Aunque para la preimpresión es un concepto relativamente nuevo el uso del XML va camino de convertirse en una revolución. Sus ventajas son importantísimas como veremos más adelante y cada vez viene mejor implementado en las aplicaciones que más se utilizan en este campo como pueden ser QuarkXPress o InDesign.

Con InDesign vamos a ver un ejemplo de las capacidades que nos ofrece este lenguaje: el XML. Se trata de maquetar unas fichas de cocina partiendo de una base de datos.

1- Definiciones

El XML (eXtensible Markup Languaje) es un estándar abierto (no es propiedad de ninguna empresa) desarrollado por el Word Web Consortium (W3C) que permite el intercambio de información entre distintas aplicaciones. Es un lenguaje que permite etiquetar el contenido de un documento, los datos en sí, no el aspecto que van a tener.

Esta es la característica principal, la separación entre el aspecto y el contenido. Esto le confiere una gran flexibilidad. Nos permite, por ejemplo, partiendo de la información de una base de datos, desarrollar una maqueta para preimpresión y otra para la web. A la hora de realizar cualquier cambio en el contenido, al utilizar el archivo XML como la única fuente de información se automatiza el proceso. Las distintas aplicaciones (InDesign, QuarXPress, GoLive, etc.) importan los datos para volverlos a generar pero esta vez actualizados. Dicho de otra forma: las aplicaciones finales le dan la forma (el estilo) sin preocuparse del contenido, que les será sumistrado por el XML.

Aunque está asociado a Internet, este lenguaje se está empezando a emplear en la preimpresión debido a la facilidad de manejo y su capacidad de ser importado automáticamente por casi todas las últimas versiones de las aplicaciones para diseño, maquetación y preimpresión.

Para utilizar este lenguaje es necesario aprenderse unas pequeñas definiciones. Son muy simples, pero conviene tenerlas en cuenta para entender bien el flujo de trabajo y poder sacar el máximo provecho.

- Estructura: Es la relación jerárquica y secuencial de los distintos elementos con etiquetas que componen la página. Esta se muestra a la izquierda del documento. Para verla hay que arrastrar el botón de división hacia la derecha. Este botón está situado en la parte inferior del documento, a la izquierda de la ventana.

- Elementos: Es el contenido de una etiqueta XML. Pueden existir elementos subordinados. Si se usan en la maqueta queda representado por un pequeño rombo azul en el icono del elemento (ver tabla adjunta). Hay cuatro tipos de elementos: estructural, de artículo, de texto y gráfico.

- Etiquetas: Describen la función (o el estilo) dentro de la maqueta de los distintos elementos y la relación que tienen según la estructura. El nombre de las etiquetas las podemos definir nosotros y tienen un aspecto parecido al del html, por ejemplo “<nombre>Tarta de chocolate</nombre>”. Las etiquetas tienen una paleta propia. Para mostrarla hay que ir al menú Ver> Etiquetas.

- Atributos: Es el nombre de una variable y su valor. Sirven, entre otras cosas, para informar acerca del contenido del archivo, para mostrar la aplicación creadora del XML o para mostrar la ruta de una imagen, por ejemplo. Los atributos se representan en la ventana de la estructura con un círculo.

Como en casi todo la planificación es fundamental. Antes de ponerse a trabajar hay que estudiar bien los campos que vamos a crear en la base de datos, y cuales se usarán más tarde en InDesign. El nombre de los campos en la base de datos y de las etiquetas y estilos en InDesign conviene que sea el mismo para automatizar el trabajo lo máximo posible, evitar errores de asignación y para ahorrarnos muchos dolores de cabeza.

No es imprescindible que la aplicación que genera el XML sea una base de datos aunque sí será lo más usual. De hecho el mismo InDesign es capaz de exportar los datos con el formato XML para que lo usen otras aplicaciones.

Aunque este artículo trata del uso del XML en InDesígn solo comentar que en QuarkXPress la opción de trabajar con XML se llama Avenue.quark.

Un último aspecto importante. No hay que confundir las etiquetas XML con el etiquetado de InDesign o las “X Press Tags” del QuarkXPress. Esta dos últimas dan forma (estilos) al contenido pero no lo definen.

2- Exportar desde la base de datos

En nuestro ejemplo vamos a partir de una base de datos. Tenemos un archivo de FileMaker que contiene una serie de recetas para un libro que debemos maquetar. Primero seleccionamos la receta con la que queremos trabajar y desde el menú archivo, elegimos Exportar registros. El tipo de archivo debe de ser XML y la gramática FMPDSOREST.

Después seleccionamos los campos que queremos exportar. No tenemos que exportar ni usar todos los campos de una base de datos. Hay que tener en cuenta que este mismo archivo lo van a usar otras aplicaciones además de InDesign, y puede que a ellas sí les haga falta algún campo más. Por ejemplo, si después el archivo XML va para Adobe GoLive CS para crear una página web puede que sea necesario que un campo de la base de datos sea la ruta de la siguiente página HTML.

Si queremos ver el archivo XML solo tenemos que abrirlo con Explorer. Este navegador nos muestra la estructura y los datos de forma ordenada (por desgracia, cosa que no hace el navegador Safari). También se encuentran disponibles aplicaciones que permiten ver y modificar el código XML de una forma visual, por ejemplo XMLEditor (www.xmlmind.com/xmleditor/).

3- Diseño y maquetación con XML

Dependiendo de nuestro flujo de trabajo podemos elegir entre dos opciones:

La primera forma es la de empezar importando nuestro documento XML. Automáticamente se abre en la parte izquierda la vista de la estructura. Es el corazón del funcionamiento de XML bajo InDesign.

Esta opción es la más cómoda porque partimos para trabajar de la información. Sabemos lo que va a ocupar cada campo y cómo la podemos repartir a lo largo de la maqueta. Obviamente se supone que todos los registros tienen una longitud común en sus campos. De todas formas siempre resulta más fácil trabajar viendo los datos.

Desde la vista de estructura podemos añadir y eliminar elementos, trabajar con los atributos, asignar etiquetas a estilos y viceversa, entre otras características.

Existen varias paletas y opciones que nos van ayudar a reconocer los elementos y etiquetas cuando trabajamos con XML:

- Primero la paleta de Etiquetas (desde el menú Ventana).

- Otra opción que ayuda a identificar las etiquetas en el documento es tener seleccionado “Mostrar marcos etiquetados”, que está situado en el menú Ver > Estructura. Esta opción tiñe de colores diferentes cada una de las etiquetas. Estos colores no van a salir impresos, solo son una guía visual.

- Puede resultar interesante tener seleccionado en el panel de estructura la opción de Mostrar fragmentos de texto. Gracias a esto se nos nuestra, a la derecha de los elementos un fragmento del texto que le corresponde.

Las etiquetas se crean automáticamente al importar el archivo XML. Aunque se pueden añadir otras nuevas o eliminar las existentes. También se puede cambiar el nombre y el color de referencia.

Si cambiamos el nombre de una etiqueta habrá que tener en cuenta que en la base de datos original no se cambia automáticamente. La tendremos que abrir y realizar el mismo cambio para que en todos los pasos y todas las aplicaciones por