La propuesta de Microsoft que consistía en donar a escuelas pobres productos y servicios, por valor de un billón de dólares, ha sido rechazada por el juez de distrito estadounidense Frederick Motz. El juez ha manifestado que si Microsoft expone el equivalente en efectivo para crear una fundación en la que tuviera que competir con otras empresas de software, la sentencia sería aceptable.