Más allá de los discos duros FireWire y de conexión dedicada Ethernet con servidores embebidos están las redes de almacenamiento independientes que ahora se pueden configurar, gestionar y acceder al más puro estilo Mac.

La primera imagen que nos viene a la cabeza cuando se habla de almacenamiento seguramente sea la de atiborrar las bahías de nuestros Power Mac con discos duros de la máxima capacidad utilizando las veloces conexiones SATA, imagen que cambiará por la de unos RAID en un servidor de almacenamiento dedicado si se trata de que dicho almacenamiento, y por tanto sus archivos, puedan ser compartidos entre un pequeño grupo de usuarios en un estudio. Sin embargo, lo anterior no sirve cuando se trata de proporcionar almacenamiento a un gran grupo de clientes o en entornos de producción donde los tiempos de acceso son críticos y se manejan enormes volúmenes de información.

En dichas situaciones, las mejores soluciones son las representadas por los dispositivos de almacenamiento dedicados compartidos en red, donde se puede encontrar por lo general la implementación de dos tipos de tecnología: NAS (Network Attachable Storage; Almacenamiento Conectado en Red) y SAN (Storage Area Network; Red Independiente de Almacenamiento).

Estamos de acuerdo en que no se trata de una solución al alcance de todos los bolsillos o que represente la mejor opción para todo tipo de usuarios o grupos de trabajo. Sin embargo, cuando de lo que se trata es de disponer de la máxima velocidad de acceso a los datos, y se trabaja también con enormes cantidades de información, tal y como ocurre en la edición de vídeo, entonces el almacenamiento SAN supone la mejor alternativa por precio, facilidad de configuración y fiabilidad de la conexión y datos.

XSan es la solución de software de Apple que proporciona el sistema de archivos SAN y la aplicación de configuración y gestión para que los equipos cliente puedan acceder a este tipo de almacenamiento con la misma transparencia que si estuviese accediendo al volumen montado en el escritorio que se corresponda con un disco duro instalado en el propio ordenador, todo eso con una velocidad de vértigo de hasta 400 MBps gracias al uso de conexiones Fiber Channel y con unas cuantas ventajas adicionales.

Almacenamiento homogéneo

En una configuración de almacenamiento XSan se pueden configurar múltiples unidades LUN (Logic Unit Number; Identificador de Unidad Lógica) de un Xserve RAID, por ejemplo cada una con su propio nivel de configuración (striping, mirroring, striping+mirroring, etc.) como si se tratasen de un único volumen, y segmentarlo en varias zonas virtuales para que sólo puedan acceder a los datos de cada zona aquellos usuarios que dispongan de los privilegios adecuados. Dichas agrupaciones de varios LUN reciben el nombre de Pool de almacenamiento.

Además, este tipo de planteamiento de almacenamiento dinámico frente a los servidores (o discos) dedicados para el uso de datos específicos o en función del acceso por diferentes tipos de usuarios o grupos es más eficaz en la gestión de la cantidad de espacio utilizado o asignado para cada caso.

Por ejemplo, con un sistema tradicional basado en red Ethernet estaríamos utilizando una composición Servidor/RAID (que denominaremos nodo) para guardar nuestros archivos de vídeo, otro para los datos producidos por el departamento de sonido y un tercero en el que guardaríamos otros archivos comunes (los archivos de un sistema de gestión de medios, o quizá los diferentes sistemas o aplicaciones empleadas en un centro educativo, etc.), de modo que mientras que la segunda y tercera unidades están vacías a la mitad de su capacidad total el primero está completamente lleno y sin opción a utilizar el espacio sobrante de los otros dos.

Otra limitación de dicho esquema de almacenamiento sería que el servicio quedaría interrumpido temporalmente para los clientes mientras se ampliase la capacidad de almacenamiento o hubiese que realizar cualquier otra operación de mantenimiento, cuestión que representa un problema en entornos de producción donde los tiempos resultan críticos.

Como contrapartida, la solución propuesta por XSan permite gestionar de modo dinámico todo el espacio disponible (salvo que se indique lo contrario mediante las herramientas de gestión). Así, en un momento determinado se puede “recuperar” parte del espacio libre no empleado por uno de los volúmenes virtuales para dedicarlo a otro donde sea preciso; y si de lo que se trata es de ampliar físicamente la capacidad de almacenamiento, entonces todo se reduce a insertar nuevos discos en las unidades Xserve RAID o bien sumar nuevos nodos a la configuración sin que los clientes vean interrumpido el acceso.

Datos y conexiones seguras

Las configuraciones XSan resultan bastante sencillas gracias a un software gráfico de configuración y gestión al más puro estilo Mac, donde cualquiera de los aspectos de configuración, en principio complejos, se ven reducidos a una simple pulsación de botones o arrastrar y soltar para crear Volúmenes virtuales a partir de una selección de unidades RAID, y donde está simplificada al máximo la creación de usuarios y grupos para proporcionar privilegios de acceso a los volúmenes o para indicar las cuotas de uso de cada uno de ellos (es decir, la cantidad máxima de espacio que puede utilizar un usuario o grupo determinados en el volumen seleccionado).

En cualquiera de los posibles esquemas de configuración Xsan, la redundancia de los datos, y por tanto la seguridad de los mismos, es uno de los aspectos que se tienen muy en cuenta. Por ejemplo, no sólo se puede emplear un nivel de configuración RAID para una unidad LUN orientada a la seguridad en un Xserve RAID, sino que también es posible agrupar varios LUN de distintos niveles y tratarlos como si fuesen, por ejemplo un único RAID nivel 0, haciendo la distribución de datos en striping entre ellos.

Pero no sólo se trata de garantizar el estado de la información almacenada en los volúmenes sino que, en las configuraciones que proporcionan las máximas prestaciones, también está contemplada la redundancia en las comunicaciones ópticas, pues cada cliente XSan puede utilizar dos cables ópticos para acceder al volumen; tipo de conexión que recibe el nombre de multipath. De este modo, se dispondrá de una segunda vía de comunicación en el caso de que se produzca un fallo en la otra.

Por último, las configuraciones de almacenamiento XSan contemplan el uso de un servidor dedicado para los metadatos, denominado Controlador, y que se encarga de atender entre otras funciones las solicitudes para llevar un control de los archivos disponibles, modificados y a los que se esté accediendo en cada momento. En las configuraciones con requerimientos más exigentes se puede utilizar un segundo XServe para que actúe como respaldo del servidor de Metadatos, entrando automáticamente en funcionamiento en cuanto que se detecte un problema sobre la unidad principal.

Elevada velocidad de transferencia

De acuerdo que para editar vídeo SD o de una calidad inferior no es preciso utilizar en muchos casos una solución de almacenamiento con unos requerimientos y costes relativos tan elevados, pero si de lo que se trata es de realizar complejas operaciones de postproducción o una edición sencilla sobre materiales sin compresión o en alta definición, en los que además deseamos lograr la m&