Aplicaciones como After Effects, Combustion y Commotion se han utilizado en algunas de las producciones más espectaculares de la publicidad y de la gran pantalla como Gladiator, Vidoq o El hombre invisible. En este artículo le mostramos los puntos fuertes de las principales aplicaciones profesionales de composición, postproducción y aplicación de efectos especiales disponibles para Mac OS X.

Las cortinillas de televisión, composiciones de estudios virtuales y recreación de escenarios inexistentes, publicidad, efectos especiales en la producción en películas, composiciones para menús de DVD Video; son algunas de las posibilidades que ofrecen los programas de composición, postproducción de vídeo y aplicación de efectos especiales que comentamos en este artículo, capaces de llevar a cabo de forma creíble cualquier idea y que han participado en muchas de las creaciones que se pueden ver a diario tanto en televisión como en las pantallas de los cines.

After Effects 5.5

La aplicación para la animación de gráficos y creación de efectos visuales de Adobe es la más veterana en el entorno Macintosh. De hecho, se utiliza ampliamente en prestigiosas cadenas internacionales para la creación de sus cortinillas y animación de gráficos.

La impresión que uno podría obtener la primera vez que trabaja con AE es que se trata de un programa para trabajar principalmente en composiciones a partir de imágenes estáticas, aunque por supuesto se pueden integrar archivos de mapa de bits, vectoriales y de vídeo para realizar potentes composiciones. Además, After Effects 5.5 permite importar unas composiciones dentro de otras facilitando mucho el trabajo a la hora de organizar los proyectos anidados.

En cuanto a su manejo, la presencia del timeline (línea de tiempo) da la pista de la potencia que hay oculta detrás de una interfaz que destaca especialmente por facilitar un manejo extremadamente sencillo donde la mayoría de las funciones, incluyendo la creación de comportamientos jerárquicos entre diferentes materiales o pistas, se realiza mediante operaciones de arrastrar y soltar.

Un aspecto destacable es la excelente integración con los otros programas de Adobe (especialmente con Photoshop) ya que al importar archivos “de la casa” permite conservar capas, canales alfa, transparencias de cada capa e incluso muchos estilos de capa de Photoshop como sucede con las sombras, halos, etc. Además, una vez que se han importado a After Effects se puede lanzar la aplicación con la que se crearon para volver a editarlos, y cuando se guardan los cambios After Effects los actualiza en el proyecto para reflejar los cambios.

Composiciones 3-D. Una vez metidos en el programa, la principal novedad que se encuentra respecto a las anteriores versiones del producto es la posibilidad de trabajar en un entorno 3-D con todo lo que esto implica (uso de diferentes tipos de cámara, aplicación de luces, corrección de distorsión geométrica para conseguir movimientos de cámara más reales, etc.). La posibilidad de importar archivos 3-D con formatos RLA, Softimage PIC y EI, y de conservar los movimientos de cámara generados en ellos, resulta de gran utilidad a la hora de sincronizar el movimiento de los elementos virtuales con el de las secuencias de vídeo importadas al proyecto.

Para facilitar la visualización del entorno ofrece la posibilidad de ver la composición 3-D desde diferentes perspectivas simultáneamente e incluso crear diferentes cámaras.

Pero la potencia de este entorno 3-D no termina aquí. Mediante el uso de luces, cámaras y elementos transparentes o translúcidos se pueden simular proyecciones de diapositivas o efectos similares a vidrieras. Aunque las posibilidades de editar el material de las capas importadas pueden parecer pocas comparándolas con las de aplicaciones específicas de generación de imágenes en 3-D, resultan suficientes. La transmisión de luz, difusión, brillo, especularidad, efecto metálico, son algunas de las propiedades que permiten modificar el aspecto de los elementos importados para conseguir el resultado deseado.

Animación en tiempo real. Otra característica que facilita mucho el trabajo con After Effects es la animación de elementos en tiempo real. Desde la ventana de Motion Sketch, como si de un secuenciador se tratase, AE lanza el temporizador para permitir mover el objeto con total libertad, con la referencia del sonido y pudiendo hacer cambios de velocidad de una forma sencillísima. Una vez terminado, se puede modificar manualmente la trayectoria dibujada o pedir al programa que suavice el movimiento.

Efectos. En cuanto a los efectos los tres programas analizados cuentan con gran número de ellos pero, sin duda, After Effects se ha constituido como el estándar para los fabricantes de módulos, lo que amplía considerablemente la potencia y posibilidades del producto.

Por lo que respecta a los efectos incluidos con la versión evaluada (estándar) destaca el de croma key, aunque resulta algo básico para composiciones de nivel profesional.

Expresiones y efectos. Adobe incorpora la posibilidad de controlar todos los elementos de una composición de forma muy precisa aunque mucho menos intuitiva y fácil de aprender que utilizando los medios tradicionales. Las Expressions permiten controlar matemáticamente las secuencias así como las relaciones entre las diferentes capas que la componen, para lo que se utiliza el lenguaje JavaScript.

Para los no iniciados en este lenguaje, el fabricante propone copiar y pegar ejemplos y modificándolos para adaptarse a las necesidades que se tengan en cada caso. También se pueden hacer cambios complejos en los valores de cualquier elemento mediante el uso de scripts Motion Math escritos en el lenguaje del mismo nombre.

La versión de producción incorpora también el efecto Vector Paint que permite incorporar a la composición elementos dibujados que crea de forma vectorial con lo que son editables y no afectan de forma destructiva a la capa sobre la que se aplican. Con ellos se pueden crear efectos como el de escritura a mano sobre la secuencia de vídeo.

Por último, cabe destacar la posibilidad de exportar el trabajo para publicarlo en la red en el formato de streaming de Real especificando los diferentes anchos de banda a los que se va a destinar el resultado final.

Combustion 2

La interfaz de Combustion 2 llama la atención cuando uno la ve por primera vez ya que se aparta del estándar propuesto por Apple para el diseño de interfaces de aplicaciones. Aunque a primera vista resulta un poco complicado el hecho de que te impongan la colocación de las innumerables paletas con las que se trabaja, a la larga resulta muy cómodo no tener paletas flotantes que nos oculten en un momento dado otra que estemos buscando y a la vez tener esa gran cantidad de ellas ordenadas y siempre en el mismo sitio.

Al crear un proyecto nuevo (workspace) Combustion da a elegir entre los diferentes tipos de trabajo. Aunque posteriormente se puede hacer cualquiera de ellas desde dentro de una composición, es posible que el usuario necesite aplicar sólo un croma keyer o una corrección de color y no necesite el resto de la aplicación. Si se selecciona crear una composición ya se puede empezar a importar el material a editar. Las composiciones se pueden hacer en 2-D o 3-D y en éstas facilita el trabajo la visualización de diferentes puntos de vista.

En este caso nos encontramos con que no es posible colocar las diferent