A estas alturas la captura de pantallas puede parecer algo trivial, hasta que llega el momento de realizar un proyecto en el que necesitemos capturar una gran cantidad de imágenes de pantalla, como en la elaboración de un libro técnico, manual de instrucciones de un programa, las capturas para el sitio web que estemos diseñando o bien las capturas de los programas como las que puedes ver impresas en esta misma revista.

Puede que la acción inmediata sea utilizar la utilidad de captura de pantalla incluida de serie en el Mac OS X. Sin embargo estas suponen opciones adecuadas cuando se trata de realizar la captura de un volumen bajo de imágenes o cuando, sencillamente, no nos es posible gastar los menos de 20 EUR que cuesta la última versión de Snapz Pro. Para el resto de los casos nuestra recomedación es que no dudes en comprar lo que se puede calificar como una de esas utilidades indispensables.

Y es que en su versión actual proporciona todo tipo de herramientas y opciones enfocadas a obtener capturas de pantalla listas para incluir en la página web, en los documentos de InDesign o Express, o en las ediciones de vídeo de forma óptima.

Al igual que la opción de captura del sistema operativo también permite realizar capturas de toda la pantalla (soporta el uso de varios monitores conectados al ordenador), de sólo los objetos que estemos interesados en capturar (ventanas sueltas, barras de menús, submenús, menús contextuales, iconos del escritorio, etc), o de una selección; pero la primera diferencia que se encuentra es que con cada una de estas opciones podemos indicarle al programa los ajustes que queremos emplear. No sólo se trata de que podamos decidir si queremos que se incluya el icono del cursor en la captura, por ejemplo para reflejar con más claridad acciones como el arrastre de un icono sobre una ventana, o elegir el formato gráfico para el archivo resultante, sino porque también se pueden mimar detalles como la conservación de la sombra en las ventanas, seleccionar el tipo de recuadro de recorte en función de que el tipo de la ventana a capturar tenga sus esquinas redondeadas o cuadradas, crear simultáneamente archivos de previo con el tamaño que desemos, convertir sobre la marcha la paleta de color, por ejemplo para pasar las capturas directamente a escala de grises, y porque también se pueden aplicar efectos de fundido a blanco y a negro o indicar la escala con la que deseamos capturar la imagen y que nos permitirá ahorrar unos cuantos minutos de trabajo al integrar posteriormente las capturas en los documentos.

Ver el resultado antes de capturarlo. Esta última versión introduce un par de mejoras muy interesantes. La primera de ellas es que se incluye un botón en la ventana de ajustes con el que se puede ver cuál será el aspecto definitivo que tendrá la captura de pantalla en función de los ajustes realizados. La segunda es la que Ambrosia denomina Ventana FatBits, se trata de una pequeña ventana en la que se muestra una ampliación de la zona sobre la que se esté pasando el cursor, y cuya principal función es la de permitir el posicionamiento exacto del recuadro de captura.

Acción

También puedes grabar como película QuickTime todo lo que hagas en la pantalla, aunque la calidad que se obtiene en este sentido está en consonancia con la potencia del equipo que se esté utilizando, el recuadro de captura marcado y el ajuste de fotogramas. Para que tengas una referencia, en nuestras pruebas pudimos crear películas con una calidad excelente, a una resolución de 1.152 x 768 píxeles y a una frecuencia de 25 fps con un PowerBook Ti a 667 MHz, lo que no está nada mal si se tiene en cuenta que el disco duro de estos equipos no es especialmente rápido y que la velocidad del procesador, memoria y rendimiento de la tarjeta gráfica está por debajo de los equipos actuales.

En la captura de vídeo también se puede decidir sobre si se va a capturar sólo el vídeo o también una pista de audio en la que se recojan los sonidos de interfaz y otra adicional con el sonido de la entrada de micrófono.

De hecho la captura de sonido resulta interesante porque se puede utilizar Snapz Pro para crear películas en las que sólo se capture el audio que se esté reproduciendo (por ejemplo las emisiones en vivio de una emisora de radio).

Conclusión

Desde nuestro punto de vista SanpzPro es una herramienta indispensable si necesitas hacer una elevada cantidad de capturas de pantalla, además de que realizarlas con la máxima calidad y flexibilidad y poder decidir en todo momento los formatos de archivo.

Si además no tienes un equipo especialmente antiguo y deseas preparar interactivos para la Web, para su distribución en CD-ROM o para producir tus propios tutoriales en DVD Vídeo, entonces encontrarás que se trata del programa perfecto y que el precio de la versión que incluye la capacidad de crear películas QuickTime es bastante adecuado.

SnapzX Pro 2.0.1

-----------------------

Calificación: *****/9,0 (Producto Recomendado)

Lo mejor: Precio. Flexibilidad de configuración y opciones de uso. Captura de vídeo y audio. Está en castellano. Precio.

Lo peor: La documentación está en inglés, aunque no resulta especialmente indispensable para utilizar el programa.

Producto: SnapzX Pro 2.0.1.

Fabricante: Ambrosia.

Distribuidor: Ambrosia. Web: www.ambrosiasw.com.

Precio: 19 dólares, la versión básica; 69 dólares la versión que permite crear películas.