La última versión del popular emulador de procesadores Intel ya es compatible con Mac OS X, y con él podrá utilizar en su ordenador cualquier programa diseñado para Windows, Linux o MS-DOS.

VirtualPC es un software que proporciona al Mac la capacidad de emular los sistemas operativos que más se utilizan en la actualidad: Windows 95, 98, 2000, NT, XP, Linux… y por tanto le permite ejecutar en su ordenador las aplicaciones que hayan sido diseñadas originalmente para estos sistemas operativos. Además cuando emula a otros entornos también puede compartir algunos recursos de la máquina sobre la que se está ejecutando, como en el caso de las unidades ópticas, los dispositivos conectados al puerto USB, las capacidades de sonido y la tarjeta gráfica.

Al tratarse de una emulación por software en la que el programa se encarga de traducir el código diseñado para un procesador Intel para que se ejecute en un PowerPC, en vez de hacerlo por hardware con procesadores Intel o AMD originales sin necesidad de traducción, el rendimiento que proporciona este programa depende de las características técnicas del equipo sobre el que se utilice. Connectix, desarrollador de VirtualPC, recomienda un mínimo de un procesador G3, 260 MB de espacio libre en disco duro, 64 MB para Mac OS 9 o posterior y 120 MB para Mac OS X para emular el sistema operativo DOS.

Aunque la velocidad no será la misma que al utilizar un PC original con Windows, el rendimiento de los actuales equipos de Apple sí permiten que el rendimiento sea bastante aceptable incluso en la ejecución de aplicaciones multimedia.

Crear un ordenador “virtual”

El CD de instalación del producto viene preconfigurado con un sistema operativo, ya sea PC-DOS, Windows 98, Windows 2000 o Windows XP Home. Pero todos ellos en versión inglesa, aunque hay que señalar que los menús del programa y los diversos diálogos que se muestran y que son propios de Virtual PC y no del sistema operativo anfitrión, aparecen en castellano, lo mismo que el manual, que se entrega en nuestro idioma.

Por tanto, para los usuarios españoles la instalación más recomendable es adquirir la versión de Virtual PC con PC-DOS, la versión utilizada en este artículo, que cuesta la mitad e incluso menos que otras versiones e instalar el sistema o sistemas operativos que desee en castellano gracias a la capacidad de VirtualPC de crear máquinas virtuales.

La instalación del producto es sumamente sencilla. Hay que tener una cuenta de administrador de Mac OS X y los valores utilizados por omisión dejarán instalados VirtualPC y un disco duro virtual con formato PC-DOS. No obstante, esta instalación casi siempre requerirá una posterior personalización para configurar la forma en que los dispositivos del Macintosh son vistos desde el entorno PC.

Esta configuración no se realiza en las preferencias del programa, en las que se puede configurar que funcione a pantalla completa o el comportamiento del entorno cuando se emulan simultáneamente varios sistemas operativos. Por omisión, Virtual PC sólo mantiene en funcionamiento el PC que se encuentra en primer plano, mientras que los demás que estén funcionando se quedarán en estado de “hibernación”. Esta configuración es la que más optimiza el uso de la CPU. Sin embargo, en algunas configuraciones es necesario mantener en funcionamiento el PC que está en segundo plano, por ejemplo si está realizando cálculos complejos que pueden tardar varias horas. Si se configura Virtual PC de forma que hiberne, en los entornos que estén en segundo plano se interrumpirán los cálculos que se están realizando, justo lo contrario de lo que pretende. Por tanto en estas situaciones deberá deshabilitar la opción de hibernado. Lo mismo sucede con los sonidos emitidos por los PC en segundo plano que pueden desactivarse o activarse a elección del usuario.

Por último Virtual PC sólo soporta un adaptador Ethernet y si en su equipo dispone de varias conexiones de este tipo, podrá seleccionar en esté menú de preferencias cuál de estos adaptadores será el que se utilice desde el entorno PC.

El asistente de instalación que utiliza VirtualPC también se encarga de sugerir el tamaño de memoria RAM y memoria de vídeo que deberá asignar al emulador en función del sistema operativo que se vaya a instalar posteriormente y de la resolución con la que se vaya a trabajar; valores que se pueden modificar en cualquier momento a través del panel de configuración del programa.

Encender el emulador

La primera vez que se abre una nueva imagen de un emulador, Virtual PC realiza una serie de preguntas destinadas a configurarla a sus necesidades, incluyendo el sistema operativo con el que va a funcionar y si se va a utilizar un módem o un asistente personal Palm. Estas preguntas son demasiado escuetas y en la mayoría de las ocasiones tendrá que acudir al diálogo de personalización una vez que se haya puesto en marcha el emulador.

La instalación de un nuevo sistema operativo es un proceso tan sencillo como si se estuviera haciendo con un PC real. De hecho no es necesario utilizar ningún tipo de disco de instalación especial, sino que sirven los CD de instalación originales, por ejemplo de Windows. Además la emulación contempla todos los detalles de un PC real de forma que si el CD tiene arranque automático se pondrá en marcha el proceso de instalación, y en el caso contrario se pueden utilizar las letras de dispositivo estándar (C: para el disco duro y E: para la unidad CD-ROM). En el caso de que el “PC” no reconozca el CD a la primera se puede hacer clic sobre el icono de un CD situado en la parte inferior de la ventana de VirtualPC y seleccionar la opción “Capturar disco”; para seleccionar a continuación la opción Reiniciar en el menú Control.

Virtual PC 5.0 ofrece además soporte para Windows XP, tanto en su versión personal como la profesional, permitiendo no sólo su instalación y funcionamiento, sino también instalar “adiciones”: el software para Windows que permite montar las carpetas de Mac como discos de PC y arrastrar y soltar archivos entre ambos entornos para copiarlos.

Unidades de disco

Cuando se pide información desde el Finder de Mac OS sobre el archivo que hace las funciones de disco duro para Virtual PC se descubre que su tamaño es sensiblemente inferior al anunciado por el sistema operativo emulado (por ejemplo, 5 MB reales en comparación a los 10 GB indicados por VirtualPC). Esto se debe a que Virtual PC crea los discos por omisión con un método denominado “ampliación dinámica”. Con este sistema Virtual PC le hace creer al sistema operativo huésped que el disco duro que utiliza tiene un tamaño específico pero en realidad en el disco real sólo se reserva lo que realmente se usa, ampliando el tamaño a medida que sea necesario. También es posible crear un disco con un tamaño fijo real pero para ello, cuando se crea un nuevo entorno de trabajo debe elegirse que no se utilice una imagen ya existente, sino que se cree una nueva.

Aunque la característica de disco duro de ampliación dinámica ya existía en la versión 4.0, en esta última también se incluye una adición que permite tener unidades de disco con efecto “deshacer”.

Activar “deshacer cambios”

Esta opción es la que