitura, también en la flauta, en las dos corcheas ligadas antes del tresillo . Deje a la primera corchea su valor completo ( 127 ) por estar ligada, en tanto que a la segunda debe disminuirle su duración a 98 ( estos valores siempre se corresponden al rango MIDI ) .

6 Elegir un patron de ritmo

En el primer compás hay un “rulo” o redoble de caja, indicado el instrumento de percusión por la altura de la figura en el pentagrama, atacada por un signo de trémolo de fusas . Preferí usar el valor de tresillo de fusa, repetir la figura hasta completar el valor total de la blanca y luego, como también ha