Probablemente esté leyendo este número de Macworld mientras camina por la alfombra multicolor de la Macworld Expo y, seguramente, una de las cosas que hará en este nueva edición de la feria informática más importante de España será visitar el stand de Apple… más translúcido y colorido que nunca.

Puede que también sea un buen momento para dejar ese viejo hábito de concentrarse en la recolección de objetos a los que ya se les encontrará alguna utilidad, si es que la tienen, para centrarse en asuntos que pueden resultarle más beneficiosos: el SIMO es una de las pocas ocasiones que se tiene cada año para entablar una conversación directa con los representantes de los principales fabricantes y distribuidores de productos para Mac en nuestro país (también con todos los que hacemos esta revista); no sólo para hablar con las azafatas. Por tanto, es la ocasión ideal para que pueda aclarar dudas, incompatibilidades y, por qué no, también adoptar un papel un poco más activo proporcionando sugerencias para futuros productos… puede que el resultado sea estéril, pero el mar está formado por millones de gotas de agua.

El SIMO también tiene su cara comercial y, desde hace ya algunos años, este es el aspecto que está cobrando mayor fuerza en comparación con las primeras ediciones del evento. Ahora puede ir de stand en stand y aprovecharse de las ofertas que muchos de los fabricantes le tienen reservadas; pero vaya con cuidado, porque los productos USB y FireWire aún están “recientes” para muchos y, en cuanto se traspasa la Macworld Expo, los Macintosh, iMac y compañía se van haciendo más difusos hasta convertirse en un monótono gris. Por ello, también es una buena ocasión para comprobar por sí mismo cuál es la percepción que se tiene “desde afuera” del mundo Apple y si ésta se corresponde con la avalancha de productos que, a lo largo de este año, han ido apareciendo de mano de algunos fabricantes que, anteriormente a la salida del iMac, no consideraban nuestro mercado como “interesante”.

Los objetivos

Los nuevos Power Mac G4, iMac e iBook serán sin duda el objetivo de la gran mayoría de usuarios Mac y ¿qué tal si para probarlos, como a usted le gustaría, se lleva consigo algunos documentos y/o aplicaciones en una unidad extraíble? También puede probar a realizar esta misma operación en los stands de fabricantes de impresoras (vea con sus propios ojos la calidad que le ofrecerán en la impresión de sus documentos). Otro objetivo para la actual edición está en el stand de Adobe: InDesign. Siéntese y contemple la demostración del producto.

Precisamente, las conferencias “in situ” y demostraciones de productos son algunos de mis deportes favoritos en cada SIMO: siempre se aprende algo nuevo sobre un programa con el que se lleva trabajando algún tiempo, ¿verdad? Y, si bien es cierto que todo está preparado “a medida” para conseguir el efecto deseado entre el público, no es menos cierto que se estas demostraciones se están haciendo con las mismas versiones de producto que usted podrá adquirir en la calle.

Por otra parte, si bien en la anterior edición de SIMO comenzaron a verse con cierta timidez productos de coloridas carcasas, le parecerá que este año la mayoría de periféricos se han contagiado con los colores y plásticos que más están de moda (lo que a casi todos gusta). El logotipo de la manzana hace ya algún tiempo que dejó de ser multicolor y, curiosamente, ahora el mundo Apple está más colorido y saludable que nunca.

Con algo de esfuerzo, y tras mucho caminar entre los pasillos de los pabellones, podrá descubrir una mayor cantidad de productos “compatibles con Mac” de los que podía encontrar años atrás, incluso muchos de ellos le ofrecerán soluciones a los problemas que venía arrastrando de un tiempo a esta parte: conexión de teléfonos móviles por puerto USB, nuevos dispositivos de audio y MIDI, soluciones a los ya antiguos problemas de protección por llave ADB, etc. Y si es de los usuarios que prefieren “lo penúltimo”, el SIMO es el sitio adecuado para comprar penúltimas versiones de software a precios muy sugerentes: manuales, soporte, posteriores actualizaciones a precios económicos… En fin, todas las ventajas que proporciona el disponer de software original (el hardware no es lo único que se debe pagar de verdad). Y si es de los usuarios que desean estar a la última, también podrá adquirir últimas versiones a “precios SIMO”.

Siempre se ha comprado con la vista, pero también conviene tener vista suficiente para ver qué es lo que se está comprando. Por tanto, no se deje deslumbrar sólo por las revoltosas formas y sugerentes colores de ratones, tabletas, impresoras, dispositivos de almacenamiento… en ciertos casos, los “patitos feos” pueden ofrecer más que los deslumbrantes rivales, recién salidos de una sala de maquillaje.

Mochila, agua, mucho tiempo, y calzado cómodo. Que disfrute un año más de la Macworld Expo, del SIMO en general, y del paisaje que este ofrece.