Con la gestión de color, nuestro objetivo es alcanzar una solución precisa en la coherencia de color, conciliando las diferencias existentes entre los espacios de color de los dispositivos.

Para que el sistema de gestión de color convierta correctamente los valores de color entre los distintos espacios de color y que los colores sean iguales o muy parecidos, deben cumplirse tres condiciones:

1. Espacio de color conocido. El sistema de gestión de color debe conocer el espacio de color de la imagen para poder dar el verdadero significado de los valores de color de la imagen. Al asignar un perfil a una imagen, la imagen estará en el espacio de color descrito por el perfil en concreto. Los dispositivos modernos de origen, como una cámara digital o un escáner, permiten asignar un perfil al documento, pero también se puede asignar en Photoshop.

2. Utilizar una referencia independiente. Después, el sistema de gestión de color utiliza una referencia independiente de color para identificar los colores absolutos CIE Lab (describe todos los colores que puede ver una persona) representados por los valores de color de la imagen. Esa independencia significa que los valores de color, a los que se hace referencia en este espacio, no están limitados ni ligados a los colores que se producen en cualquier otro dispositivo.

3. Espacio de color de destino. Finalmente, el sistema de gestión de color debe conocer el espacio de color del dispositivo de destino para poder enviar valores de color RGB o CMYK correctamente convertidos. Para ello hace uso de los perfiles, para comprender el significado de los valores RGB y CMYK en cada dispositivo. Dichos perfiles los puede proporcionar el fabricante o crearse con software y hardware específicos.

Asignar y/o Convertir perfiles

La mayoría de los usuarios que ya están acostumbrados a los conceptos de Gestión de color suelen tener una fase en la que se confunden la aplicación de las funciones de “Asignar perfiles” y “Convertir Perfiles” de los programas que las disponen, como por ejemplo Photoshop. Y es vital comprender su utilidad y diferencias para poder aplicar un correcto flujo de Gestión de color.

Asignar perfil (menú Imagen > Modo > Asignar Perfil) Usa un perfil para describir cómo deben interpretarse los valores (números) RGB o CMYK de la imagen, pero sin convertirlos o cambiarlos. Sólo cambia el aspecto de la imagen, para luego convertirla al espacio de trabajo, que sería el siguiente paso normal.

Convertir Perfil (menú Imagen > Modo > Convertir en Perfil) Significa traducir e interpretar un perfil (de origen) para convertirlo a otro (de salida). Se usa cuando se envía un archivo a un dispositivo (como una impresora) que no soporta gestión de color, o para convertir en el espacio de edición o trabajo para los colores originales de una imagen. Se traducen o cambian los números de color (los datos) de la imagen para que se identifiquen con los colores específicos de ese dispositivo o espacio de color. Al Convertir entre dos perfiles, el sistema de gestión de color da a un mismo valor RGB distinto color, y a un mismo color, distinto valor.

Si se tiene activada la casilla de preguntar al abrir en las preferencias de Ajuste color, los pasos siguientes se deben hacer al cargar la imagen de un documento escaneado que viene sin etiqueta de perfil. Hay que mencionar que, por supuesto este ejemplo se tiene y se conoce el perfil de ese dispositivo (o sea su caracterización), y suponiendo que el software que controla el escáner es un poco anticuado y no facilita el proceso automático (o también se desconoce) de no permitir asignar perfil, ni convertir a otro perfil de espacio de trabajo.

Luego, al abrir se puede optar por tres opciones con el mismo resultado (porque conocemos el perfil de origen y vamos a darle el mismo perfil de edición de salida o espacio de trabajo) pero con diferencias en la aplicación del proceso.

Fotografía digital

En el caso de la gestión de color con cámaras fotográficas digitales hay distintos métodos que se pueden usar, que van desde ajustes sencillos de la cámara (lo más recomendado es que se configure en la cámara el mismo espacio de color que el espacio de trabajo del programa donde se editen las imágenes), a ajustes de balance de blancos exclusivos, y hasta alcanzar un control total mediante capturas en formato RAW.

Reglas a seguir

Siempre es interesante mostrar el Perfil del documento en la barra de estado en la parte inferior derecha de la ventana de cada documento. De esta manera se conoce la etiqueta o perfil utilizado en la imagen.

Como los documentos pueden etiquetarse con perfiles para que describan espacios de color RGB o CMYK específicos, otra buena práctica consiste guardar siempre las imágenes con el perfil incrustado. Al asociar, o etiquetar, un documento con un perfil de color asegura la definición del aspecto real del color en el documento en el monitor calibrado. Si cambia el perfil asociado, cambia el aspecto de los colores.

También puedes definir si deseas convertir colores al espacio del perfil de la prueba e incrustar el perfil de la prueba en su lugar. Sin embargo, se recomienda que sólo los usuarios avanzados con experiencia en la gestión de color cambien el comportamiento de incrustación de perfiles. Cambiar la incrustación del perfil al de ajuste de prueba sólo está disponible para los formatos PDF, EPS, DCS 1.0 y DCS 2.0. La selección de esta opción convierte los colores del documento al espacio del perfil de la prueba y sirve para crear un archivo de salida para impresión.

Esquema de un sistema de gestión de color

--------------------------------------------------------------

I. Los dispositivos de origen crean documentos que contienen valores de color sin formato.

II. Los perfiles de origen y los de los documentos caracterizan a los dispositivos o archivos, o sea, describen sus espacios de color.

III. Con los valores de color sin formato y los datos de perfil, el sistema de gestión de color identifica los colores reales del documento mediante el uso de una referencia independiente de color (Lab).

IV. Los perfiles de dispositivo describen los espacios de color de cada dispositivo.

V. El sistema de gestión de color convierte los valores de color sin formato al espacio de color de cada dispositivo.

Pedro Arconada ([email protected]) es colaborador de Macworld España y formador especializado en aplicaciones gráficas.