Este monitor plano emplea un panel LCD de matriz activa (TFT) retroiluminada con un tubo fluorescente, proporcionando una diagonal de imagen de 18,1 pulgadas. La máxima resolución que proporciona es de 1280 x 1024 píxeles con una frecuencia de refresco de 85 Hz y un tamaño de punto de 0,297 mm. No obstante, el CPD-L181A permite trabajar en otras resoluciones inferiores, soportando un rango de frecuencia horizontal de 30 a 92 kHz y 48-85 Hz de frecuencia vertical. El peso y el espacio también son ventajas añadidas en el uso de este tipo de monitores y en este modelo se traduce en un peso de 9 Kg y un tamaño (soporte incluido) de 46,8 x 42,2 x 20,7 cm. (ancho x alto x profundidad; 9 cm de profundidad sin la peana). Precisamente la peana permite girar el panel hasta 30 grados en vertical y 45 en horizontal, y la tecnología TFT de matriz activa garantiza la nitidez de la imagen.

Instalación y configuración

La instalación de este monitor al Mac no requiere más de cinco minutos, ya que sólo se debe conectar la toma de alimentación (adaptador suministrado) y el cable de vídeo entre el ordenador y el monitor, para lo cual también se proporciona un adaptador en función de la conexión de vídeo disponible en la tarjeta gráfica.

Hay que señalar que los conectores del Sony CPD-L181A están ocultos por la tapa de la peana y este sistema también facilita que los cables queden bastante recogidos. En este sentido, una de las características de este monitor es que dispone de dos tomas para la entrada de vídeo, pudiendo conmutar la imagen a mostrar entre las dos señales de entrada mediante un botón dispuesto en el marco frontal del monitor.

Otra de las ventajas en el apartado de configuración es que, en la mayoría de  los casos, bastará con pulsar el botón de ajuste automático para que éste corrija la geometría, posición, brillo y contraste en función del modo de representación seleccionado. No obstante, en las pruebas realizadas se comprobó que para obtener la máxima nitidez de la imagen es conveniente realizar un ajuste manual tanto de la frecuencia horizontal como de la vertical, utilizando para ello la utilidad suministrada en disquete junto al monitor. Dicha utilidad se limita a mostrar un patrón fijo en pantalla, de modo que el usuario pueda ajustar la frecuencia a través de las opciones proporcionadas por el menú de pantalla para eliminar el ligero parpadeo de la señal.

El acceso a las diferentes funciones del menú, así como el cambio de valores en cada una de las opciones se realiza mediante un sistema de navegación basado en botones, todos ellos contenidos en la parte derecha del marco del monitor. Además de permitir realizar ajustes de geometría, mediante las opciones recogidas en dicho menú también podrá cambiar la temperatura de color entre tres valores predeterminados (5000K, 6500K y 9300K) o bien definir un valor personalizado, ajuste de representación optimizada (gráficos, texto) y, en función de la resolución seleccionada, realizar la representación a pantalla completa mediante ampliación de la imagen, pantalla completa con relación de aspecto real o modo Real, en cuyo caso se observarán unas franjas negras por encima y por debajo de la imagen. Otros apartados del menú permiten ajustar la cantidad de retroiluminación, bloquear los ajustes realizados, definir la cantidad de tiempo para que el monitor entre en modo de reposo (cumple la normativa TCO) o utilizar los ajustes de fábrica.

Calidad de imagen

La mejor calidad de imagen se obtuvo con una resolución de 1280 x 1024 píxeles tras realizar un ajuste automático del monitor (con ajuste manual de la frecuencia horizontal y vertical), crear un nuevo perfil ColorSync mediante la opción de calibración del panel de control monitores, modo Full1 (pantalla completa con relación de aspecto real), 9300K como ajuste de temperatura de color y con el preajuste Gráfico. También se tuvo que ajustar el apartado de retroiluminación para evitar el efecto de imágenes residuales en pantalla. Tras realizar todos estos pasos, se puede calificar la imagen mostrada como excelente, tanto al trabajar con texto como en la representación de gráficos y vídeo. El contraste y la nitidez son muy buenos, y los colores son uniformes a lo largo de toda la superficie de la pantalla sin mostrar ningún píxel defectuoso (se utilizaron los patrones de TechTool Pro para las pruebas de color, píxeles defectuosos y geometría). Por lo que respecta al consumo, este es de 75W cuando el monitor está encendido y de tan sólo 5W cuando está en modo de espera o modo de  reposo.

Conclusión

Con el Sony CPD-L181A se dispondrá de una excelente calidad de imagen, siempre y cuando se vaya a trabajar a  una resolución superior a los 800 x 600  píxeles. En el caso de utilizar la opción  de representación a pantalla completa mediante ampliación se reducirá notablemente la nitidez de la imagen. La posibilidad de trabajar con dos señales de vídeo y conmutar entre ellas también resulta práctico en algunos casos.

El precio del Sony CPD-L181A, por otra parte, no puede decirse que esté al alcance de todos los bolsillos, y aunque los monitores que utilizan esta tecnología tienen unos precios bastante elevados en comparación con los de CRT, en el caso de este modelo es particularmente elevado.

CALIFICACIÓN: ****/8,5 LO MEJOR: Nitidez y contraste. Ajuste automático. Tamaño y peso. LO PEOR: Precio. PRODUCTO: Sony CPD-L181A. FABRICANTE: Sony. DISTRIBUIDOR: TDL. Sony. Tel.: 93 402 64 00. www.sony-cp.com. PRECIO: 608.000 PTA + IVA (2.654 EUR).