Según unas declaraciones de Greg Joswiak, vicepresidente de marketing de hardware de Apple, a BBC News, los portátiles con G5 están todavía lejos de ser una realidad.

Joswiak ha declarado que se está tratando de reducir la disipación de calor de los procesadores y que “el G5 es parte de nuestra hoja de ruta a largo plazo, pero llevará algún tiempo hasta que ese procesador pueda ser incorporado en los portátiles”.

El responsable de Apple también ha señalado que pasaron dos años antes de que los procesadores G4 pudiesen pasar de los ordenadores de sobremesa a los portátiles.