Los dispositivos USB que cumplen con la especificación USB 1.1 ofrecen una velocidad de transferencia máxima de datos de 12 Mbps, y en algunos casos deben compartir la velocidad de este canal con el resto de unidades que estén conectadas en cadena. Con un precio muy interesante y una capacidad que puede solucionar las necesidades de almacenamiento de muchos usuarios, el StudioDrive USB 2.0 proporciona una transferencia máxima de 858 KB por segundo en lectura secuencial y aleatoria, y otro tanto en operaciones de escritura cuando se conecta al puerto USB del Mac. Eso sí, en la velocidad de lectura y escritura real (la que obtendrá cuando grabe archivos desde el escritorio o desde las aplicaciones) también influye la versión del sistema operativo que se esté utilizando. Por ejemplo, para copiar 650 MB con Mac OS 9.x se invierte un total de 16 minutos y 46 segundos, mientras que se si se hace la misma operación con Mac OS X (10.1) sólo son necesarios 12 minutos.

Una posible solución para aprovechar todo el potencial del StudioDrive USB 2.0 sería instalar una de las múltiples tarjetas PCI compatibles OHCI (Open Host Control Interface) encargadas de proporcionar conectividad USB 2.0 (denominadas EHCI, Enhanced Host Control Interface), como los modelos fabricados por Adaptec (www-. ptec-europe.com), Orange Micro (www--.orangemicro.com) y Belkin (www-.belkin.com) entre otros. Pero esta opción limita la instalación del producto a los usuarios que tengan un Power Mac G3 o G4 y en las pruebas realizadas con una tarjeta USB2 Connect de Adaptec el soporte se limita a la especificación USB 1.1. A diferencia de la tarjeta de Adaptec, las tarjetas PCI Orange USB High Speed y USB 2.0/FireWire Combo incluyen los controladores USB 2.0 para Mac OS X, con lo que en este caso sí se podrían aprovechar los 480 Mbps del StudioDrive.

Software y mecánica

La carcasa en la que está alojada la mecánica Seagate ST340810 del modelo probado incluye internamente el adaptador de alimentación. El único control disponible es el interruptor de encendido situado en la parte posterior junto con la única toma USB, que obliga a que sea el último dispositivo en una cadena o a enchufarlo a un conector del ordenador.

Junto con la unidad se suministra un CD que incluye el manual de instrucciones en inglés, controladores USB y FireWire para los productos de almacenamiento de LaCie (y controladores y software para Windows), la utilidad TimeDrive con la que se puede medir el rendimiento de cualquier disco duro conectado a los buses internos o puertos del Mac, y la utilidad de discos Silverlining Pro con la que se puede inicializar el disco en HFS o HFS+, crear particiones, realizar un formateo a bajo nivel, etc.

Nos ha llamado la atención que mientras que en los discos StudioDrive FireWire de LaCie no es necesario instalar los controladores proporcionados por el fabricante para utilizarlos sin ningún tipo de incompatibilidad con Mac OS 9.x o Mac OS X, con el StudioDrive USB es imprescindible hacerlo; aunque en principio debería ser compatible con los controladores genéricos incorporados en Mac OS 9 y posteriores, o con las extensiones USB Mass Storage y USB Mass Support si se está utilizando una versión anterior del sistema operativo.

Aunque la máxima velocidad de transferencia que se puede obtener es de 858 KB por segundo, la mecánica utiliza una conexión nativa ATA/100, con una velocidad de giro de 5.400 rpm, 2 MB de buffer, un tiempo medio de acceso en lectura de 9,9 ms y de 10,9 ms en escritura y una duración de uso continuado antes de fallos de 600.000 horas. Muy similar en rendimiento a la que podría obtener con el disco duro interno de un iMac, pero limitada por los cuellos de botella impuestos por la conexión USB, más si se tiene en cuenta que hay pocas opciones para utilizar el StudioDrive, tal y como se vende, con USB 2.0.

Conclusión

Los usuarios de iMac o iBook encontrarán en el StudioDrive una buena cantidad de almacenamiento a un precio razonable, pero con una velocidad de lectura/escritura que limita su aplicación a la de guardar los archivos de aplicaciones no demasiado exigentes. En este caso es más interesante fijarse en el modelo FireWire que con la misma capacidad, y con un precio similar, ofrece una velocidad de escritura y lectura muy superior. Los usuarios de PowerBook pueden adquirir una tarjeta PC Card USB 2.0 que permita utilizar el StudioDrive a una velocidad de 480 Mbps y, por tanto, utilizarlo con aplicaciones más exigentes como la digitalización de vídeo o de sonido; opción muy interesante por precio/prestaciones. Por último, los usuarios de equipos de sobremesa, que tengan serios motivos para no instalar un disco duro interno en sus ordenadores (opción más económica y que ofrece mayor velocidad), pueden ver en el StudioDrive una solución de almacenamiento correcta que se convierte en más interesante en el caso de que estén dispuestos a realizar una inversión adicional en una tarjeta USB 2.0 que realmente permita trabajar con transferencias máximas de hasta 40 MB por segundo.

Studiodrive 40 GB

------------------------

Calificación: ***/6,0

Lo mejor:Precio. Software suministrado.

Lo peor:Es necesario comprar una tarjeta USB 2.0 que permita trabajar a una velocidad de 480 Mbps, y en este caso el StudioDrive es una opción adecuada dependiendo del ordenador que se tenga. Incorpora sólo un conector USB.

Fabricante:LaCie.

Distribuidor:LaCie. Núñez Morgado, 3, 5ª planta. 28036 Madrid. Tel.: 902 40 27 70. Web: www.lacie.com.

Precio:245,81 EUR.