En ocasiones la informática más que ayudar a la organización ha contribuido a la desorganización. Por ejemplo, las agendas telefónicas; si no se tenía cuidado en su uso al final el usuario lograba tener una lista de teléfonos en la agenda de su Macintosh, otra distinta en su organizador personal y una tercera con contenidos diferentes en su teléfono móvil. Por ese motivo la ventaja que al menos en teoría ofrece el Treo de Handspring, un organizador personal con teléfono móvil incorporado y con capacidad de conectarse y comunicarse con el Macintosh, resulta muy atractiva al unificar las tres agendas y combinar en un sólo aparato las funciones antes indicadas.

El Treo 180 utiliza el sistema operativo Palm OS y un tamaño similar a los demás dispositivos organizadores de Handspring y de la propia Palm, aunque más grueso que algunos de estos pero sin que este incremento de volumen sea molesto. Además existen dos versiones ligeramente distintas del dispositivo, el Treo 180 evaluado en este banco de pruebas y el Treo 180g. La diferencia entre ambos es que este último cuenta en su parte inferior con las conocidas áreas para dibujar caracteres con el sistema grafiti típico de Palm, mientras que el modelo evaluado sustituye estas zonas por un pequeño teclado para toda la introducción de texto y números, limitándose el uso del lápiz apuntador a las mismas funciones que un ratón, es decir marcar, desplegar menús y seleccionar áreas. En el resto de características los dos modelos son iguales, tanto de funcionalidades como de procesador y memoria (los dos incluyen 16 Megabytes) y de pantalla, monocroma y retroiluminada.

Primera impresión

Además del organizador en sí, en la caja se incluye el manual, el software de instalación tanto para Windows como para Macintosh (Palm Desktop 2.6.3 para entorno Classic y HotSync Manager también para entorno Classic), un alimentador, el cable USB de conexión al ordenador y un auricular y micrófono manos libres.

Tiene una tapa de plástico de gran tamaño que ocupa casi toda su parte frontal y que se abre hacia arriba. Esta tapa tiene su parte central transparente, permitiendo ver la pantalla del organizador y en su parte interna inferior (la superior cuando está abierta) el altavoz del teléfono. En la parte superior del Tero 180 destaca la antena del teléfono, el único elemento que visualmente lo diferencia de un organizador convencional, el botón de encendido y apagado, un interruptor para activar y desactivar el sonido del timbre del teléfono y el emisor/receptor de infrarrojos.

En su parte izquierda está el conector para el auricular de manos libres y un mando rotativo para subir y bajar el volumen y como método alternativo para controlar menús y otras herramientas del organizador. Por último, en su parte inferior está el conector para el cable al ordenador y en su parte trasera una pequeña tapa revela el hueco para insertar la tarjeta SIM del teléfono móvil.

De esta rápida inspección visual destaca la ausencia de una batería extraíble. El dispositivo incluye en su interior una batería de Ion-Litio de alta capacidad, pero a pesar de tratarse de lo que puede considerarse la tecnología con mayor capacidad de almacenamiento de energía, el uso como teléfono móvil ocasiona un gasto considerable, reduciendo su autonomía a 60 horas en el mejor de los casos (sin enviar ni recibir ninguna llamada) y obligando a efectos prácticos a recargarlo todas las noches e incluso un uso muy elevado del teléfono puede provocar la descarga de toda la batería en medio de la jornada de trabajo, sin posibilidad de cambiarla por otra de repuesto.

Destaca la ausencia de un puerto para tarjetas de expansión, no ya para memoria, los 16 Megabytes incorporados son más que suficientes, sino para cargar software adicional y sobre todo para poder incorporarle una tarjeta Bluetooth que comunique de forma inalámbrica el dispositivo con su ordenador o con otros periféricos.

El teléfono

Este uso como teléfono es muy sencillo. Cuando se recibe una llamada, la pantalla se activa y a través de la tapa transparente muestra el número de origen. Si se quiere coger la llamada basta con abrir dicha tapa y actuar como con otros móviles, pero en este caso su gran anchura en comparación con un teléfono convencional otorga al usuario un cierto aspecto de estar usando un “zapatófono”.

Para hacer una llamada el procedimiento es muy similar, se abre la tapa y el Treo se activa automáticamente mostrando la pantalla de números preprogramados y pulsando uno de los botones de función en la parte inferior puede cambiarse la vista a un teclado numérico, la lista de contactos y la lista de últimas llamadas recibidas y enviadas.

Entre estas opciones no se encuentra el acceso a la lista de teléfonos de la tarjeta SIM, a la que se accede mediante una aplicación especial que permite copiar estos teléfonos a la memoria principal del organizador. Aunque algo molesto los primeros días que se usa el aparato, lo cierto es que finalmente todos los contactos acaban siendo introducidos en la memoria principal del organizador, por lo que este manejo del SIM no es tan molesto.

Organizador

Las personas que hayan manejado algún organizador con el sistema operativo Palm OS ya conocerán las bases de funcionamiento de este aparato y sus principales aplicaciones: agenda, calculadora, control de gastos, gestión de tareas, etc. que son exactamente iguales a las de otros modelos. Este software es multilenguaje e incluye una versión en castellano.

Como añadido a las aplicaciones tradicionales, el Treo 180 incluye programas que aprovechan la unión de organizador personal con la de teléfono. Una de ellas es la de enviar y recibir SMS de una forma sencilla, pero la más llamativa es Blazer, un navegador web que utiliza al teléfono móvil como módem digital y que le permite navegar desde prácticamente cualquier lugar y sin necesidad de tener su ordenador cerca. Eso sí, a coste de llamada de teléfono móvil (es una llamada GSM, no GPRS aunque la disponibilidad de este servicio está anunciada para un futuro) y a 9.600 bits por segundo.

La diferencia principal de manejo con otros organizadores basados en Palm OS se encuentra en el uso del teclado. Muchas personas que no se encuentren cómodas con el sistema de trazos grafiti encontrarán más rápido y agradable el método de teclas de esta versión (las que prefieran el método de trazos pueden optar por el modelo Treo 180g en el que no existe teclado y si áreas para introducción de trazos), aunque estas teclas son tan pequeñas que resulta imposible escribir a una velocidad aceptable para tomar notas y si no se tienen dedos pequeños es frecuente pulsar dos simultáneamente, pero aun así es posible conseguir una velocidad aceptable de introducción de caracteres una vez que se supera el aprendizaje inicial.

La disposición de las teclas sigue la habitual distribución de los teclados y aunque no existe la tecla de eñe ni la de acento, están disponibles rápidamente mediante una tecla de extensión, lo mismo que el teclado numérico que se encuentra en un bloque que duplica las funciones de determinados caracteres.

Sin duda alguna, el equipo ganaría en manejabilidad de una forma muy considerable si contara con un teclado más grande, pero esto implicaría un mayor tamaño de todo el conj