Los imprescindibles

Juegos

Gráficos

Utilidades del sistema

Sonidos y música

Organización y ofimática

Internet

Tipos de distribución

Nadie da duros a peseta, ¿o si? Si realmente las gangas no existen, ¿cómo es posible que haya programadores y empresas que distribuyan programas por Internet de forma gratuita o basándose en la buena fe de que un usuario va a pagar el coste de una licencia?, licencia que además tiene un coste muy reducido.

Son muchas las razones que pueden inducir a una persona a realizar este tipo de acciones. En la mayoría de los casos se trata de personas que se ganan la vida de otra forma (incluso como programadores en otras empresas y para otros entornos) y se divierten creando programas que les apetece y regalándolos o bien vendiéndolos a bajo precio, ya que no tienen los recursos para crear una empresa de software, con el gasto que ello supone pero también con la posibilidad de cobrar los productos más caros.

Pero con independencia de las razones que induzcan a estos autores de software, la realidad es que a través de Internet y de los CD distribuidos con las revistas y grupos de usuarios se encuentran miles de aplicaciones que pueden convertir la experiencia de usar el Macintosh en algo mucho más divertido, útil o cómodo dependiendo del tipo de aplicación o herramienta que se emplee.

Los imprescindibles

Antes de empezar a comentar un grupo de aplicaciones con mayor o menor atractivo, incluso algunas que pueden denominarse "imprescindibles" por la utilidad que tienen y lo cómodo que resulta emplear el ordenador con ellas, es preciso hacer referencia a unos pocos programas que son realmente imprescindibles, ya que sin ellos no es posible obtener y utilizar el resto.

Stuffit Expander. Tres de estos programas pertenecen al mismo fabricante, Aladdin Systems, y probablemente antes de leer este artículo ya haya utilizado alguno de ellos sin saberlo. El más empleado es Stuffit Expander, un descompresor de archivos que se ha convertido en el estándar de Internet para la transmisión de programas y documentos. Tal es su utilidad que el propio CD de instalación del Mac OS de Apple lo incluye e instala en el apartado de utilidades de Internet.

Cada vez que reciba por Internet, o extraiga de un CD, un archivo que termina en .sit, .hqx o .bin, puede abrirlo con Stuffit Expander para descomprimirlo y extraer la información, ya sean documentos o aplicaciones.

DropStuff. Si además desea comprimir sus archivos para enviárselos a otra persona por correo electrónico o copiarlos a disquete, tendrá que instalar también DropStuff de la misma casa, un programa que realiza el proceso inverso, es decir crea el archivo .sit y opcionalmente el .hqx (necesario en algunos casos para enviar el documento por Internet) comprimiendo los archivos originales.

Stuffit Expander, el descompresor, puede utilizarse de forma totalmente gratuita, pero DropStuff es shareware y si decide continuar empleándolo después de un periodo de prueba de quince días, la licencia le solicita que pague 30 dólares.

Acrobat Reader.Otra aplicación que también se considera indispensable y que también está incluida en el CD de instalación de Apple, así como en muchas otras distribuciones de software es Acrobat Reader. Este programa permite leer los documentos PDF, formato que se ha convertido en estándar en la distribución de información en formato electrónico y en el que están creados muchos manuales además de una gran cantidad de información de todo tipo que puede descargarse de Internet.

Las aplicaciones que permiten crear este tipo de manuales se conocen globalmente como Acrobat y están creadas por la empresa Adobe, que las venden comercialmente. En cambio, el programa de la misma compañía que permite leer estos documentos y que se conoce como Reader es gratuito y puede descargarse de Internet, siendo conveniente que lo actualice a la última versión en www.adobe.com/products/acrobat/readstep.html de forma que pueda leer sin dificultad los libros electrónicos creados con las versiones más recientes de esta aplicación.

Juegos

Recordando lo dicho previamente, hay que indicar que en el apartado de juegos la elección que puede encontrarse en la mayoría de los servidores de Internet se centra en dos tipos de juegos: los de tamaño reducido y con un funcionamiento sencillo (lo que no implica que no sean divertidos, en muchos casos son mucho más adictivos que las grandes aplicaciones de varios CD) y las citadas demostraciones de aplicaciones comerciales que pueden descargarse de Internet.

Nanosaur. Existen excepciones notables, Nanosaur de Pangea Software es el ejemplo más claro. Esta empresa desarrolló ese atractivo juego y lo distribuyó de forma gratuita por Internet, además de estar incluido en las instalaciones del sistema operativo de los nuevos ordenadores. Posteriormente, los desarrolladores han cambiado su política y