Puede que no seas un agente secreto o el inventor de un producto que vaya a cambiar el mundo, pero es casi seguro que en tu Mac guardas información que no quieres que caiga en manos ajenas. Ya se trate de informes, presupuestos, planes de producción, contraseñas, números de tus tarjetas de crédito o códigos PIN, seguramente necesites proteger tu información personal de los fisgones.

A diferencia de lo que podías hacer en el Finder del OS 9, en Panther (Mac OS X 10.3) no hay ninguna función de encriptado con la que puedas proteger archivos individualmente. La característica FileVault puede encriptar tu carpeta personal (carpeta Inicio), pero para la mayoría de nosotros supone una función sobredimensionada. (Además, FileVault acarrea algunos problemas, por lo que en Macworld no te recomendamos que la utilices.)

¿Cómo puedes asegurarte de que nadie pueda obtener tu información? Si tienes una gran cantidad de archivos sensibles y, especialmente, si necesitas enviarlos por correo electrónico, nuestra recomendación es que utilices el programa PGP Personal 8.0.3, con el que obtendrás funciones de encriptación avanzadas.

Pero si tus necesidades de seguridad son menos acuciantes y estás más preocupado en proteger los archivos almacenados en tu ordenador, dále en primer lugar una oportunidad a las funciones y software incorporado en Panther: el Acceso a Llaves y las imágenes de disco encriptadas.

Cierra la puerta de entrada a tu Mac

El Acceso a Llaves ha estado presente en todas las versiones del Mac OS desde el Sistema 7. En Panther, el Acceso a Llaves se encarga de guardar automáticamente las contraseñas de las aplicaciones, del acceso a los servidores y las que utilices en determinados sitios Web. También puedes utilizarlas para proteger los secretos de tu negocio.

Para que puedas convertir el Acceso a Llaves en un verdadero perro guardián, abre el programa (Aplicaciones: Utilidades), y haz clic en el botón Nota ubicado en la barra de herramientas Acceso. Se abrirá un ventana en la que deberás escribir un título descriptivo sobre el campo Nombre. A continuación, escribe o pega los datos que quieras proteger dentro del campo Nota. No tienes por qué limitarte a escribir textos breves, como una contraseña o el número de una tarjeta de crédito, sino que puedes llegar a pegar o escribir varios megabytes de texto en cada una de estas notas seguras.

Para acceder posteriormente a una nota segura, abre el Acceso a Llaves, busca la nota en la lista de elementos protegidos y haz clic sobre su nombre. Selecciona la opción Mostrar contraseña e introdúcela. Será entonces cuando puedas ver el contenido de la nota. Para introducir sus contenidos en otro programa puedes hacer clic sobre el botón Copiar nota en el Portapapeles, introduce de nuevo tu contraseña y pégala en cualquier campo de texto o documento.

Puedes guardar notas seguras en la Llave por omisión o también puedes crear una segunda Llave con el objeto de almacenar en ella sólo estas notas. La ventaja de utilizar esta segunda llave para las notas es que puedes utilizar una contraseña distinta, y también puedes encontrar con más rapidez y facilidad todas tus notas. Para crear una Llave, selecciona la opción Nueva Llave del menú archivo. Introduce un nombre y una ubicación y pulsa sobre Crear. Por último, introduce una contraseña para la Llave, escríbela nuevamente para verificarla y pulsa sobre OK.

Bloquea la llave. Cambia los ajustes por omisión para asegurarte de que tanto tu llave como la información que contiene están todo lo seguras posibles. Por omisión la Llave tiene el nombre “Inicio de sesión.” La contraseña que utilizas para acceder a esta Llave es la misma que utilizas como contraseña de inicio de sesión en tu Mac, y de hecho la Llave se desbloquea cuando te conectas a tu Mac. Para que tu llave tenga su propia contraseña, dirígete al menú Edición y selecciona la opción Cambiar contraseña de la Llave “Nombre de la llave”. Cambia la contraseña.

Asegúrate de que tu Llave esté bloqueada. El icono de bloqueo en la barra de herramientas de Acceso a Llaves muestra el estado de la Llave seleccionado así como los elementos que contiene. Para bloquear una Llave abierta, haz clic sobre su icono de bloqueo.

Para cambiar los ajustes de seguridad de forma individual para los elementos contenidos en una Llave, haz clic sobre el nombre del elemento en la ventana de Acceso a Llaves y pulsa en la lengüeta Control de Acceso. Aumenta el nivel de seguridad seleccionando las opciones Confirmar antes de permitir el acceso y Solicitar contraseña de la llave.

Encripta tus archivos secretos

Aunque puedes incluir una gran cantidad de texto en una nota segura, lo que no puedes hacer es añadir archivos a tu Llave. Sin embargo, sí puedes encriptar archivos e incluso utilizar imágenes de disco para guardarlos en un lugar virtualmente seguro.

Las imágenes de disco del OS X son realmente discos virtuales, lo que significa que en realidad se guardarán en tu disco como un archivo más, y que a su vez pueden contener archivos como si se tratasen de otro dispositivo de almacenamiento. (Seguramente hayas visto este tipo de discos en tu uso cotidiano con el Mac, ya que es la opción utilizada por la mayoría de los desarrolladores para la distribución de software.) Tú también puedes crear tus propias imágenes de disco para encriptar los archivos que copies en ellos, y que se desencriptarán automáticamente cuando los copies a otra carpeta de tu disco duro.

Para crear las imágenes de disco encriptadas debes utilizar la herramienta Utilidad de discos (Aplicaciones: Utilidades) y pulsar sobre el icono Nueva imagen que encontrarás en la barra de herramientas. Aparecerá una ventana en la que debes introducir el nombre y la ubicación en la que desees guardar tu imagen de discos, también debes elegir el tamaño (la capacidad que tendrá tu disco virtual) y decidir si quieres que la imagen de discos encripte los datos que guardes en ella.

Si tienes pensado guardar unos pocos archivos en esta imagen de discos puedes limitar su tamaño a 2,5 o 5 MB; de lo contrario elige una capacidad de almacenamiento mayor. Elige la opción AES-128 en el menú emergente Encriptación para proteger tus datos. Este algoritmo de encriptación de 128 bits es lo suficientemente fuerte para cualquiera salvo para las agencias de inteligencia. Por último, selecciona la opción Imagen de disco de lectura/escritura en el menú emergente Formato.

Cuando pulses el botón Crear la Utilidad de discos mostrará el progreso de la operación y, seguidamente, abrirá un diálogo en el que podrás definir la contraseña de acceso que quieras utilizar para acceder al disco virtual. No marques la opción Recordar contraseña para que debas introducir la contraseña cada vez que desees montar el disco en el escritorio. Así tu información estará mucho más segura.

La Utilidad de discos se encarga de montar la imagen de disco para que puedas copiar archivos en ella de inmediato. A medida que lo hagas el OS X encriptará los archivos. Cuando quieras utilizarlos cópialos a otra carpeta de tu Mac. Cuando hayas terminado, desmonta la imagen de discos ya que de lo contrario cualquier usuario que tuviese un acceso físico al equipo podría leer y copiar los archivos. Puesto que una imagen de discos funciona del mismo modo que c