Las filtraciones que se le escapan a Apple pueden ser consideradas como totalmente inocuas al lado del revuelo que se está creando con los documentos que están siendo publicados en Wikileaks.

Lo de Apple suelen ser rumores (a excepción de la polémica del iPhone 4 “perdido en un bar”) que finalmente acaban por confirmarse tras una keynote o bien nunca pasan de ser un rumor, pero en Wikileaks lo publicado toma un talante más serio y afecta a gobiernos de muchos países del mundo (pero principalmente al gobierno de Estados Unidos, centrándose en su política militar y acciones de espionaje).

Si has vivido en la tierra durante los últimos meses, es casi seguro que conozcas lo que es Wikileaks pero si no es así, puede resumirse así: su nombre puede ser traducido como WikiFiltraciones y es una web donde se publican documentos e información confidenciales sobre temas muy sensibles, como es el caso de material clasificado de gobiernos y lleva activo desde 2006 aunque ahora está acaparando el interés de los medios de comunicación. Su nombre lleva el prefijo Wiki, pero en realidad los lectores no pueden cambiar su contenido, esa tarea sólo pueden hacerla los propietarios de dicha web. Lo bueno de este sitio es que quita la máscara a muchos gobiernos tomando la información que le envían personas que desean denunciar malas acciones y que utilizan una plataforma que garantiza el anonimato de los que tienen el arrojo de hacerles llegar la información (informes, vídeos, memorandos, etc). Si tienes un minuto de tiempo visítala y quizá la forma en la que concibes las cosas puede dar un gran giro.

Applewikileaks

Tal y como está la economía hay que buscar alternativas económicas con las que obtener ingresos adicionales, por eso me puse a pensar que un sitio donde se sacaran los trapos sucios de Apple podría ser todo un éxito y el trampolín hacia mi propio Aston Martin o similar.

En un primer momento la idea fue clara, crear un sitio como Wikileaks pero para difundir los secretos y enredos que tiene que haber entre las paredes de Cupertino. Hay multitud de personas que están haciendo con copias chinas de productos que imitan al iPad, iPhone y diversos productos de Apple, y no parece irles mal (hecha un vistazo en eBay), pero a mi me parece mejor idea apelar a la libertad de expresión y hacer que todos conozcamos mejor como funciona la compañía a la que compramos nuestros dispositivos electrónicos favoritos. Por eso me propuse investigar un poco más en el asunto y a intentar localizar un dominio, sobre el que mi proyecto de una página de filtraciones documentadas sobre Apple se asentara.

La primera opción que introduje para saber la disponibilidad fue obviamente Appleleaks.com, que tal y como esperaba ya tenia dueño (pero sus objetivos no son difundir información sensible sobre Apple), en vista de ello mi proyecto personal se fue al traste, pero insistí en otras posibles opciones.

Tras múltiples combinaciones llegué a localizar varios posibles nombres que no tienen dueño y que servirían de manera excelente para mi propósito, algunos de ellos son applewikileaks (del que están libres varios de los más interesantes, como es el caso del .com, .net, .es, .eu, etc.), lo mismo que me encontré al buscar macwikileaks y wikileaksmac. Mientras que en el caso de wikileaksmac, el dominio .com ya ha sido adquirido, pero las opciones .es. .net y .org están libres, entre otras.

Cuando me paré a pensar más detenidamente en los pros y los contras de este sitio, con un contenido que no le agradaría a Apple vi lo arriesgado que sería hacerlo y que lo primero que debería de hacer no sería comprar el dominio, contratar un servicio de hosting o localizar a personas dispuestas a filtrar pruebas irrefutables sobre las operaciones de Apple...

Lo primero ha de ser contratar los servicios de un bufete de abogados, ya que la gran cantidad de demandas que me interpondría Apple me harían necesitar contar con defensa legal de calidad, eso sí, iría en un flamante Aston Martin a todos los juicios.

Cuando me repuse de este problemas, llegó otro aun más grave si cabe: no tengo ninguna forma de poner a andar mi propia WikiLeaks sin unos soplones “maqueros” de confianza, por lo que el proyecto no era viable (no creo que haya muchos empleados dispuestos a quedarse sin trabajo por sacar a la luz los trapos sucios de su empresa, sobre todo en una época de crisis como lo que nos ha tocado vivir).

No está todo perdido

No paro de darle vueltas a la forma de dar un giro de importancia a la forma en la que los medios de información presentamos la información, creo que me estoy haciendo mayor o bien a tener una consciencia más importante del poder que ofrece la red... bueno, creo que me estoy haciendo mayor.

Ahora el protagonista ya no es el periodista de renombre que trabaja para un medio de información muy influyente. Las redes sociales y la inmunidad con la que se pueden verter opiniones en la Red, permiten que todos puedan acceder a una audiencia de millones de usuarios y se está democratizando la información, aunque el aumento del número de información es directamente proporcional a la baja calidad de los mismos, donde muchos de los contenidos son burdas copias de asuntos que ya han sido publicados con anterioridad en la Red.

A pesar de todo, la idea de un sitio en el que se ofrezca información sobre Apple, en la que no tengan cabida información sobre rumores y en lo que todo esté respaldado por un documento oficial de Apple no es descabellada, pero para eso creo que debería de mudarme a Silicon Valley y de momento eso no está en mis planes de futuro más inmediatos.