Es aficionado al vídeo. Quiere crear sus pequeñas películas, grabaciones para editarlas en iMovie y publicarlas en Internet. Quizá también haya pensado en editar sus propios DVD Video, realizar proyectos multimedia o pasar a formato digital sus grabaciones en soporte analógico. El caso es que piensa que ya es hora de comprar una cámara de vídeo o jubilar su antigua cámara analógica para entrar en el mundo del vídeo digital, y surgen las típicas dudas para encontrar la opción que mejor se ajuste a sus necesidades y presupuesto. De hecho las cámaras digitales no son la única opción. Existen dispositivos con entradas y salidas analógicas y digitales, cámaras fotográficas que también pueden grabar algunos segundos o minutos de vídeo. Para empezar a despejar este tipo de dudas puede consultar el cuadro “¿Debo comprar una cámara DV?”. Si sólo necesita descubrir un modelo interesante, continue leyendo este artículo. Le aseguramos que cualquiera de estas tres cámaras digitales se ajustarán a su bolsillo… aunque en principio sólo sea por lo reducido de su tamaño.

Como sucede con otros aparatos los dispositivos digitales están ganando rapidamente presencia frente a sus equivalentes analógicos, y por lo que respecta a sus diseños se sigue la misma tendencia que en otro tipo de hardware: proporcionar el máximo de prestaciones y calidad en el mínimo espacio, y no como muestra de un alarde de tecnología sino para mayor comodidad en su manejo teniendo en cuenta el mercado al que están dirigidos.

Las cámaras evaluadas en este artículo son de las más pequeñas y completas que puede encontrar actualmente. Además de las funciones típicas para capturar vídeo también pueden trabajar con tarjetas MultiMedia Card, SD o Memory Stick como soporte para grabar fotografías o directamente películas en un formato adecuado para enviarlas por correo electrónico, así como entradas para grabar vídeo y sonido desde una fuente analógica.

Todas las cámaras de vídeo comparten una serie de elementos comunes en su funcionamiento: ajuste automático o manual de la exposición, velocidad del obturador y ajuste de blancos, preajustes para grabar con diferentes tipos de iluminación estándar (exterior día, interior fría e interior cálida), grabación con poca luz, enfoque manual o automático, pantallas con un giro de 180 grados, etc; y en el apartado de las entradas y salidas también existen muchas semejanzas: S-Vídeo, A/V, micrófono, conexión para auriculares, Lan-C (útil para controlar la cámara desde equipos remotos o desde la empuñadora de un trípode), etc.

En definitiva, las diferencias se encuentran fundamentalmente en cuestiones como la comodidad al utilizar una cámara u otra, el tiempo de respuesta en la puesta en marcha, presencia y calidad de filtros contra el viento, duración de las baterías y tiempo de recarga, comodidad y calidad del visor directo y de la pantalla LCD, y los cables y extras suministrados por el fabricante.

El modelo de Canon es el más completo en cuanto a los cables proporcionados para conectar la cámara con el Mac o con otros dispositivos analógicos de vídeo (por ejemplo para pasar a formato digital el material que tenga en soporte analógico), y su batería es la que necesita menos tiempo para completar la recarga, proporcionando una duración próxima a la que se obtiene con la infoLithium de Sony suministrada de serie o la de JVC. Opcionalmente, en la cámara de Sony se puede comprar una batería que proporciona una duración de 11 horas. Todo un récord. La MVX1i también es la que ofrece un acceso más sencillo a los controles para cambiar entre los modos manual y automático así como para modificar los ajustes.

Sony DCR PC9E

Al igual que otros muchos modelos digitales de Sony, este modelo incorpora unas excelentes lentes Carl Zeiss con un aumento óptico 10x que llega hasta los 120x con la ampliación digital, y la calidad de imagen es excelente en exteriores e interiores con condiciones de luz normal. Como pudimos constatar en las pruebas realizadas también es la que captura unos colores más vivos, más detalles en las sombras y con la que se obtiene un mejor contraste de imagen, además de ofrecer unos modos de grabación que no encontrará en los modelos de otros fabricantes.

Si busca la mejor opción y el precio no es un problema, ya se lo anticipamos. Este modelo es el mejor en todos los sentidos de los tres evaluados. Su tamaño es realmente compacto, monta las mejores lentes (y por tanto obtendrá una mejor calidad de imagen), también es la más cómoda de utilizar ya sea en el modo de grabación a cinta o en el de captura de fotografías y películas con formato multimedia sobre la tarjeta MemoryStick de 4 MB de capacidad. Además, y al igual que en el modelo de Canon, las conexiones analógicas pueden funcionar en ambas direcciones, ya sea para grabar desde la cámara en un dispositivo analógico o viceversa. Por otra parte, si para usted tiene importancia la grabación nocturna o en condiciones de luz extremadamente bajas, este modelo de Sony también es el que le ofrecerá más posibilidades.

Por otra parte, todas las cámaras FireWire se integran perfectamente con los Mac pero cuando se trata de aprovechar las características “adicionales“ la cosa no está tan clara. Aunque incluye software para Mac OS clásico con el que se pueden descargar las fotografías y vídeo almacenado en la tarjeta de memoria, con Mac OS X es mucho más sencillo.

Al igual que la JVC DVP3, el modelo de Sony incluye una conexión USB además de la FireWire (el fabricante proporciona el cable de conexión); pero a diferencia del modelo de JVC cuando se utiliza dicho puerto para conectarla al Mac, el sistema operativo la detecta automáticamente (Mac OS X 10.1.2 en las pruebas) y abre el programa Image Capture para descargar las fotografías y las películas directamente a las carpetas Pictures y Movies respectivamente. Si se utiliza iPhoto sólo se podrán descargar automáticamente las fotografías y para copiar las películas desde la tarjeta Memory Stick al disco duro hay que navegar por la jerarquía de carpetas del volumen que se monta en el escritorio.

Manejo. Aunque de tamaño muy reducido, el sistema de sujección y la situación de los controles básicos hacen que sea muy cómoda de manejar (selector de modo, grabación/parada, zoom, modo de grabación nocturna o modos de foco). No obstante, el enfoque manual y la modificación de los valores en manual es uno de los aspectos menos logrados en este modelo.

Para el enfoque manual utiliza un sistema de anillo en la lente al estilo de los modelos más profesionales. Por una parte es una buena característica ya que se puede conseguir enfocar correctamente el motivo con mayor rapidez que los sistemas utilizados en las cámaras de JVC y Canon, siempre y cuando se esté utilizando la pantalla LCD para realizar los encuadres en vez del visor directo, además de que hay que tener bastante cuidado para que la mano con la que se está operando el anillo no entre en el campo del objetivo.

En cuanto a la navegación por las opciones del menú y el ajuste de los diferentes valores, su comodidad también está supeditada al uso de la pantalla. Por un lado es la única cámara de