Cuando se trata de transmitir audio y vídeo en Internet, hay dos métodos que se pueden usar: puede transmitir los archivos con el mismo servidor HTTP que sirve sus páginas o imágenes y puede emplear una tecnología de streaming que proporcione un flujo en tiempo real de los datos con resultados más flexibles y efectivos.

El método HTTP es fácil y barato, dado que no hace falta ningún software servidor especial. Pero la transmisión con este sistema tiene problemas significativos. Además de ser menos fiable, no permite realizar un desplazamiento rápido; si el usuario intenta hacer un avance rápido a un punto especial, la reproducción se detiene mientras que se descarga toda la información hasta ese punto. Además el sistema HTTP no permite hacer transmisión en vivo, por lo que no puede emplearse para eventos especiales como conciertos en directo o discursos ni para las emisoras de radio y televisión que quieren ampliar su campo de acción a Internet.

Hasta hace poco QuickTime era un formato basado exclusivamente en HTTP. Pero con la versión 4 se une en el terreno de transmisión en tiempo real al grupo del RealSystem G2 de RealNetworks y de Windows Media Technologies de Microsoft (previamente conocido como Netshow).

El streaming de QuickTime 4 tiene un gran número de puntos a su favor. Se pueden emplear la mayoría de las herramientas y técnicas utilizadas para crear películas QuickTime para servidores HTTP y si se habla de flexibilidad, las películas streaming de QuickTime pueden reproducirse en cualquier aplicación que soporte el formato convencional de QuickTime. Por tanto pueden incluirse películas QuickTime en un proyecto interactivo de Macromedia Director, una presentación de PowerPoint o incluso un documento Microsoft Word.

Aunque QuickTime no es el mejor producto para todos los usuarios (puede ser mucho más difícil de usar que el RealSystem G2 y carece de características que las emisoras y otros profesionales requieren), también tiene algunas ventajas. Es barato, adaptándose a los presupuestos de los grupos educativos y de las empresas con pocos recursos y dado que QuickTime streaming es parte de la arquitectura QuickTime, se pueden hacer algunas cosas que no se pueden hacer con otros productos.

Teniendo esto en cuenta, se va a examinar el proceso de producción de películas QuickTime streaming y por el camino encontrará algunos consejos de producción para transmisión en tiempo real y también bajo demanda.

Mac OS X Server será su servidor

Las películas QuickTime 4 streaming pueden crearse prácticamente en cualquier Macintosh, pero para servirlas por la red a los usuarios es necesario disponer de un Power Macintosh G3 con Mac OS X Server de Apple. Este sistema operativo incluye un programa, QuickTime Streaming Server, cuya única finalidad es distribuir películas QuickTime streaming.

Los fundamentos de Mac OS X son un beneficio pero también una carga. En la parte positiva se encuentra el hecho de que está basado sobre un entorno Unix extremadamente sólido, que lo convierte en más resistente a las caídas y ofrece un mejor funcionamiento multitarea del que dispone ahora Mac OS (y ambos elementos son críticos para un auténtico streaming).

Pero Mac OS X Server no es tan sencillo de usar como Mac OS 8.x. No hace falta saber nada de Unix para distribuir películas en streaming y para gestionar el servidor pero es posible que el usuario tenga que adentrarse un poco en Mac OS X Server para que el streaming empiece a funcionar.

Sobre los streams y los bits

Es una práctica común el proporcionar diversas versiones de una película o de una canción o discurso comprimida cada una de ellas para una velocidad de conexión distinta. Desde la versión 3, QuickTime ha permitido emplear películas con diversas velocidades de datos, lo que permite adaptarlas a diversas velocidades de conexión sin tener que llenar la página web de enlaces para cada una de ellas.

Resumiendo, al crear una película de múltiples velocidades hay que crear una versión comprimida para cada velocidad por separado y, a continuación, se crea una película de referencia que apunta a cada versión. Por último, hay que enlazar o incluir la película de referencia en la página web. Para crear películas de referencia puede emplearse la utilidad gratuita de Apple MakeRefMovie (disponible en el área de Authoring del web de Apple en www.apple.com/quicktime) o el maravilloso programa Media Cleaner Pro de Terran Interactive (www.terran.com).

Estos conceptos también se aplican a películas QuickTime para su emisión en streaming, pero hay que realizar un paso adicional: después de comprimir la película final debe crearse un pequeño archivo puntero que dirija la conversación entre el servidor QuickTime Streaming Server y el ordenador del usuario final (vea el cuadro “Crear películas streaming bajo demanda”). Las personas que hayan trabajado con la tecnología de RealNetworks ya estarán familiarizadas con este concepto que en este entorno se denomina metafile.

En vivo y en directo

La posibilidad de distribuir contenidos en directo por Internet es una de las principales ventajas del streaming en tiempo real. QuickTime 4 realiza esta operación estupendamente gracias al programa Broadcaster de Sorenson Vision (www.s-vision .com). La aplicación realiza codificación en tiempo real, comprimiendo audio y vídeo sobre la marcha y enviando el flujo de datos producidos a un segundo Macintosh funcionando con Mac OS X Server y QuickTime Streaming Server (vea el cuadro “Distribuir con Broadcaster”).

Esto significa que hacen falta dos ordenadores para hacer una transmisión en vivo con QuickTime 4. Un ordenador con Mac OS 8.x y Broadcaster hace la compresión en tiempo real mientras que el otro, con QuickTime Streaming Server, distribuye las películas. Para ejecutar Broadcaster es muy recomendable un Macintosh G3. En las pruebas se utilizó un Power Macintosh 7600 para codificar en tiempo real un stream de sonido en baja fidelidad, pero el ordenador era demasiado lento para hacer la misma operación con música.

¿Qué hay que hacer si se quieren distribuir varios streams para varias velocidades de conexión? En este caso necesitará varios Macintosh G3, cada uno ejecutando una copia de Broadcaster que codifique a una velocidad distinta. Al contrario de lo que sucede con la familia de codificadores RealProducer G2 de RealNetworks, Broadcaster no puede codificar varios streams simultáneamente.

Este escenario con varios Macintosh puede parecer caro, y en realidad puede serlo. Pero dependiendo de la situación de cada persona puede ser más barato que la adquisición del servidor RealSystem G2. Por ejemplo, un servidor RealSystem para cien accesos simultáneos cuesta en torno a las 900.000 pesetas (5.409 EUR) y por ese precio se pueden adquirir varios Macintosh G3 y distribuir diez veces esa cantidad de streams. Si se va a realizar un proyecto con un elevado tráfico de accesos en vivo, el requisito de disponer de varios Macintosh que impone QuickTime no es una desventaja significativa. (En cambio, en escenarios de bajo tráfico la balanza se inclina del lado de RealSystem G2.)

Sintonización

Cuando se examina QuickTime 4 Streaming Server en profundidad queda claro que Apple está por detrás de la competencia en algunos apartados clave. Pero esto no significa qu