Sepa cómo obtener el máximo rendimiento y aprovechar las características de nuestro “investigador”particular

Con el Sistema 7, el Finder ( literalmente Buscador ) comenzó a ofrecer capacidades para la búsqueda de archivos mediante la opción “Buscar Archivos” . Con el Sistema 8 . 5, después de muchas expectativas, las búsquedas se han hecho adultas . Y, como no podía ser menos, compatibles con Internet . Sherlock es la tecnología de búsquedas que Apple ha incluido en la última versión del Mac OS y en la que está basando gran parte de su campaña de publicidad sobre la actual versión del Mac OS .

Los padres de la criatura

Tal vez los más ancianos de la localidad recuerden un producto que Apple lanzó hace seis o siete años, junto con los servidores AWS, llamada AppleSearch . Se trataba de una base de datos documental que indexaba el contenido de los discos y permitía realizar búsquedas desde otros ordenadores; una solución con arquitectura cliente-servidor, tal y como mandaba la época . AppleSearch pasó a engrosar la lista de las “tecnologías-que-hay-que-adoptar” y, finalmente, desapareció .

Unos años más tarde, Apple comienza a enseñar versiones previas de Copland . En esas presentaciones, junto a los ingenieros que hablaban de potentes características de protección de memoria, un sistema de gestión de eventos más que mejorado y otras sutilezas internas, viajaban un par de evangelistas que mostraban mejoras en la interfaz de usuario ( el famoso Gray Appearance, nuevos controles y nueva apariencia para toda la interfaz ) y en la funcionalidad que el Sistema iba a poner a disposición de los usuarios: uno eran los famosos Agentes, tecnología ya en uso de forma limitada desde el Mac OS 8 . La otra era algo denominado con el nombre clave de VTwin, y permitiría al usuario realizar todo tipo de búsquedas sobre el contenido de los documentos en el disco duro . Tres años después de esas presentaciones, VTwin pasó a convertirse en el Apple Information Access Toolkit, una API ( Application Programming Interfaz ) para desarrolladores . Finalmente, desde hace un mes, es la fuerza que está detrás de Sherlock: la flamante tecnología de búsquedas del Mac OS 8 . 5 .

Pero Sherlock no es únicamente búsqueda documental . Sherlock engloba tres motores distintos para buscar distintos tipos de información . Por un lado tenemos nuestro clásico “Buscar Archivos”, con las ya habituales opciones . Por otro, búsqueda dentro de documentos ( previamente indizados, eso sí ) . Y, por último, y como gran novedad motivada por estos locos tiempos que nos tocan vivir, búsquedas en los contenidos proporcionados por Internet . Como diría Jack el Destripador, vayamos por partes .

Buscar Archivos

Las búsquedas clásicas, que nos han acompañado desde el Sistema 7, siguen siendo fieles a los usuarios de Apple, siempre listas para encontrar ese famoso archivo del tipo “si no se encuentra donde debería estar…”, “esta mañana estaba en esta carpeta, seguramente lo hemos borrado”, “esto es culpa de un virus, seguro” . Dentro de las mejoras que ofrece la versión 8 . 5 hay dos de las que suelen pasar desapercibidas, pero que demuestran su utilidad en el uso cotidiano .

Para empezar, ahora es posible hacer varias búsquedas, conservando los resultados . Anteriormente, la lista de resultados de la búsqueda era única; ahora se conserva una lista para cada una de las búsquedas realizadas . Esto es útil, por ejemplo, para comparar los resultados obtenidos mediante distintas búsquedas .

Además, por fin es posible tirar varios archivos ( con el mismo nombre ) simultáneamente a la papelera . Por ejemplo, si se quiere hacer una búsqueda de carpetas con el nombre “Carpeta sin título” para limpiar el disco de carpetas vacías, antes era preciso arrastrar cada archivo encontrado, uno a uno . La razón es que tal y como funcionaba, no se podían copiar varios elementos con el mismo nombre . Este “fallo” ha sido corregido en la versión 8 . 5 .

Por último, y esto es válido para los tres tipos de búsqueda, ahora es posible guardar las opciones de búsqueda, creando un icono que, al abrirse, realiza la búsqueda correspondiente . No es habitual repetir las búsquedas de archivos, ya que es algo que se realiza puntualmente; por ejemplo cuando uno quiere sorprenderse ante la ingente cantidad de archivos que contienen la extensión “ . jpg” se han ido amontonando en el disco duro . Pero sí que es una opción que puede ser útil para automatizar diversos procesos . Por ejemplo, en unión con las carpetas programables y la búsqueda por contenidos, puede ejecutarse una búsqueda por una determinada palabra y actuar en consecuencia .

Búsqueda documental

¿ Qué tal buscar por el contenido ? Aquí Apple ha añadido una base de datos documental en el Sistema Operativo . Perfecto . Realmente hace falta a poco que se empiece a trabajar con el ordenador, y resulta casi imprescindible para afrontar determinadas tareas .

Comencemos por ver cómo funciona esta parte de Sherlock . Para empezar, no es algo instantáneo; es decir, no se puede realizar una búsqueda por contenido nada más instalar el 8 . 5 . Antes de esto hay que indizar el disco . En las opciones del propio buscador se empieza por configurar cómo ha de ser esta indización . Se puede definir que se realice el trabajo en los tiempos en que el ordenador no se esté utilizando, o directamente se dedique todo el tiempo a este proceso . Como muestra, indizar un disco duro de 1 GB lleno de archivos de datos tarda más de una hora .

El aspecto relativo a la indización emplea distintos componentes del Sistema Operativo para poder acceder al contenido de los distintos tipos de archivos . Los conocidos y útiles traductores de formatos empleados por el Mac OS Easy Open se emplean también para acceder a los datos . De esta manera se puede tener un índice que permita buscar el contenido de todos los documentos ya sean de Word, o de texto . Lógicamente, este proceso de indización requiere su tiempo, al llevar aparejada la traducción de los formatos más dispares a formato de texto, que es, al fin y al cabo, lo que indiza Sherlock . Además, el formato de texto será el que se utilizará posteriormente para realizar las correspondientes búsquedas .

Adicionalmente, la indización utiliza una lista de “palabras vacías”, una serie de palabras que, se asume, están en todos los documentos y por las que nunca se van a hacer búsquedas . Conjunciones, pronombres, adverbios . . . este tipo de palabras son las que contiene una lista de palabras vacías . Cuando se indiza un documento, no se almacenan las referencias a estas palabras porque, repetimos, se asume que están en todos o casi todos los documentos . Y al realizar la búsqueda, nuevamente no se busca por estas palabras, porque sería añadir tiempo inútil de proceso, y todos sabemos cuán precioso es el tiempo .

Finalmente, también es posible indicar que los directorios que llevan determinada etiqueta no sean indizados . Por ejemplo, la carpeta empleada como cache de Netscape es una buena candidata a no ser indizada, porque puede contener gran cantidad de archivos de texto, cuyo contenido se añadiría a los índices y que aparecerían en las búsquedas . A no ser que, específicamente, se quiera buscar en la cache .

Bien . Tenemos nuestro índice ya creado y es hora de buscar información . Apple presenta como una ventaja la capacidad de realizar la búsqueda usando frases completas, sin necesidad de usar complejas fórmulas . Sin embargo, esto oculta una debilidad de Sherlock: no es posible buscar documentos que contengan determinadas palabras pero excluyendo de los resultados aquellos documentos que contengan otras palabras determinadas . Es decir, no se puede hacer la búsqueda: “compil