La tecnología de la información provoca múltiples cambios en la vida cotidiana de las personas, sin embargo, algunas dificultades de adaptación a las innovaciones parecen dar lugar a trastornos de la conducta y del estado de ánimo . Uno de ellos es la versionitis .

Descripción . La versionitis puede encuadrarse dentro del grupo de trastornos obsesivo-compulsivos . El paciente muestra una preocupación exagerada e irracional por mantenerse al día en las versiones de los programas de ordenador que posee y, en muchas ocasiones, también de los que no posee . La sintomatología típica revela un alto nivel de ansiedad que los sujetos tratan de disminuir adquiriendo las actualizaciones deseadas de los programas, llegando incluso a cometer actos ilegales, como duplicación de CD-ROM originales, intercambio de claves de instalación y otras . El grado de deterioro de las relaciones sociales puede llegar a ser alto en casos extremos y la mayoría de los pacientes asegura preferir a personas que les puedan proporcionar copias del software frente a sus amistades habituales .

Etiología del trastorno . No se han determinado factores causales que puedan explicar su origen . Se ha observado una alta relación entre el consumo de revistas especializadas y el acceso a sitios en la Red como www . versiontracker . com con la intensidad del trastorno, pero no está claro si se trata de factores causales o generadores de una cierta predisposición .

Criterios diagnósticos . Se diagnosticará versionitis si se cumplen dos o más de los siguientes criterios:

A . El sujeto, durante un período continuado superior a 6 meses manifiesta una preocupación exagerada e irracional en mantener sus programas informáticos en la última versión sin que por sus necesidades aparezca justificada .

B . El sujeto se esfuerza en obtener copias, legales o no, del software en cuestión . Asimismo emplea mucho tiempo accediendo a servidores Hotline y similares . El paciente manifiesta gran ansiedad que no remite hasta que el nuevo software está instalado en su disco duro .

C . El sujeto considera seriamente el cambio de equipo para poder ejecutar y almacenar las nuevas versiones de los programas, que tal vez no utilice nunca .

Clasificación . Los números de versión de los programas se suelen especificar mediante tres cifras separadas por un punto . Según la cifra que marca el punto de inflexión de actualización necesaria para el sujeto se clasifica el trastorno como de grado uno, dos o tres; respectivamente: leve, moderado y grave .

Se considera versionitis leve o de grado uno cuando la cifra del numero de versión que el sujeto considera relevante para actualizarse es la primera, que significa un cambio importante en el programa .

Se considerará versionitis moderada o de grado dos cuando la cifra relevante para realizar la actualización es la segunda, que significa un cambio pequeño en el funcionamiento y prestaciones del programa, generalmente para dar solución a problemas relativamente grandes de funcionamiento o añadir algunas características .

Se considerará versionitis grave o de grado tres cuando la cifra del numero de versión que el sujeto considera para actualizarse es la tercera, que significa un cambio muy pequeño en el funcionamiento del programa, normalmente corrección de pequeños errores que no afectan gravemente al rendimiento del software .

Se considerará versionitis muy grave cuando las versiones a las que el paciente aspira incluyen betas e incluso alfa, es decir, versiones preliminares de desarrollo, usualmente muy inestables, plagadas de errores y potencialmente dañinas para el equipo . Se deben excluir de esta clasificación los beta-tester autorizados y programadores en general, los cuales se dedican de forma profesional a trabajar con estas versiones .

Pronóstico y tratamiento . No se han publicado todavía suficientes estudios como para establecer el patrón evolutivo del trastorno versionítico . Se cree que los sujetos van pasando de un nivel a otro de mayor gravedad aunque puede haber largos períodos de estancamiento e incluso de retroceso .

El tratamiento farmacológico se ha demostrado ineficaz . Las terapias basadas en descargas eléctricas sobre el equipo del paciente y su consiguiente destrucción parecen agravar el problema pues proporcionan al sujeto la coartada necesaria para adquirir un equipo más potente . Algunos autores sostienen, desde un punto de vista de intervención comunitaria, que las casas comerciales de software deberían publicar versiones más depuradas de sus programas para evitar la multiplicación de parches y pequeños actualizadores . Por su parte, la mayoría de los enfoques terapéuticos parecen coincidir en desarrollar una reestructuración cognitiva del paciente para que sea capaz de valorar objetivamente sus necesidades computacionales y escojer el hardware y software que mejor se ajuste a ellas .

Extraído de “Manual Diagnóstico de Trastornos Mentales Computacionales”, 3ª edición revisada . Publicado originalmente por Parodias Planeta Mac, Vigo, 1999 . Reproducido con permiso del editor . Si quiere suscribirse a la LSPM sólo tiene que enviar cualquier mensaje a [email protected] . idg . es, o escribir subscribe digest LSPM en un mensaje dirigido a [email protected] . idg . es si quiere cambiar a la modalidad de resúmenes diarios .