Los profesionales del diseño y del retoque digital de imágenes disponen de una gran cantidad de programas para realizar espectaculares trabajos con su ordenador . Sin embargo, estos programas son caros y no siempre demasiado fáciles de usar . Conozca todas las aplicaciones de consumo para quienes desean, por poco dinero y con menos complicaciones, adentrarse en fascinante mundo de la edición de imágenes por ordenador y el diseño gráfico .

Con ellas podrá retocar fotografías, realizar montajes, imitar a sus pintores favoritos, o liberar su vocación artística . Son aplicaciones que despiertan la creatividad y de las que puede disfrutar toda la familia . Un primer contacto con ellas, y no tardará en ser un experto con estas herramientas . Se trata de cuatro programas de edición de imágenes con una característica común: están dirigidos a un mercado doméstico . El atractivo de estos productos reside en su accesibilidad para un amplio sector del mercado que busca una herramienta gráfica de uso casero . La facilidad de uso del Mac tiene en herramientas como éstas cuatro magníficos aliados para usuarios recién incorporados a la plataforma, o sencillamente para aprovechar y sacar partido de su tradicional polivalencia .

Con el fin de completar una “mini estación gráfica” doméstica, una buena idea es contar con una tableta gráfica, sumando para ello a esta comparativa la Wacom PenPartner y la Calcomp Creation Station, que ayudan, decisivamente en este caso, a plasmar con realismo ( es decir, con mayor subjetividad ) los deseos y la creatividad de quien los maneje . En algunos casos la integración entre la idea y el software alcanza un grado notable, sobre todo en Painter y Art Dabbler, los dos productos más específicamente dedicados a la creación libre; mientras que en Soap y PhotoDeluxe, la función de las tabletas es más bien sustitutiva a la del ratón . Al principio resulta algo extraño el manejo del lápiz sobre la tableta, pero tras unos minutos, encontrará más ventajas en ella que con el ratón . La superficie de la tableta abarca todo el monitor, mientras que el ratón hay que desplazarlo a menudo en el aire para disponer de más superficie útil . Eso sólo respecto a su manejo, ya que cuando se habla de funcionalidad, la tableta resulta ser una herramienta eficaz en relación a un lienzo, ya que se dispone en un solo dispositivo de todas las opciones que disponga el programa ( pincel, aerógrafo . . . ) con la sensación de que se está dibujando siempre con la misma herramienta y con control total sobre ella . Una tercera ventaja respecto al ratón es la evidente mejora en el trazado, derivada de la aplicación gradual de presión sobre la punta táctil . Gracias a esta punta de plástico, que incluye repuesto tanto en PenPartner como en Creation Station, se puede aplicar mayor o menor presión, definitiva cuando se trata de realizar retratos a lápiz, manejar la pluma o añadir sombras o perfilados .

El pintor clásico

De los cuatro productos de la comparativa, Painter es el más indicado para sacar partido de él a nivel artístico y creativo . En lo que se refiere a dibujar, Painter responde con una herramienta que invita a explorar su imaginación, comenzando con una interfaz que, aunque poco innovadora, resulta bastante funcional . En la parte superior encontrará la paleta de herramientas, y bajo ésta la paleta de brochas, los diferentes tipos de pinceles o utensilios para pintar, con sus combinaciones: se pueden elegir diversos tipos de trazo de pincel ( en forma acuarela, óleo espeso, óleo más líquido, etc . ) , y lo mismo con cada utensilio . Bajo esta paleta se encuentra la de materiales y colores, y en la parte inferior aparece la paleta de control, que regula el tamaño, la opacidad y el grano de cada utensilio . Existe una opción para personalizar el trazado en el menú de preferencias, pero sólo en cuanto a velocidad y presión, lo cual hace modificar los parámetros del pincel cada vez que se cambia de utensilio, ya que Painter los guarda por omisión .

Ya en el propio lienzo, éste puede adquirir el color y la textura que se elijan entre una amplia gama, para luego adquirir imágenes de archivos o de la propia biblioteca de imágenes de Painter, que incorpora en el CD-ROM, como en el resto de los productos . Dibujando con Painter, una de las opciones más interesantes es la de realizar un clon de un cuadro, esto es, a partir de una imagen original importada, superponer temporalmente un lienzo sobre el que el autor puede reinterpretar o calcar el original, para después quedarse con la versión clonada . Esta opción permite composiciones a las que luego pueden añadirse texto u otros efectos, como el de insertar elementos con la herramienta de manguera, que permite añadir pequeñas imágenes casas, personas u hojas de árbol, creando efectos de acumulación . Painter se caracteriza por su escasa cobertura de efectos especiales, precisamente para dejar al usuario que experimente por sí mismo . MetaCreations ha apostado por un producto más purista, en el sentido artístico, mientras que Art Dabbler, su referente más cercano en cuanto a comparaciones, abusa más de este aspecto efectista . Painter deja vía libre al usuario a la hora de jugar con los colores, ya que permite un nivel de manipulación casi real . De hecho, trabajando con las intensidades apropiadas, se pueden conseguir mezclas de colores sobre el propio lienzo, tal y como si se tratase de una pintura real . No se limita, por tanto, a superponer los tonos, sino que éstos adquieren sus propias características .

Sopa de imágenes

En esta ocasión, la factoría del mítico Kai Krause nos ofrece otro típico ejemplo de herramienta manejable dentro de su estilo personal, y con una relación calidad-precio muy buena . Como en otras aplicaciones de la casa, PhotoSoap apuesta por un diseño de interfaz amigable y armónico, sin efectos ocultos y todo bastante claro . El estilo intuitivo que Kai proyecta en sus herramientas, puede desvirtuar en algo su capacidad real de trabajo, pero en líneas generales, se agradecen los detalles de acabado de estas herramientas de trabajo gráfico .

PhotoSoap presenta un primer nivel de acceso al software, en el que se ofrecen las posibilidades de adquirir archivos, y la interesante de personalizar álbumes propios de imágenes . Como ssuele ocurrir en las aplicaciones de Metacreations, cada nivel de trabajo está muy bien delimitado mediante talleres . En un primer taller se encuentran capacidades de retoque rápido del color, brillo, etc, para los cuales existen herramientas como brochas, pinceles, lápices, gomas o cuentagotas, que pueden regularse en intensidad . Destacable es la posibilidad de fijar esos valores en cada herramienta, para cuando se trata de trabajos en los que se necesita restaurar un área con diferentes elementos . Precisamente es en esta capacidad donde PhotoSoap encuentra su sentido más útil . Una vez que se ha preparado la imagen, en cuanto a posición y aspecto, el taller de clonación permite reconstruir la imagen, mejorarla o modificar algún elemento . Existen las opciones de Restaurar, Suavizar, Enfocar, Ojos Rojos, y Clonar, cada una con tres posibles intensidades, de fuerte a débil . Este punto constituye una ventaja por su instantaneidad, pero pierde en efectividad . Aunque las tres opciones parecen ser suficientes, no llegan a serlo cuando se trata de imágenes delicadas o que requieren un trabajo especial . Aún así, los resultados llegan a ser notables, sobre todo cuando se aplican los efectos de restauración . Eligiendo el modo en que se desea que trabaje el pincel ( fuerte, débil o medio ) , se pasa a controlar el pincel o cualquier herramienta para remodelar la imagen, combinando el restaurado con la clonación de un área elegida . La herramienta de zoom permite una nítida visión del área, que puede amplia