En noviembre Apple anunció la disponibilidad en nuestro mercado de Mac OS 9. Desde entonces, en Macworld hemos puesto a prueba esta versión del sistema operativo instalada en diversos modelos: Power Mac 9600, Power Mac G4, iMac 233 MHz (primera generación) e iMac DV SE. A diferencia de otras versiones del sistema operativo, con el Mac OS 9 la estabilidad es absoluta en todo momento, aunque para conseguirla se tuvieron que actualizar previamente algunos de los paneles de control y aplicaciones de terceras partes. Por ejemplo, este fue el caso de ATM Deluxe (actualizado a la versión 2.5.2) y la correspondiente de ATR (Adobe Type Reunion).

Para elaborar este artículo se tomaron los Power Mac 9600 y Power Mac G4 como máquinas profesionales y, por tanto, se hizo especial hincapié en el comportamiento del sistema en el acceso a servidores de archivos en red local (incluso si éstos trabajaban con otra versión del Mac OS), así como gestión de las tipografías, uso de la nueva característica Llaves y gestión de color mediante ColorSync 3.0.

Igualmente en este apartado, también se observó el comportamiento del sistema a la hora de trabajar con dispositivos USB, FireWire y SCSI. Adicionalmente, la conexión a Internet para el Power Mac 9600 y Power Mac G4 se estableció a través de un servidor Proxy, y la conexión en red se estableció a través de un router, con una zona AppleTalk definida.

Los dos modelos iMac sirvieron como punto de referencia para observar el comportamiento del Mac OS 9 en un entorno de usuario doméstico. En este sentido, el iMac de primera generación nos ofreció el punto de vista de un modelo con sólo 64 MB de memoria RAM en placa y un procesador PowerPC G3 a 233 MHz, mientras que el iMac DV SE nos ofreció el rendimiento que se obtiene con el sistema al trabajar con el reproductor DVD-ROM, por ejemplo. Adicionalmente, este equipo doméstico incorpora 13 GB de disco duro y 128 MB de memoria RAM, lo que es de gran utilidad para establecer el rendimiento de un modelo doméstico con mayor velocidad (PowerPC G3 a 400 MHz) y más cantidad de memoria en placa (128 MB).

El acceso a Internet para los iMac se realizó a través del módem interno incorporado en sendos modelos, mientras que la conexión en red (de tres nodos) se realizó mediante un hub de cinco puertos. A uno de los tres nodos (Power Mac 8100) se le instaló el Mac OS 8.1.

Por último, los dos iMac también se utilizaron para realizar las pruebas de acceso a Internet, desde el navegador de páginas web, cliente de correo electrónico, Sherlock 2 y QuickTime, así como el acceso directo a través del Navegador de Red.

Instalación

La instalación del Mac OS 9 se realizó sin ningún tipo de problemas en todos los modelos utilizados para la evaluación; si bien en el iMac 233 hubo que proceder a la actualización de la ROM. Esta actualización no representa ninguna dificultad, ya que el propio CD de Mac OS 9 incorpora el actualizador necesario, así como las instrucciones a seguir para llevarla a término sin grandes dificultades.

En el caso del Power Mac G4 (equipado con un DVD-RAM) y del iMac DV SE (equipado con un DVD-ROM) se observó que el instalador del Mac OS 9 detecta estos dispositivos como si fueran unidades CD-ROM convencionales y, por tanto, no instala por omisión las extensiones necesarias para reproducir títulos DVD. En sendos casos, el Mac OS 9 se limitó a instalar las extensiones correspondientes al CD-ROM y para reconocer los diversos formatos en los que pueden estar grabados los títulos CD.

El único modo de que Mac OS 9 instale las extensiones específicas para el DVD-ROM es utilizando la instalación personalizada, seleccionando el apartado Multimedia como única opción a instalar (excluya de sus contenidos el reproductor Apple FMRadio en el caso de que su equipo no disponga de este elemento hardware). Una vez realizado este paso, los títulos DVD-ROM se reprodujeron sin ningún tipo de problema. No obstante, ampliaremos el funcionamiento del Reproductor DVD Apple en el cuadro “Reproducción de títulos DVD”.

Arranque

Si bien una de las características más llamativas de Mac OS 9 es la de Usuarios múltiples, esta versión del sistema operativo consume algo más de tiempo cuando se hace uso de ella; si bien habría que entrar a valorar las ventajas adicionales que proporciona su uso. No obstante, por omisión el Mac OS 9 arranca como el resto de las anteriores versiones y, por tanto, el tiempo requerido para que aparezca el Escritorio en pantalla no será mucho mayor que el empleado por el Mac OS 8.6. Evidentemente, Mac OS 9 también precisa algo más de memoria. En concreto, 32 MB de memoria física y con la memoria virtual activada.

Si bien la memoria no supone un problema en el caso de los Power Mac G4, iMac DV SE y Power Mac 9600 (ampliado a 128 MB de RAM), en el iMac a 233 MHz se recomienda ampliar la memoria física. Si bien los 64 MB que incorpora en placa son más que suficientes para la ejecución del Mac OS 9 (20,6 MB), su dependencia de la memoria virtual hace que ciertas operaciones sean más lentas de lo debido.

Adicionalmente, en el apartado del arranque también hay que dar la bienvenida a unos nuevos archivos “indispensables”. Si en las versiones del Mac OS hasta el 8.5 sólo debía incluir los archivos System y Finder para hacer un disco de arranque, y posteriormente se unió el archivo Mac OS ROM (desvinculando la necesidad de una ROM física en la placa madre), ahora encontrará en la Carpeta del Sistema unos nuevos archivos destinados a ampliar lo que se podría llamar el corazón del sistema operativo:

- Systems Resources. Diversos recursos para el funcionamiento del Mac OS 9.

- Conexión. Este archivo se encarga de contener diversos recursos y funciones para la conexión de usuarios múltiples cuando está activa dicha característica.

- Paneles. Este archivo del sistema contiene recursos específicos y funciones para trabajar como “usuario básico” en una configuración de “Usuarios múltiples”.

También la carpeta de Extensiones incorpora múltiples novedades y en función de si se encuentran activas (por omisión) o no, algunas de las nuevas características del Mac OS 9 estarán disponibles o funcionarán deficientemente. Por ejemplo, esto es lo que sucede con Actualización de software, o el localizador de software USB en Internet.

Conexión de dispositivos

Con Mac OS 9 Apple ha introducido diversas características orientadas a la actualización automática de componentes software; ya sea a la hora de trabajar con dispositivos o de algunos componentes del propio sistema operativo. En este sentido, Mac OS 9 ofrece las siguientes posibilidades:

- Descarga automática de controladores para dispositivos USB.

- Actualización automática de QuickTime o selección de componentes de QuickTime para su descarga desde Internet y posterior instalación.

- Actualización de los componentes del Mac OS.

Actualización USB. Cada vez que conecte un nuevo dispositivo USB a cualquiera de los puertos disponibles (prueba realizada en el Power Mac G4, iMac DV SE y Power Mac 9600 con tarjeta USB de XLR8), el Mac OS 9 le mostrará un cuadro de diálogo indicándole la posibilidad de descargar el controlador necesario desde Internet, siempre y cuando no pueda funcionar directamente con alguna de las librerías incorporadas por el