La tarjeta Megaspeed 4B era fabricada y distribuida por la empresa francesa SCii Telecom, que ha sido adquirida recientemente por la compañía americana Ariel, que ahora la vende con su nombre.

Como su propio nombre indica, esta tarjeta PCI soporta un máximo de cuatro canales B, lo que equivale a cuatro comunicaciones telefónicas RDSI simultáneas. Pero dado que cada línea RDSI incorpora dos canales B, el resultado es que la tarjeta, para dar el máximo rendimiento, necesita dos líneas RDSI conectadas, disponiendo en su parte trasera de los conectores RJ-45 destinados a estas conexiones y un enchufe para un “handset” telefónico; es decir, no todo el teléfono sino únicamente el micrófono y el altavoz, ya sea en formato de auricular para la cabeza o del modelo para mano que va conectado a la base del teléfono.

Junto con la tarjeta, en la caja se incluyen los manuales traducidos al castellano, el CD de instalación y un disquete de actualización para la conexión a través de InfoVía Plus. Siguiendo las instrucciones de los manuales se empezó a realizar la instalación, pero en la máquina de pruebas (un Power Macintosh 7600 con Mac OS 8.6 en castellano) el procedimiento estándar provocó un cuelgue del sistema, por lo que hubo que desactivar diversas extensiones hasta que finalmente se pudo realizar la mayor parte de la instalación. Sin embargo, las utilidades SCii se instalaron a mano ya que el instalador se bloqueaba en esa parte. Este error pudo deberse a la configuración especial de esta máquina, aunque no pudo determinarse exactamente qué elemento fue el que producía el conflicto.

Opciones de conexión

El software incluido con la tarjeta ofrece tres opciones de manejo distintas: en primer lugar como adaptador telefónico, permitiendo recibir y originar llamadas telefónicas, aprovechando en este caso las ventajas del sistema RDSI, como es el hecho de que pueda mostrar el número de origen de una llamada recibida antes de descolgar el teléfono.

Evidentemente esta no es la principal utilidad de esta tarjeta, que en las transmisiones de datos es donde demuestra su principal atractivo. Para las conexiones a Internet o a redes TCP/IP privadas ofrece no sólo la posibilidad de establecer conexiones a 64 Kilobits por segundo, sino que empleando varios canales B (hasta el máximo de los cuatro que maneja) y por medio del protocolo estándar Multilink PPP (MLPPP) permite realizar conexiones de hasta 256 Kilobits por segundo, esto naturalmente si el proveedor de acceso a Internet o el nodo privado al que llame le proporciona esta posibilidad, ya que el extremo remoto también debe tener activado Multilink PPP.

La configuración y el manejo es muy sencillo sí se siguen las sencillas instrucciones incorporadas, tanto empleando un canal como los cuatro disponibles, y se integra perfectamente dentro del entorno TCP/IP de Apple, apareciendo como varios módems distintos en el panel de control Módem (dependiendo de la velocidad, y por tanto número de canales que se quieran usar) y una vez realizada la conexión, y siempre que la propia Internet lo permite, el rendimiento obtenido fue máximo, al ser una placa PCI que transfiere los datos recibidos al ordenador a alta velocidad y no existir los cuellos de botella, como puertos serie o enlaces de red, que puedan añadir retrasos. Por ejemplo, en una conexión a 64 Kilobits por segundo se llegaron a obtener hasta 7,5 Kilobytes por segundo, que equivale a 60 Kilobits por segundo. Si se tiene en cuenta que tanto PPP como TCP/IP añaden una información adicional a los datos para que estos puedan llegar a su destino (información que no está contemplada en la velocidad de 7,5 Kilobits), ésta puede considerarse óptima.

Salvo para procesos específicos, como es el envío o recepción de correos de gran tamaño que se hacen directamente al servidor del correo del proveedor sin que los mensajes tengan que viajar directamente por otras redes, este proceso lo realiza el servidor de su proveedor una vez que ha recibido el mensaje que usted le ha enviado, la utilización de MLPPP en Internet (por ejemplo para navegar) no resulta especialmente beneficiosa, ya que en la gran mayoría de los casos la velocidad que se obtenga de Internet, es decir el acceso a los servidores remotos, no permitirá aprovechar esta característica. Sin embargo, para la conexión a redes IP privadas, por ejemplo la intranet de una multinacional, el beneficio puede ser mucho mayor, sobre todo si se tiene en cuenta que en estos casos los archivos que se transfieren son de mucho mayor tamaño.

Otra posibilidad que ofrece esta tarjeta es la utilización de varios canales con finalidades distintas. Puede emplear uno de los cuatro canales para conectarse a Internet y, simultáneamente, emplear el software Transfile incluido para el envío o recepción de archivos directamente con otras empresas utilizando los protocolos propios de Transfile, los de la tarjeta Leo o Grand Central, que se encuentran entre los más usados en este tipo de comunicaciones.

El programa Transfile permite tanto realizar llamadas, para lo cual se crea un directorio de usuarios donde se indica el número de cada uno, la velocidad de conexión, protocolo y contraseña, como las personas o empresas autorizadas a llamar a este ordenador para enviar o recibir archivos, que se dan de alta en un directorio aparte de autorizaciones.

Conclusión

La utilización conjunta de este programa y la conexión a Internet, pudiendo manejar, por ejemplo, un canal para conectarse a Internet y tres para enviar y recibir simultáneamente a destinos distintos con Transfile, es lo que otorga a esta tarjeta y al software incorporado su auténtico valor.

CALIFICACIÓN: ****/7,0 LO MEJOR: Manuales en castellano, facilidad de manejo, opciones de uso versátiles. LO PEOR: Problemas de instalación, manuales demasiado escuetos. FABRICANTE: Ariel Corporation. FABRICANTE: Qtronix. DISTRIBUIDOR: Dalt Computer. E. Prat de la Riba, 15. 08330 Premiá de Mar (Barcelona). Tel.: 93 751 71 61. Fax: 93 752 07 08. Web: www.daltcomputer.es. PRECIO: 140.000 PTA + IVA (842,17 EUR).